Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


20/11/15

LOS CABALLOS Y SUS PARIENTES








Instituto Pontificio Sant´ Apollinare.
Estado Vaticano






LOS CABALLOS Y SUS PARIENTES A TRAVES DE LA HISTORIA Y LA LEYENDA.

HERRADORES FRAGUAS Y HERRADURAS.


I CAVALLI E I LORO PARENTI ATTRAVERSO LA STORIA E LE LEGGENDE.
MANISCALCHI FUCINE E FERRI.





Roma 28 octubre 2015.
Ángel Cerdido Peñalver





Conferencia dada a los alumnos de Sant´Apollinare  que  estudian español como segundo idioma.





Buenos días:

        Antes de nada, mostrar públicamente mi  agradecimiento a Director  del Colegio Don Enzo Pacelli, por las facilidades dadas para llevar a cabo esta charla.
Director, profesores y queridos alumnos, por anticipado, muchas gracias por vuestra asistencia.  
Soy el Coronel de Caballería retirado del Ejército Español Ángel Cerdido Peñalver y toda mi vida ha estado ligada a los caballos...  Dios me concedió la inmensa felicidad de pasar una buena parte de mi existencia muy unido a ellos, teniéndolos a mi lado, montándolos de continuo, procurando conocerlos a fondo y también que ellos a mí me conocieran, y os confieso que eso no lo cambio por nada.
 Lo del español, a pie y a caballo, es arriesgar y comprometerse, por eso popularmente nos reservamos la denominación exótica, para todo lo que es hacer las cosas a medias. Así convidar “a la inglesa” pagando a escote, no es convidar, despedirse “a la francesa” sin decir adiós no es despedirse, pero podéis creerme, yo si viví el caballo y siguiendo con el símil, diría que toda mi vida troté a la española, haciendo con él un bloque perfecto.
       Hago mías las palabras de Salvador Dalí:   “La mitad de las cosas que os cuente que me han pasado en  mi vida relacionadas con los caballos son mentira; la otra mitad, son increíbles”.
       He tomado parte en pruebas hípicas, formando parte del equipo español de Pentatlón Moderno, en Francia, Inglaterra, Suiza, Alemania también aquí en Italia  concretamente en Roma y Nápoles, y como no, en muchos  concursos hípicos de  España.




Para no alargarme contaros que todos estos viajes me llevaron a los Juegos Olímpicos de Seúl, donde asistí en calidad de entrenador del equipo español de Pentatlón Moderno en esa XXIV Olimpiada del año 1988 de la capital coreana.
     Pero no son estos escasos méritos los que hoy me han traído hasta aquí. No, lo que hasta aquí hoy me ha traído  se debe sencillamente a que así me lo pidió vuestra profesora, mi hija.
Matrícula del Estado Ciudad del Vaticano.
El SCV 00001 corresponde al papa-móvil


    Los coches oficiales del Vaticano, llevan en la matricula las letras SCV (Stato della Cittá del Vaticano), y que los romanos las traducen,  así nos lo cuenta Paloma Gómez Borrero en su libro “Caminando por Roma”, como _ “Si Cristo lo Viera” _  aludiendo al posible lujo de algunos vehículos, y que me da la impresión que no le gustan mucho al Papa Francisco.
  Eso mismo me pregunto yo ahora, si me vieran mis compañeros de Arma, seguro que me dirían:
 ¿Que hace un Coronel retirado como tú en un sitio como este?

Carlos I de España y V de Alemania
Tiziano-Museo del Prado-Madrid.

