Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


26/3/16

CABALLERÍA PRIMITIVA

















Historiadores y geógrafos parecen estar de acuerdo al describir la Península Ibérica como una de las regiones más fértiles del globo
Decía Drapanio.

 Libre de los ardores del austro, y de los fríos del septentrión, goza de una temperatura bonacible que le hace multiplicar sus frutos no sólo con el cultivo, sino hasta en los terrenos eriales, donde pacen inmensos rebaños; los ríos se deslizan por campos de esmeralda y los peñascos yacen sobre montes de metales

Iberia pese a estar encerrada entre mares y Pirineos, obligó a sus habitantes a defenderse continuamente de las múltiples invasiones que sufrió la Península, en un continuo guerrear en defensa de su independencia, y consecuentemente siempre tratando de mejorar sus instituciones militares.





La figura del jinete militar nace por la imperiosa necesidad del combatiente de superar al enemigo aumentando el impulso hasta llegar al choque.
Los factores que influyen más directamente sobre el impulso son la acción de masa y el movimiento veloz.

Para conseguir la acción de masa, fue necesario crear un orden táctico a base de formaciones compactas y monolíticas que no ofreciendo al enemigo fisuras, proporcionaban a los combatientes propios la necesaria acción de rodillo para desarticular las defensas contrarias.



ACCIÓN DE MASA


Para conseguir el movimiento veloz era necesario dotar al combatiente de un vehículo que garantizara el ritmo de progresión en todo tipo de terreno, y tal medio de locomoción desde las pasadas edades históricas hasta muy recientemente, no ha sido otro que el caballo y excepcionalmente otro animal de similares características.



MOVIMIENTO VELOZ


No es fácil precisar cuando fue la primera vez que el hombre utilizó el caballo para guerrear, ni tampoco el pueblo que tomó esta iniciativa que cambiaría la Historia.
Los Hebreos llamaron a sus caballos "SUS" y "PARASH", los Árabes "FARASH" o "FARASÓN", los Griegos "IPPOS", los Latínos "EQUUS" y los "Euscaranos" (primitivos españoles) "ZALDIA"

A pesar de que otras naciones poseen excelentes cabañas equinas, hubo un tiempo que en ninguna parte del mundo el caballo fue tan favorecido por la naturaleza como en nuestra Península.

Cayo Julio, geógrafo latino, decía que las yeguas que pastaban en las cercanías de Lisboa concebían con facilidad gracias a los vientos de la zona.
Cayo Plinio Secundo, naturalista romano, decia lo mismo refiriéndose a las yeguadas tanto de Lusitania  como del valle del Tajo. 
Marco Columela, Terencio VarónSilio Itálico y el Conde de Clonard eran de la misma opinión.
Justino y Juan Xiphilino alababan a las jacas gallegas y asturianas, así como a los caballos Lusitanos, Juan Xiphilino asegura que Cesar remontó con este ganado su Caballería y Sirio Itálico decía que eran veloces y de cómodo paso de andadura. Las llamaban Thieldones o Asturiones.
Escitas, Partos,, Germanos, Eslavos, Cartagineses, Godos, Árabes hasta nuestros antepasados en la Edad Media, atribuían al caballo cualidades sobrenaturales, siendo la Edad Media prodigiosa en poemas épicos donde el mismo honor recibían caballeros y caballos.
Continua diciendo Clonard refiriendose a los primeros pobladores de la Península:

"Aquellos feroces guerreros españoles no tenían otra delicia que sus caballos y sus armas, pero si alguna vez se les obligaba a dejarlas, se daban a sí mismo la muerte antes de verse en el trance tan vergonzoso de rendir su armamento y monturas al vencedor"

La Caballería española se situaba normalmente a retaguardia, pronta a lanzarse sobre el enemigo a través de las brechas que expresamente dejaba la Infantería.
La Caballería tenía por costumbre llevar a la grupa de sus caballos a un Infante.
El poder lo solía ostentar quien tenía una más grande y mejor Caballería, teniendo su tendón de Aquiles en el olvido de que el poder cuando se fundamenta solo en la fuerza, sin contar con la virtud o sabiduría previsora que se adelanta al choque de las armas sembrando una política acertada que atraiga a pueblos oprimidos o descontentos, fácilmente se transforma en una severa dictadura capaz de dominar sin convencer ni hacerse amar.



Chevi Sr.

No hay comentarios: