Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


30/3/16

ACADEMIA GENERAL MILITAR






Nunca consideré ser otra cosa que no fuera Militar. Mi padre, militar, me animaba a la Universidad puesto que ya tenía a mi hermano en la Academia, pero  mi decisión era firme.

Visto lo visto me mandó, con gran esfuerzo económico, a uno de los mejores sitios para prepararse, la Academia de preparación PROA de Zaragoza







Desde Zaragoza podíamos coger este tranvía que nos llevaba a la AGM.





Esta imponente estatua ecuestre del Caudillo nos da la bienvenida.
Primer Director de la AGM en su segunda época.





A todos los sitios íbamos perfectamente uniformados en, silencio, correcta formación y deprisa.


Aunque si el líder era un compañero la cosa se relajaba.



La tradicional visita a la Virgen del Pilar, Capitan General, para ponernos a sus órdenes de por vida

La Equitación en aquel entonces, se consideraba parte indispensable para la formación de un oficial, que tenía que vencer al miedo si se presentaba, aprendía a ser uno con un animal irracional, practicaba ejercicios y formaciones que hicieron de la Caballería el Arma del sacrificio; en definitiva además de lo que físicamente suponía se adquirían unos valores que solo la práctica de la Equitación, base del Espiritu Jinete, trasmite.



Comida sana y abundante la que dan en el Tercio de extranjeros, y en la AGM......















La ducha, púdicamnete cubiertos por la "trusa" (taparrabos indescriptible), y las peleas con la temperatura del agua que controlaba el mismo satanás, lo mismo salías como un Esquimal que como un pollo frito.












Creíamos que después de ingresar el asunto de estudiar se había acabado, pero no...
La amenaza de ser "Perdigón" (repetir curso) planeaba sobre el ánimo del Cadete, y todo menos un año más de Academia...























Esto seguramente se lo dijo al "nuevo" uno de segundo, autollamado "Alferéz" sin serlo todavía, momento de la vida militar en el que se adquiere la máxima autoridad....













Pero a pesar de toda la caña del mundo, eramos CABALLEROS CADETES, y teníamos nuestro bar.
Volvería mañana a la Academia en las mismas condiciones, sin dudarlo.
No sé como lo consiguieron la Academia y sus Profesores, pero lo que allí aprendí es hasta la muerte (otro asunto es el acierto en mi interpretación...)





José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
XXX Promoción 
Caballería

1 comentario:

Ricardo Pardo Zancada dijo...

Muy buena y simpática esa amable caricatura de nuestros años jóvenes. No he olvidado aquellos años jóvenes en que con mi bachillerato acabado y mis 17 años cumplidos un mes antes de la incorporación, tuve que ser jefe de clase e ir más de cráneo que ninguno de mis 32 compañeros. Perdonar la evocación, pero no he podido evitar el recuerdo