De Carlos I de España y V de Alemania, el Rey Emperador, nieto de los Reyes Católicos y padre de Felipe II, solían decir que con los caballos hablaba siempre en alemán; con los hombres que se cruzaba, empleaba el francés; con las mujeres que veía,  el italiano; y se reservaba el español para rezar y  hablar con el Creador.
      Como aquí hay mujeres, hombres y trataremos de caballos, el hablar en italiano, francés y alemán seria un poco complicado, así que lo haré en español, eso si, lo más claro que pueda.
      Pero al llegar a este punto y para no alargarme demasiado, me veo precisado a cortar esta hebra, y entrar de lleno en nuestro objetivo, que no es otro que el hablar de caballos, de sus parientes los burros y mulos,  de los herradores , de las fraguas y de las herraduras.
     Casi todo lo importante que he aprendido en esta vida, a ellos se lo debo.
En la leyenda y en la historia, en la fama y en el  deshonor,  la verdad es que los hombres siempre hemos dependido de la montura, la fusta y el estribo. Los caballos, nos supieron inspirar sueños y leyendas en la imaginación de todas nuestras culturas como Pegaso, el caballo alado de Zeus, o los Centauros, aquellos seres mitad hombres mitad caballos.
  También  fueron fieles compañeros de algunos de nuestros héroes: “Rocinante” con D. Quijote, “Babieca” con el Cid Campeador, “Bucéfalo” con Alejandro Magno, “Incitatus” con Calígula, “Strategos” con Anibal, “Genitor” con Julio César, el “Caballo de Troya” de Homero en su Odisea o de Virgilio en su Eneida, o simplemente el caballo blanco de Santiago o el negro de San Fernando de los  que  desconocemos sus  nombres.


Óleo de José Cusachs (Academia de Caballería-Valladolid- España))
Del clásico Santiago matamoros, hemos pasado al Santo cogiendo la espada por el tercio fuerte de  la hoja y mostrándola en forma de cruz.


 Al  Nuevo Mundo llegaron con Colón  los primeros caballos españoles y unos años mas tarde, pero mas al sur, otra tanda fue  importada a Río de la Plata por Pedro de Mendoza - caballero de Alcántara y Santiago y fundador de la ciudad de Buenos Aires -.  Los hijos de esos caballos  son conocidos hoy como: “galiceño” en México,  “llanero” en Venezuela,  “paso-saltero” en Perú,  “paso-fino” en El Caribe y Puerto Rico y  “criollos” en Chile.  
Gracias a  su gran resistencia, pocas alzadas y capas discretas, lograron sobrevivir a los depredadores de las Pampas de América del Sur.
 Podemos decir que los caballos de la Conquista eran españoles y se hicieron con América caracoleando al son entre otros de Francisco Pizarro  y Hernán  Cortés.  

Regata Colón 92-Cádiz España. Cabriola realizada por un caballo pura raza española en la salida de la regata

Para celebrar el V Centenario del Descubrimiento de América, se celebró dentro de los actos de la Expo de Sevilla, la regata Colón 92, que partiendo del puerto de Cádiz y después de muchas  singladuras  les llevaría hasta el de  Puerto Rico, tras haber recorrido  las 9500 millas náuticas que los separan durante  cuatro meses de navegación.
Junto al  bergantín-goleta “Juan Sebastián  Elcano” buque escuela de la Marina Española, tomaron parte entre otros: el “Amerigo Vespucci” buque escuela de la armada italiana, el “Gorch Fock” alemán y el “Jeanne D´Arc” francés.

Resumiendo, os adelanto que las sangres más egregias en la Cría Caballar, son todas sangres imperiales de pueblos que galoparon sobre el planeta: ingleses, árabes y españoles, donde Inglaterra con su caballo de perfil recto y formas longilíneas  pone la velocidad;  Arabia con el suyo de perfil cóncavo y cola en trompa  la belleza; y  España, como siempre, la armonía y solidez.


Caballo Pura Raza Español, campeón de España de morfología los años 2000 y 2001, con su clásico perfil sub-convexo y formas redondeadas, en el marco incomparable de la mezquita de Córdoba.

De aquellos tiempos recibimos tantas cosas...
Hasta el nombre de una de las capas o color del pelo del caballo, una mezcla de blanco sucio , marrón y amarillo...El conocido como Perla Isabela, veamos:
“La Princesa Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II e Isabel de Valois, que en 1598 llevó en dote a su matrimonio los estados de Flandes, se encontraba, en la toma de Ostende al lado de su esposo  el Archiduque Alberto de Austria, e hizo voto de no mudarse de camisa hasta la toma de la citada plaza, que dicho sea de paso, opuso una prolongada resistencia, y de resultas del color que tomó la tela en tan prolongado sitio, adquirió el nombre de su dueña”.

Y también, con un  caballo como testigo,  la historia de la condesa que se desnudó por una buena causa.


