Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


12/5/15

SER LA MUJER DE UN MILITAR



















La sociedad es a veces muy cruel. Cuando decides casarte y unir tu vida a alguien, nunca piensas que puedes volver a sentir ese peso. Pero cuando te casas con un militar sabes que vendrán fechas importantes sin que él pueda estar contigo, cumpleaños, aniversarios, Navidades, el nacimiento de un hijo, incluso pérdidas o malas noticias. Sabes que volverás a sentirte sola.

Casarse con un militar es un gran orgullo, que también trae consigo algunas responsabilidades.

Guardias continuadas, maniobras o misiones, en las que no va solo, se lleva con él una parte de tu corazón. En esos momentos hay que ser fuerte, tienes que demostrar que naciste para ser mujer de un militar. Hacer de madre y padre sin que ellos noten tu cansancio y tu pesar.

Tantos días he llorado echándole de menos, teniendo miedo a la oscuridad que invade nuestra casa cuando él no está. Pasando frio en esta cama tan grande.

En esos momentos la familia es muy importante. Pero es verdad que necesitas mucho de gente que te pueda entender. Mujeres que pasen por lo mismo. Que te acompañen y no te juzguen. Que no miren si sales más o menos de casa. Si tus hijos van arreglados o llevan el mismo chándal por tercer día consecutivo. Que sepan ver debajo de tus ojeras, el esfuerzo que haces por estar fuerte y positiva.

Ahora mis hijos son mi fuerza en esos momentos de soledad.


Orgullosa de él y de su trabajo, espero siempre su regreso. No pienso en el peligro que corre, en las críticas a su oficio. Solo pienso que ha logrado ser lo que quería en la vida. Que protege su Patria y ama su bandera. Que tiende su mano a quien lo necesita, sin pensar si vale la pena el riesgo que corre.




Sonia García Galán

4 comentarios:

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Esta e mi Nuera.

Javier de la Uz dijo...

Como Militar, siento una gran satisfacción viendo a nuestras esposas orgullosas de la Profesión vocacional de sus maridos.

Sonia, enhorabuena y muchas gracias.

Ricardo Pardo Zancada dijo...

"Un militar casado cumplirá mejor cualquier misión que le sea encomendada, si en la retaguardia familiar tiene una esposa que sienta algo similar a lo que expresa la protagonista de ese blog."

Anónimo dijo...

Me has emocionado Sonia, como hacia mucho que no lo hacia. Sin vosotras en la "retaguardia" es muy difiicil y duro estar en el "frente".
Fernando de Eusebio.