Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


6/2/14

JINETES MILITARES












IN MEMÓRIAM 




La práctica de la equitación era la base del “Espíritu jinete”


El alcalde de Toronto se coge unas grandes borracheras y presume de fumar crack, y resulta que, encima, sus votantes están entusiasmados y confirman que seguirán votándole. No se sabe si porque se cogen las mismas cogorzas, o porque fuman la misma droga. Hoy muchos de nuestros políticos tienen como  único propósito el agrandar su patrimonio mientras se hacen cargo de las riendas  del negocio, y digo riendas porque lo hacen como si se tratase de ganado.

   A todos los responsables, si supiera sus direcciones, tendría a bien enviarles estas notas... Su lectura sería para ellos un oxer infranqueable, eso en el caso de que las entendieran. Al menos habría que recordarles que las oyeran, como dice el sabio proverbio que asegura que el hombre tiene dos orejas y una boca para que escuche el doble de lo que habla.

    Somos muchos los escépticos que andamos sueltos, aunque el verdadero escepticismo empieza cuando dudamos si esta palabra se escribe con equis.

   Hoy nos sentimos pobres, sin caballos, casi sin jinetes de uniforme en las pistas, y lo que es peor: sin Escuela. Como en tantas facetas de la vida y por las malas gestiones de estos últimos años, también recayó sobre nuestra familia eso de: “Los pobres somos los nietos de los ricos”

    Mi recuerdo y admiración va dirigido a todos los jinetes militares, todos perdedores de algo: de la vida, de la libertad, de la ilusión, de la esperanza, de la decencia...


¿Quién era aquel caballero desconocido?
¡Era la encarnación anónima y gloriosa del límite humanamente insuperable de la acción de un Arma!



   De los que no quiero acordarme son de los aventureros foráneos que últimamente nos mandaron, a quienes nadie había dado vela en nuestro propio entierro. A veces propondría la máxima de “contra malicia, milicia”, y es que aquí como en política, siempre se tuvo que elegir entre dos males.

   Me viene a la memoria la decisión, que en su día tomó el advenedizo de turno, de quitar a los jinetes militares sus escasas liquidaciones de los concursos. Algo así como la posibilidad de ganarse ellos el pan con el sudor del de enfrente.

   El final ya lo profetizó Larra: entre todos lo mataron y él solito se murió. Pero no es mas grande quien mas sitio ocupa, sino quien más vacío deja.

   Y es que cada uno tiene sus manías: los ateos hablan siempre de Dios; los católicos, de sexo. Y nosotros los jinetes militares, de caballos; bueno, más bien de su falta.

    Como aceituna para este cóctel, debo deciros que la mitad de las cosas que os cuento que me han pasado en  mi vida de jinete, son mentira; la otra mitad, son increíbles. Y que todo esto sirva de antídoto a ese poderoso sentimiento nacional que es  la envidia, verdadero obstáculo que paró a la equitación militar, nunca la alambrada.



Ángel Cerdido Peñalver
Zaragoza febrero 2014


5 comentarios:

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Mi Coronel, te vamos a expulsar del Arma; no se puede escribir tan bien.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

¡Así les raspen los ojos con un vidrio!
Está peor escrito, pero dice mucho.

Javier de la Uz dijo...

Mi Coronel, se puede decir más alto, pero no más claro.
Un abrazo y a la orden

Ramón Muñoz dijo...

Con el debido respeto, mi Coronel, yo, que soy el más moderno de los que hasta ahora han comentado la entrada, tengo que disentir en un único punto. A mí, personalmente, me podrán quitar la vida y la libertad, qué duda cabe; pero la ilusión, la esperanza y la decencia no las perderé mientras Dios me de fuerzas, cosa que, gracias a Él, también veo en muchos de nuestros compañeros jinetes militares. Y como no puede ser menos, quedo a sus gratas órdenes.

Jose luis gutierrez ( guti) dijo...

Mi coronel !
como bien sabes yo no soy de Caballería pero me criasteis en la General los de a caballo , salí teniente, y me fui destinado a una Unidad de ganado, un Grupo a lomo, y todavía hoy 39 años mas tarde, sigo contagiado por las enseñanzas que a cualquier oficial le producen la PRACTICA DE LA EQUITACION.
... EL ALMA DEL JINETE ES INMORTAL.