Lady Godiva aceptó el desafió lanzado por su marido, el conde de Chester, a la petición de su esposa de bajar los impuestos a sus vasallos a cambio de que ella recorriese las calles de Coventry a caballo despojada de todas sus ropas. El noble pensó que ante tamaño reto su mujer echaría para atrás su altruista solicitud. Pero se equivocó.
La dama estaba dispuesta a hacerlo. Se aferraba a las promesas de los vecinos del pueblo, aquellos que gracias a su gesto podrían dejar de pagar los abusivos tributos que imponía su marido. Todos le aseguraron que durante su paseo a caballo permanecerían en sus casas con las ventanas cerradas para evitar la vergüenza que le podía causar su desnudez.
Sin embargo uno de ellos no cumplió lo pactado. Se trataba del sastre Peeping Tom (Tom el Mirón) que ante la belleza de la condesa no pudo contener el impulso de comprobar como lucía su figura desnuda a caballo y se asomó a la ventana. El desacato le costó caro pues una repentina ceguera le sobrevino dejando al sastre inútil de por vida.
Esto de las leyendas...

  Si os dicen que, por los caminos del Camino - este segundo “Camino” con mayúscula pues me estoy refiriendo al Camino de Santiago -han visto un caballo volar, creedlo. Era el caballo blanco de Santiago.
 Y es que como dijo el historiador Salustio:
 “Estas cosas no suceden nunca pero existen siempre”.

San Antón patrón de los animales

         A todos: “asnos”, “caballos” y “mulos”, acompañados de  múltiples animales domésticos , les conducían años atrás  el 17 de enero día de San Antón,  a iglesias y ermitas para ser bendecidos, y en algunas... ¡ Hasta  les obsequiaban con rosquillas del santo!
       Últimamente se ha  traspasado la costumbre  de repartir las bendiciones colectivas que se impartían en ese día, al diez de julio, día de San Cristóbal, patrón antaño de los arrieros, luego de los  camioneros y hoy de todos los conductores ; pero odiosa comparación, pues por potentes que sean las  bocinas de los coches, nada parecido con sus  rebuznos o relinchos.
El mejor faro halógeno del mercado jamás brillará dentro de nuestras  almas, como sus tiernas  miradas, ya sean  de asno, mulo


     o  caballo, y  por mucho que la técnica  se perfeccione, como el caso de la Yamaha azul número 46  de Rossi o el más potente Ferrari rojo con el mejor Schumacher, es decir, por perfecto que hagamos un carburador, nunca tendrá la nobleza de sus corazones.

La Yamaha azul  número 46 de Valentino Rossi .


Hoy  recordamos a los caballos y sus parientes los burros y mulos,  por medio de estos  relatos.
Empezamos en el mundo literario, no podía ser de otra forma, con Cervantes Saavedra. Don Miguel al caballo de “Don Quijote” le vino a llamar “Rocinante”, nombre a su parecer  alto , sereno y que delata lo que había sido cuando fue  rocín, que significa caballo de mala traza, basto y de poca alzada. Y al asno de Sancho Panza, aún  sin darle nombre, le hizo atender al de “rucio” . A los dos los  describió  con mucho “ingenio”.



La primera parte del “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” empieza así:
“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor...”


“Don Quijote y Sancho Panza”
Según el gran ilustrador Gustavo Doré. Este artista, también ilustro una gran edición de la “Divina Comedia” de vuestro Dante Alighieri


Aquí no funcionó bien vuestro refrán: “L´occhio del padrone ingrassa il cavallo”  que es exactamente igual a nuestro : “El ojo del amo engorda al caballo”.
      D. Quijote debía tener mal ojo pues su caballo Rocinante estaba tan delgado como su dueño; por el contrario Sancho Panza era gordo como su burro Rucio.

