Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


19/4/17

EL SUEÑO DE REMÓN











José Sánchez Remón





EL SUEÑO DE REMÓN





El 29 de septiembre 2012 fallecío en tierras almerienses el subteniente de la Legión, José Sánchez Remón, al no poder superar la enfermedad que le aquejaba, donde presto servicio durante 40 años, este emblemático Caballero Legionario, célebre por su frondosa barba que lo hacía tan singular, nunca pasaba desapercibido en los desfiles procesionales tanto del Jueves Santo en Málaga.

Remón, subteniente del cuerpo de legionarios, que desfilaba en el Jueves Santo malagueño, conocido por su característica extensa barba, falleció sin haber visto hecho realidad un deseo. La memoria de nuestros seres queridos la honramos haciendo posible sus deseos y por eso se buscó que lo que anhelaba en vida José Sánchez Remón, pudiera hacerse realidad: que los niños hospitalizados pudieran sentir el Jueves Santo malagueño. La Congregación de Mena y la Legión se volcaron y apoyaron la iniciativa. Como en otras ocasiones, como ocurre con otro tipo de actividades, ésta fue aprobada por padres, familiares y responsables sanitarios.

Justo hace una semana entraron en el Hospital Materno Infantil una escuadra de gastadores legionarios que sumaría junto a su contribución a la paz un gesto bello y delicado: visitar a los pequeños hospitalizados.

El sueño de Remón comenzó en la planta de oncología, donde un pequeño de unos tres años recibió emocionado a los legionarios; estaba hospitalizado desde temprana edad y había sido abandonado por sus padres. A otro niño un cornetín le rescató la sonrisa mientras agarraba el suero con una manita. A otros les sorprendió el particular y solemne desfile de la Legión en la ludoteca.

A veces la vida da un respiro en medio del dolor. En otras descubres como las ideologías pretenden ensuciar un dulce sueño. Esto último tiene especial gravedad cuando se ataca a la infancia. Conviene recordar que los niños dedican largo tiempo a mirar cuanto les rodea: es su forma de abrirse a la realidad.

Los niños y niñas nunca estuvieron tan protegidos. Tampoco tan apaleados como en la actualidad. La infancia reúne la bondad y maldad adulta en la mayor ceremonia de la distinta compasión existente. En una sociedad como la nuestra que se jacta de respetar a los niños, hay de todo. También quien en nombre de no se sabe muy bien qué ataca bellas iniciativas.



Lo que el Lunes Santo ocurrió en el Materno Infantil quedará grabado para siempre en los corazones de los pequeños. En esta ocasión, los comentarios e ideologías no pudieron detener al corazón. En esta visita se constata que el amor deja de tener forma de corazón para convertirse en el sueño de Remón. Un sueño que tendrá continuidad: en la Semana Santa malagueña del 2018 cuando los niños que estén recuperados irán a la capilla de Mena acompañados de la escuadra de la Legión.




Chevi Sr

2 comentarios:

Juan Salafranca dijo...

Remón fue Cabo 1º en mi Compañía y alumno mío en los cursos de Sargento y de Brigada. Que Dios le haya permitido contemplar desde le cielo, la alegría de esos niños y que a los que han criticado la presencia de nuestros legionarios en el materno-infantil de Málaga, les perdone por no ser capaces de comprender las emociones de un niño, porque les falta su inocencia, ni las de un legionario, porque les falta el espíritu de entrega a los demás

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

No lo sabía Juan, ahora sí y me alegro.