Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


27/8/14

CAMPAMENTO MILITAR DE BÉTERA. POEMA DE MARUJA SANCHEZ














Cuando era niño, y hasta pasada la adolescencia, aunque nací en Algemesí pací en el Campamento Militar de Bétera donde se alojaban un Batallón de Carros de Infantería y el Lusitania Nº8 de Caballería.
En el Campamento aparte de esta dos unidades teníamos, mucho campo, una Iglesia, un Casino Militar, una Escuela y una tienda, "Casa del Abuelo", no hacía falta más.
La madre, Maruja, de uno de mis amigos de la infancia, Jorge, escribió unos versos sobre la deliciosa vida familiar que allí llevábamos.

Mis padres con dos caballos del Lusitania: "Marchito" y "Pino".


Entrada al Batallón de Carros (izquierda) y al Lusitania (derecha). Simétricos.








Carretera que conduce al Sanatorio de tuberculosos de Portacoeli. Deja al final a la izquierda el Lusitania, y al principio a la derecha se ven los jardines del Casino Militar.





El entonces Tcol Dominguez Manjón, quitaba la nieve, quitaba los muertos y nos hacía concursos Hípicos en todos los alrededores, Portacoeli, Serra, Naquera, Cullera, Paiporta...
Aquí estoy yo co el caballo "Opinar" de Regimiento de Caballería Lusitania nº8 en el primer concurso de mi vida, Sanatorio de tuberculosos de Portacoeli, gracias a Domínguez Manjón. Botas de mi madre etc. es decir, lo normal...Observese la colocación; ya apuntaba.


Instalaciones deportivas para la tropa.
Izquierda Piscina, al fondo gradas del Campo de Futbol y derecha parte final del Frontón.











Al fondo la Iglesia. Izquierda y derecha viviendas de los oficiales y suboficiales de ambas unidades.






Los niños del Campamento nos fotografiamos en las escaleras del Casino con motivo de una fiesta de disfraces.







Otra fiesta de disfraces. De Izquierda a derecha: Toby (hemano de Jorge), Jose Mª Alvarez de Toledo, Mari (hermana de Jorge y Toby) Nacho y Carlos Montemayor.










Mi hijo Rafa en una foto para el recuerdo donde , ya sin niños, se pueden ver las escaleras citadas en la foto más antigua, y el Casino.








En la foto de la torre, arriba Jorge, luego yo y luego otro amigo. En la siguiente Toby, tan cachas como buen tio. Más abajo la misma piscina años después con mi hijo Rafa hace 9 años.


En esta Escuela aprendí a leer, escribir, sumar, restar, multiplicar y poco más...
"Don José" magnífico maestro, de los de entonces...


La puerta de mi casa.


La Garrofera en "Serra". Paellas con leña de naranjo. El dueño hizo la mili en el Lusitania, no sigo...



No se puede entender el Campamento Militar de Bétera sin nombrar "la Cartuja". Arriba mi padre con un compañero bien recibidos por los Cartujos. Yo he probado ese vino; indescriptible.
En la hondonada que no se ve a la izquierda (en la foto) de mi mujer, hay una plantación de naranjos que antes de dar la fruta cuando están en flor, desprenden un olor que hace al sitio mágico. Algún naranjo se ve. 



Finalmente y antes del poema de Maruja, unas fotos de mis tan queridos amigos, Mari y Jorge, los dos fallecidos.

Mari y Jorge en los vestuarios de la piscina, y en una foto de grupo. Pilar Cardós en medio y Merche Carles acariciando el perro.


POEMA DE MARUJA



Amigos míos, se nos va el verano,
y aprovecho este feliz momento
para decirle adiós al Campamento
y los que aquí vivimos como hermanos,
(que nadie se sonría si hay discordias
que también hay hermanos que se odian).

Que aunque Trini pregone a cuatro vientos,
que contenta se va del Campamento,
yo le juro por la gloria de Cotón,
que añorará el Casino cotillón,
el sube y baja de la furgoneta
y si me apuras hasta el Melitón.

La Costa Caqui no es fácil de olvidar
tiene paisaje, belleza natural
y un azul ondulante en su piscina
que imita los azules de la mar
y como al fin pusieronle aparato
ya tenemos piscina para rato.