     El poeta y  novelista inglés Joseph Rudyard Kipling que fue premio Nóbel de literatura  en 1907, en su novela publicada en 1894 “El libro de la selva”, hace mantener a un caballo una conversación divertida con otros animales:


Caballos cuerpo a tierra en el desierto



      “Nos enseñan – dice nuestro amigo el caballo - en la escuela de jinetes a echarnos al suelo y así ellos poder disparar por encima de nosotros, y esto me produce un cosquilleo enorme en el “paso de cincha” y me resulta incómodo, pues con la cabeza en el suelo no veo casi nada”…

“¡Un caballo! ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”
    
       El gran dramaturgo inglés William Shakespeare,  nos cuenta que Ricardo III  Rey de Inglaterra, no tuvo paciencia para esperar a que el herrador introdujera el último clavo en una de las herraduras de su caballo, y de esa guisa, se puso al frente de sus tropas en la batalla de “Bosworth”  que decidiría quién gobernaría su país en el futuro. En el fragor del combate y por falta de ese clavo el animal quedó descalzo, tropezó, cayó al suelo, y despavorido se  fue de caña.
     Shakespeare inmortalizó la escena haciendo gritar al Rey pie a tierra:
“¡Un caballo! ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”
      Esas fueron las últimas palabras del Rey antes de morir a manos del conde de Richmond en el último episodio de la obra “Ricardo III” basada en  la Guerra de los Treinta Años ó de las Dos Rosas: la roja de Lancaster, y la blanca de York.
 Y desde entonces un proverbio español dice:
               “Por falta de un clavo se perdió una herradura; por falta de una herradura, un caballo; por falta de un caballo, una batalla; por falta de una batalla, un reino”.

    Y que decir de “Platero”, el  protagonista de “Platero y yo”, narración lírica escrita en 1914 por Juan Ramón Jiménez.  Premio Nóbel de Literatura en 1956. Así empieza:
“Platero es pequeño peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro”.
     En las  artes plásticas los caballos son protagonistas de muchas  obras, desde el período negro de un malagueño, bien en algunas escenas de su Tauromaquia, o no tan bien, herido de muerte en el

“Guernica” Pablo Picasso.-1937
Hoy en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía-Madrid.

 “Guernica”, que el tal  Pablo Ruiz Picasso  pintó en 1937, y que por motivo de censura, en sus primeros años se exhibió en el MOMA (Museo de arte moderno de Nueva York)

 En ese polémico cuadro, el autor no dudó   poner en su   centro  la cabeza de una yegua agonizante, retorcida sobre si misma con la  boca abierta y con su lengua-lanza mostrando su excitación ante los acontecimientos y que   siempre me parecieron el símbolo máximo del dolor.

Toulouse-Lautrec. 1888. “Amazona en el circo
Museo Thyssen- Madrid.
       
      Al gran pintor francés Henry de Toulouse-Lautrec , en 1888 como consecuencia de la mala vida que llevaba,  le recogen una vez más  por las calles del barrio parisino de Montmartre enfermo y lo  internan en un sanatorio mental. Allí, para demostrar que no estaba loco, realiza una colección de pinturas sobre el circo. A destacar “Amazona en el circo Fernando” 

“Napoleón en el Paso de San Bernardo”, cruzando los Alpes.
Jacques-Louis David- 1801.
Museo del Louvre-París 

     Pero a mí, en el mundo de la pintura lo que siempre me impresionó, fue la obra “Napoleón en el Paso de San Bernardo”.  del parisino Jacques-Louis David,  pintor que murió en el destierro por tomar parte activa en la revolución francesa , pero que en 1801 nos dejó al Emperador  cruzando los Alpes, montando al tordo “Marengo”, semental pura raza árabe importado de Egipto y que junto a “Visir” formó la pareja de caballos favorita del emperador. “Marengo”, con ocho heridas de guerra en su cuerpo, murió  a la
increíble  edad de 38 años y  su osamenta se encuentra en el National Army Museum en Sandhurst de la Royal Military Academy,  al sur de Inglaterra.


1850.-Paul Delaroche  inmortalizó al emperador  en “Bonaparte 
cruzando los Alpes sobre una mula” 

      Para compensar toda la belleza que nos dejó J.L. David, su paisano Paul Delaroche  inmortalizó al emperador en 1850 en “Bonaparte cruzando los Alpes”, pasando la cordillera citada sobre una mula, animal poco agraciado en su belleza, pero que en su defensa  os digo que difícilmente desatiende la voz familiar y raramente, por el contrario, se somete ante personal extraño, y por si fuera poco, junto a un buey dio calor a la cuna de Cristo. 

  Siguiendo con los mulos recordar que por la  condición híbrida de la especie, la única forma de reproducirlos son el cruce de: caballo y asna o de yegua y burro.
Por todo lo dicho, el primer ministro británico Winston Churchill, en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico, llamó  a sus oponentes “las mulas de la política: sin orgullo de ascendencia o esperanza de prosperidad”, 
Una diputada de esa oposición muy enfadada le contestó:
-Señor primer ministro, es usted odioso, si yo fuera su mujer, le pondría veneno en el café.
A lo que Churchill le contestó:
-Y si yo fuera su marido,  me lo bebería.

       En el cine, disfrutamos mucho viendo en las pantallas los ataques de “sioux”, “comanches”, “apaches” o “cheyenes” montando caballos a pelo , pero tan buenos jinetes como los “cow-boys” o los soldados de los escuadrones de Caballería.


 Fotograma de la película“Centauros del desierto” 

Lo que si es seguro es que un  tal John Wayne era  el que mejor caía a caballo  ante las cámaras, sobre todo en   “Centauros del desierto”, para mi gusto una de las mejores películas del Oeste. 

John Wayne el mejor cow-boys del Oeste.


Por los años cincuenta, se pusieron de moda unas películas en que la protagonista era una mula que hablaba. 



La mula Francis  


En una de esas películas: “Mi mula Francis”, el soldado Stirling revela a sus superiores que su fuente de información en la guerra de Corea era Francis, la mula parlante del Ejército americano. 
Otra de aquellas  películas fue “Francis en las carreras”. Aquí la mula parlante, vivía en el hipódromo junto a los caballos purasangres y se enteraba del ganador de cada carrera, se lo decía a su dueño, el cual se hizo rico con las apuestas.  



Burros o asnos, mis predilectos.


    No lo puedo evitar, los burros o asnos son mis predilectos,  también llamados borricos, pollinos o jumentos, siempre sirvieron al hombre con laboriosidad, paciencia y humildad, y para colmo, nunca tuvieron maldad. ¿Por qué  fueron entonces, desde siempre y de forma inmerecida, el blanco de sus burlas? Se explica con dificultad, ya que por lo menos son tan inteligentes como el caballo, si no más. Además son extraordinariamente sobrios, discretos, pacientes, infatigables, rústicos, valientes,  y por si fuera poco, los más extendidos y humildes de entre  los primos del caballo.
Como nos adelantó el profeta Zacarías  “montado en un pollino de asna”,  sirvieron de montura a Jesús para entrar en Jerusalén. 

“Entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén”.
Pintura al fresco de Giotto di Bondone – 1302.
Capilla Scrovegni.-Padua.


    Cuando “Herodes el Grande”, Gobernador de Judea, intentó asesinar a Jesús ordenando la matanza de todos los niños varones menores de dos años de Belén, la Sagrada Familia huye, atraviesa la antigua tierra de Canaán, y llega en varias jornadas a lomos de un asno a  las orillas del Nilo. Es la huida a Egipto de la Biblia. 
       Cuenta la leyenda que a la fragua de un herrador de Tierra Santa llegó la Sagrada Familia, a lomos de una  burra, huyendo como ya hemos visto de la persecución ordenada por Herodes.
Para despistar a las tropas del Gobernador de Judea, el buen herrador coloco a la acémila las herraduras al revés, los “callos” hacia delante y las “lumbres” hacia atrás, con lo que dejaban una huella contraria a la dirección que en realidad llevaban, logrando así despistar a los que les perseguían 


“El viaje a Egipto” Fray Angélico 1450
Museo de San Marco - Florencia. 


    Vosotros decís que “a lavá  la testa all´asino se spreca tempo e sapone” que en Román Paladino-  como cada hombre habla en España a su vecino-  más o menos viene a decir que: “Lavando la cabeza a un burro se desperdicia tiempo y jabón”, pero yo no puedo estar de acuerdo con el refrán. 
Aquí en Italia también tenéis dos razas de asnos famosos: el “Asino Sardo” de la Cerdeña y el “Asino Bianco” de  L´Asinara, pequeña isla al SO de Cerdeña.