Veranear aquí sale barato
sin sacar del banco tu dinero
invitaras a tus deudos a comer
servidos por atentos camareros
en el chic restaurant de Chef Andres
laborioso y genial economista que hace el menú con tino y mucha vista.

El aire es puro y nos trae el aroma de pinadas cercana serranía
hay cinco jefes que son de Andalucía
y el vino corre y la alegría es asoma
desde los Carros hasta Caballería
Caballería puede estar contenta
pues tiene un jefe que en medir se pasa
del clásico y usual metro sesenta
y si tuvieran que medirle el corazón
ahí sería de todos campeón.

Y echando en fin pelillos a la mar
y quitando algún pícaro rato
que nos dan los niños,los perros y los gatos
y las motos que rugen al pasar.
Yo os diré que jamás podré olvidar
los días de y de paz y de contento
las noches estrelladas y estas cenas
que tan feliz viví en el campamento. 





José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría.
Del Campamento Militar de Bétera.

10 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Estas cosas merecen la pena recordarlas. Somos lo que nos dio nuestra niñez, nuestra juventud. Lo que mamamos que fue mucho y bueno, como se ve.
Muchas gracias mi Coronel y amigo.

Rafael Ruiz de Eguílaz dijo...

Hermano, me ha emocionado el artículo, al igual que me ocurrió cuado tras bastantes años, pasé con mi bici por nuestra calle y paré frente a la que fue nuestra casa. No pude contener las lágrimas..., al igual que me ha pasado hoy.
¡Precioso artículo!
Abrazote

Santi Villalvilla dijo...

Felices recuerdos y buena infancia y adolescencia.
A muchos seguro nos viene a la memoria las nuestras propias como la mía por el Regimiento Almansa nº5 en mi tierra de León.
Enhorabuena mi Coronel

Chevi Jr. dijo...

Pues siento daros envidia a todos pues yo crecí como muchísimos sabéis en LA UER. (Así como no voy a ser un figura??)

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Casi todos los hijos del Caqui hemos tenido historias similares,incluso los más "Jr", y es que los militares cuando algo va bien, no lo tocamos, no hace falta mejorar...

Anónimo dijo...

Ana Carmen dijo...

Que bonito Chevi. Me han encantado todas esas fotos. Está precioso. A mi madre le encantará. Gracias.

Anónimo dijo...

Que razon tienes Chevi, yo creci en un Rgto de Artilleria que tenia un grupo a lomo, donde aprendi a montar a caballo, ya que mi padre era el 2° Jefe. Ahi pase muchas horas. Luego vivi en otro Rgto ya que mi padre era el Coronel, pero ya me pillo preparandome en Zaragoza para la AGM, aun y todo los recuerdos son muchos y agradables.
Cor. Eusebio

luis gordejuela botella dijo...

Grandes recuerdos del campamento, mi padre fue uno de los fundadores del Bon de carros Vizcaya 21. El capitán D Luis Gordejuela Boix. Fallecido el 13 de marzo de 2.010.

Carmen Matos pancorbo dijo...

Que bonito allí estuve hasta los 3años.Saludos a todos

Manuel Tirado dijo...

Hoy por pura casualidad he encontrado este BLOG y he recordado mi estancia en el LUSITANIA 8, mi destino fue de Cabo 1º de aquellos antiguos, llegamos destinados procedente de Sevilla siete (Asuero,Cisma,Terrero,Frias Marquez,Pelayo y yo Tirado, de estos, tres se casaron en Bètera,Cisma con una hija del Maestro de escuela,Terrero con una hija del Tte.Aguilar y Asuero con una chica de Betera
Conocì a todos los jefes y Oficiales que nombrais , estuve destinado desde 1959 hasta 1964 año en que ascendì a Sargento.Antes de establecerse el Batallòn de Carros de Infanteria estuvo de guarnicion el Rgt, de Infanteria España 18.
Tambien quiero referirme al ultimo comentario de Carmen Matos, supongo que serà hija de Matos Ramos tambien componente del Lusitania.
Un saludo de un Lusitano.