     El mundo de la lírica me lleva hasta Gioacchino Antonio Rossini, el ¨Cisne de Pésaro” como le llamaban sus amigos. Fue el creador de la opera “bufa” italiana. Otras referencias, que no corresponden al hilo de la presente historia, suelen llevarnos a los muy internacionales canelones que llevan su nombre.
           Pero lo que no se si sabéis es que el  autor de “El barbero de Sevilla”  trabajó unos años como aprendiz de herrador a orillas del Adriático, en su Pésaro  natal, y como buen aprendiz, su primer menester diario consistía en aprovechar los rescoldos de la fragua para preparar el almuerzo de su maestro.
    Hablando de fraguas y herradores tengo por fuerza que acordarme de su patrón:
Nos cuentan que en el siglo XIII, a un sacerdote pagano convertido al cristianismo con el nombre en Europa de San Eligio y en España de San Eloy, (su fiesta se celebra el 1 de diciembre y su imagen se encuentra en la iglesia de San Miguel en Florencia),se le asignaron poderes sobrenaturales en la corrección y tratado de los pies de los caballos, siendo actualmente el santo patrón de los herradores de todo el mundo.
Dice la leyenda que Eloy, orgulloso de su habilidad escribió sobre el rótulo de su fragua: “Maestro de Maestros”. Dios Padre envió a su Hijo para castigar su arrogancia y Jesús tomo la apariencia de un herrador y, al presentarse ante Eloy le encargó herrar un caballo muy valioso. 

Cristalera de la iglesia de Treffuntec en Bretaña. Francia
Leyenda de San Eloy


El Hijo de Dios le cortó de un tajo la mano a la altura del tercer metacarpiano.. Más tarde, repasó la herradura nueva y corrigió cuantos defectos encontró en ella, por último con su poder divino, puso de nuevo el miembro en su lugar y el caballo salió del herradero sin cojear.
Cuando Eloy asombrado quiso hacer lo mismo, la sangre saltó a borbotones haciendo temer por la vida del caballo. Jesús entonces le curó y Eloy cuando le reconoció imploró que le perdonara. A partir de ese día quitó el letrero del rotulo de su fragua y procuró dentro de su sencillez  seguir tan profesional como siempre. El rótulo pasó de “Maestro de Maestros” a “Maestro Herrador”.  

      Las fraguas y herraderos, eran lugar cálido donde se  hilaban conversaciones pausadas sobre asuntos del cielo, de la tierra, del pueblo, de la capital, y del mundo entero si se terciaba. 



La mas famosa: “APOLO EN LA FRAGUA DE VULCANO”
Año 1630-Velázquez. Museo del Prado Madrid. 
.
     Más tarde, al desaparecer el ganado del campo, las fraguas se fueron convirtiendo en talleres de tractores, en cuyos mecanismos los herradores tuvieron que ser autodidactas. Pero lo cierto es que muchos terminaron pronto por ser consumados maestros sobre todo, por una razón: habían hecho cuestión de honor, como siempre hicieron, para que lo que allí entraba accidentado, saliera felizmente andando.
     También hay quien  dice que en la herradura convergen poderes mágicos y por ello ha sido objeto de superstición en todas las épocas. 
     En 1805, cuando el Vicealmirante lord Horacio Nelson  se enfrentó en Trafalgar a la flota combinada franco-española, el supersticioso y mayor héroe naval de Gran Bretaña, clavó una herradura con la “bóveda” hacia el suelo,  en el palo mayor de su buque insignia, el navío de línea de primera clase el HMS “Victory”,
pero no le trajo mucha suerte al perro inglés pues ahí murió  a tiro de mosquete . Su cuerpo conservado en un barril de coñac, entonces no había neveras, fue llevado a Londres vía Gibraltar y posteriormente enterrado en la catedral de San Pablo de la capital británica. Actualmente el barco se encuentra fondeado en Portsmouth  habilitado como museo viviente de la Armada inglesa. 



Herradura con los callos hacia arriba
Pertenecía a la yegua “Cantabria” mi último caballo de concurso.


     Hace algunos años en las puertas de las casas de muchos pueblos de España podíamos ver una herradura clavada, eso sí, con la abertura hacia arriba,   para que la suerte que decían traía, entrase dentro y no se perdiera. Condición imprescindible era que la herradura había que encontrársela en el campo y que estuviera usada.
    Cada siglo ha tenido un factor ó unos hombres que lo han dominado;  el XV, fue el de los grandes descubrimientos; el XVIII, lo podemos considerar como el revolucionario; el XIX, fue el del  cambio social y la aparición de la sociedad de consumo, sin embargo, podemos afirmar que el  XX y el XXI, son los siglos en donde el deporte se ha convertido en el hecho social determinante
de nuestro tiempo, y dentro del deporte la hípica con sus tres disciplinas: salto, doma y completo forman  parte  importante del programa olímpico. 

Cortaduras de la Zarzuela-Madrid.


Última prueba a superar hace años para la obtención del título de Profesor de Escuela de Equitación Militar.


Si España tuvo un papel fundamental en Europa al crear en la Joseph-Place, en el corazón de la ciudad austriaca “La Escuela Española de Equitación de Viena”, con caballos sementales lippizianos de ascendencia española, hemos de reconocer que fue Italia  quien tuvo el honor de ser la cuna de la equitación actual, la equitación moderna. Veamos: 


Escuela Española de Equitación de Viena. 
El picadero barroco mas bonito del mundo, ubicado en el palacio imperial de Hofbourg.


    Con las enseñanzas del francés Pluvinel, Caprilli  creó la primera escuela italiana y  con su método puso fin a la antigua escuela  francesa.  La teoría de “Federico Caprilli”  se basó en “dejar hacer” posición hacia delante o asiento ligero, pero  Caprilli tuvo poco tiempo para recoger los frutos de su método ya que murió en Turín el 7 de diciembre de 1907 a la edad de 39 años como consecuencia de una caída de caballo yendo al paso con riendas largas,  fue el primer mártir de su idea.  Hoy se le considera el padre de la “Equitación Natural”.
    Siguiendo esa Escuela y con el paso de los años también Italia tuvo la gran suerte de tener a dos de los mejores jinetes de salto de todos los tiempos, me refiero a los hermanos D´Inzeo: Piero Coronel de Caballería  y Raimundo de Carabinieri.


    


Como siempre que vengo a Roma, hace unos días paseando atravesé  la muralla romana,  “el muro torto de los romanos”, y por  Puerta Pincianna entré en  “Villa Borghese”, y un año mas  me senté en la pista hípica  Plaza de Siena, a la sombra de sus pinos centenarios, para recordar...


“Plaza de Siena” octubre 2015.


 Hace ya unos años, en Passo Corese, centro deportivo próximo a Roma,  tuve la suerte de conocer a Piero el mayor de los D´Inzeo,  para mí uno de los mas grandes jinetes de saltos de la historia. Ocho Olimpiadas le contemplaban. En esta pista, el año 1960 en la XVII Olimpiada celebrada en Roma,  su hermano Raimundo con el caballo Posillipo ganó el oro y él con The Rock, la plata. 





 Me contaba Piero, que no puede haber nada mas bonito en el mundo, que el ganar medallas junto a tu hermano en la Olimpiada llevada a cabo en tu país, organizada en tu ciudad, y con tus padres en la grada. 


Entierro de Piero D´Inzeo. Roma


    El 13 de febrero de 2014, murió Piero D´Inzeo, y en el hipódromo militar de Tor di Quinto de Roma, se celebró el funeral. “Dalle stalle alle stelle” , y es que en Roma, cuando se pasa de un extremo al
opuesto en la vida,  se dice que: “Desde  las cuadras a las estrellas”.
 Un piquete a caballo y la banda del Regimiento “Lancieri di Montebello  Nº 8” ( el mas antiguo de Italia) acompañaron a la entrada y salida del ataúd llevado a hombros por los alumnos de la Scuola di Equitazione.  


Lancieri di Montebello. 



A los lanceros los suelo ver en  Plaza Venecia, en el monumento a Victor Manuel II, cuando les toca hacer guardia junto a la llama eterna de la tumba del soldado desconocido. También en primera línea de formación en la Plaza de San Pedro todos los domingos de Pascua y días de Navidad, en la bendición “Urbi et Orbi” del Santo Padre.
Roma no paga a traidores (los asesinos de Viriato), pero así recuerda e inmortaliza a estos dos grandes jinetes militares. 



Piero y Raimondo D´Inzeo,  ¡mamma mia!  ¡Que jinetes, que personas.
La calle dedicada a los hermanos  próxima a la pista olímpica inaugurada por el síndaco de Roma el pasado  25 de octubre.



Permitirme un pequeño inciso para hablaros de dos virtudes: la “Fidelidad” y la “Lealtad”.
Y como vosotros sabéis tantas matemáticas las comparare con vectores, ambos con la misma dirección pero con la diferencia que  la fidelidad solo tiene un sentido y la lealtad  dos.  
  Estudiosos de las razas animales,  consideran al perro como el más fiel de todos los animales, y también se ponen de acuerdo al afirmar que  el caballo es el más leal, y esta lealtad que en sí  tiene se trasmite al que lo monta y se debe reflejar en su equitación.
     Cuando todos los sentimientos, impulsos y vibraciones que el caballo emite- rama ascendente- son bien interpretados por el jinete y cuando las ayudas que el jinete manda  -rama descendente- ya sean naturales o artificiales, impulsoras o de retención , son bien  admitidas por el caballo , entonces se puede decir que en el conjunto  caballo- jinete ( me resisto a llamarlo
binomio) hay lealtad, y cuando esto ocurre se produce algo maravilloso y es que la equitación se trasforma en arte. 


“Zaragoza” El Pilar y el río Ebro.


 ...Hace mas de 2000 años,  como muy bien sabéis por la historia, los romanos ampliaron sus conquistas hasta España y por Aragón  muy cerca de la ciudad donde yo vivo – Zaragoza - patrullaba una unidad al mando de un Centurión  sobre caballo blanco al que seguían sus legionarios.  
En aquella época, eran muchas las leyendas que por estos territorios corrían, la mayoría fruto de la ignorancia de sus gentes, y casi siempre alimentadas por la brujería.  Una decía que el que atravesara el río por donde estaban nuestros amigos, recibiría toda clase de males y sobre todo que perderían la memoria. 
      Llegados al río Ebro, el bueno del Centurión con su caballo blanco buscó el mejor sitio para pasarlo, lo vadearon y desde la otra orilla animó a sus hombres y mujeres a que hicieran lo mismo, pero estos conocedores de la leyenda, tuvieron miedo y se negaron a cruzarlo.
   Entonces el Centurión fue llamando uno por uno a todos por su nombre: 

Dennis Giambruno – Lucrezia Pellegrini – Silvia Giusti – Matteo Fiorenti – Giulia Gallo – Pietro Lora...y así hasta completar  los ochenta hombres que componían  su centuria
   Las legionarias y legionarios se asombraron al ver que nada le había pasado a su Jefe y al comprobar que no había perdido la memoria, pues había recordado el nombre y apellido de todos ellos, decidieron pasar el río y seguirle.
   El Centurión sobre caballo blanco, representa, a vuestros profesores. Los legionarios y legionarias sois vosotros, y nos gustaría que los siguieseis  durante toda la vida como hicieron ellos. No tengáis miedo, serán muchos los obstáculos que os encontrareis en el  camino de vuestra formación, pero adelante, no os pasará nada por cruzar todos los ríos que tengáis que salvar, no perderéis la memoria al vadearlos, al contrario, encontrareis un gran futuro y con él la felicidad; y será precisamente la educación, el pasaporte para ese futuro. 



    
Como dice el lema de la Scuola Militare di Equitazione Italiana.
¡Non Ristare! 


   
 Para terminar... la leyenda que los beduinos del desierto me contaron sobre la creación del caballo:


 “Y tomo Dios un puñado del viento del sur, y prestándole su aliento, creó el caballo”.


A las mujeres “Grazie mille” 
A los hombres “Merci beaucoup”
A los caballos y sus parientes los burros y mulos “Vielen Dank”
A todos “Muchas gracias”.






Ángel Cerdido Peñalver 

1 comentario:

Cristina Fdez. de Valderrama Alonso dijo...

Preciosa conferencia.
Me ha encantado leerla despacio y contemplando las fotografías que la acompañan.
Enhorabuena!