Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


14/11/13

CAMPEONATO DE CABALLOS DE ARMAS - 2


En el Blog del Club de los Poetas Muertos, concretamente el 10/11/13, leí y releí un maravilloso artículo sobre el Campeonato de Caballos de Armas, y tanta es mi admiración hacia esa disciplina que no me puedo resistir a escribir algo sobre sus comienzos, y a enseñaros una pequeña reliquia relacionada con el mismo...  y no preguntarme por su procedencia.
    Evocando y reviviendo las andanzas de aquella época y de sus gentes, feliz evocación de un tiempo cuyo encanto y fascinación advertimos, cuando ya se nos ha escapado entre los dedos. 

    En la segunda edición  del maravilloso libro  “EL NOBLE BRUTO Y SUS AMIGOS” (Revista de Occidente, Bárbara de Braganza, 12-Madrid) su autor Adolfo Botín Polanco sobre los concursos regimentales decía: 

 “Esos modestos recorridos de obstáculos son ya un poco bochornosos. Piden a los oficiales que prueben cómo son capaces de hacer una vez al año lo que los quintos hacen todos los días desde dos meses después de incorporarse a filas.

Para que estas pruebas regimentales tuviesen verdaderamente importancia en el desarrollo de la equitación militar, sería preciso convertirlas en campeonatos de caballos de armas sencillos y al alcance de bastantes caballos. En cada regimiento, un tribunal designaría cuantos jinetes fuesen dignos, a su juicio, de representar al regimiento en otro campeonato más severo, aunque de la misma orientación, que tendría lugar en cada capital de región o en unas cuantas señaladas para todos los años. En ellas , por el mismo juego, serían señalados los aptos para acudir al campeonato central o general.


Y añadía, que los concursos regimentales, transformados y ampliados en campeonatos de caballos de armas, pueden ser la base de un espléndido resurgimiento de la equitación entre los oficiales, que la tienen hoy un poco abandonada.” 


  En referencia a lo escrito por Botín, una nota del mismo libro del General de Caballería Emilio López de Letona y Chacón, por aquellos años General Jefe de los Servicios de la Cría Caballar y Remonta, y Presidente de la Federación Hípica Española nos decía: 


 “La idea expuesta por el autor de sustituir los antiguos concursos regimentales  por campeonatos de caballos de armas, es, desde hace tiempo una realidad, y nunca será excesivo el interés que los jefes de Regimiento se tomen por ellos.


El campeonato de caballos de armas es la competición hípica militar por excelencia; las diversas pruebas de que consta: doma, marcha, steeple, cross y concurso, hacen de él la manifestación hípica mas completa y de mayor utilidad práctica para los Oficiales de Caballería.”



Dedicatoria del libro al ganador de la prueba de saltos en pista 
   También el Marqués de los Trujillos, Capitán profesor de exterior de la Escuela de Equitación Militar, medalla de oro en la Olimpiada de Ámsterdam de 1928 y Presidente de la Sección Hípica de la Real Sociedad Club de Campo de Madrid, nos cuenta algo sobre el Campeonato de Caballos de Armas en el formidable libro “EL CABALLO EN ESPAÑA” (Ediciones Oromi, Pelayo, 62-Barcelona)  
 La Escuela de Equitación Militar se creó en 1904, y como curiosidad decir que a partir de 1910 se nombraron para asistir a los cursos a cuatro o cinco oficiales del arma de Artillería.
Los oficiales que en ese primer año conseguían calificación superior a quince repetían en un segundo curso. Asistían alternando a las distintas clases en prácticas de ayudante de profesor; domaban libremente un potro, y preparaban sus caballos para el Campeonato de Caballos de Armas.
Los mejores calificados obtenían el título de Profesor de Escuela, que daba ventaja para algunos destinos. Al número uno se le concedía, por el Ministerio, la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco y algún recuerdo, como una montura por ejemplo.
   Pero al final hay que ser realistas y ajustar las velas, y no quejarse del viento como hace el pesimista, ni esperar a que amaine como hace el optimista.
PD. ¿Sabe alguien quien era ese General que firma la portada del libro? 

Ángel Cerdido Peñalver
Zaragoza Noviembre de 2013


7 comentarios:

G. uillermo dijo...

Pienso que se trata del luego Teniente general D. Valero Valderrábano Samitier, estudioso de la caballería y autor de diversas obras.
Un saludo.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

A finales de los ochenta o principios de los noventa, al menos en España, se celebraron una serie de pruebas llamadas combinadas en las que se excluía una de las tres pruebas. E incluso se celebraron completos en los que se invertían el orden de las pruebas. Craso error en tanto en cuanto, el Campeonato de Caballos de Armas pierde todo su sentido.
Los que estáis más al día que yo, que sois muchos, corregirme si me equivoco.

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Gonzalo tu nunca te equivocas en estos asuntos, cuando se trata de física cuántica quizás, no sé.
No puedo evitar comentar que en la foto de leyenda, "Dedicatoria del libro al ganador de la prueba de saltos en pista", habla de los "Cazadores del Lusitania, Caballería independiente" donde cienes y cienes de veces os he comentado que yo me crié, y además data del año 1953, año en el que nací. Todo está escrito...

Eduardo Gortázar dijo...

El "Concurso Completo de Equitación" como se llama en España, "Prueba Completa" que dicen los sudamericanos, "Eventing" los angloparlantes, "Concours complet d'equitation" en la francofonía y "Military" como se llama en Holanda (únicos que conservan tan acertada denominación), evidentemente tiene su origen en la mencionada prueba del "Campeonato de Caballo de Armas".
Al principio del siglo XX (1900 hasta 1930 más o menos) y sin entrar en detalles, las pruebas del Cto. de Armas se desarrollaban en tres días.

La primera prueba del primer día consistía básicamente en unos ejercicios de doma que se puntuarían teniendo en cuenta lo bien acabado del trabajo, y no a la diversidad y dificultad
de los movimientos. No se tendrían en cuenta los aires artificiales, como el paso nadado (también llamado paso español), trote en extensión...Ese mismo día se haría una prueba de salto de obstáculos.

El segundo día tendría lugar la Prueba de corrección de aires.—En dos itinerarios de carretera de 15 kilómetros aproximadamente. Esta prueba está destinada a probar que el caballo en filas conserva la calma, ligereza y docilidad de que ha dado prueba en el trabajo individual. A continuación tendía lugar un Steeple-Chasse sobre 3500 metros a 550 m/m. El Jurado no contará más que las faltas grandes (caídas, rehusar, despistar) y apreciará la docilidad de los caballos y regularidad en el aire.

El tercer día, tendría lugar la Prueba de fondo.—Recorrido de 25 kilómetros, en una hora y quince minutos. No se tendrían en cuenta las velocidades mayores que las correspondientes al tiempo antes mencionado. A continuación tendría lugar un recorrido de Campaña (tipo el de la UER con su rompetibias, banquetas...)

Ésta prueba que acabo de describir, se desarrolló en el concurso internacional de Bruselas en 1905.

El artículo del entonces Cte. Bulnes, describe perfectamente la prueba del Cto. de Armas que se realizaba en España en 1948(doma+cros+salto), formato que con algunas variaciones en la puntuación de las pruebas, exigencias en doma, salto etc. Perduraría hasta el año 2002.

Eduardo Gortázar dijo...

A partir de Jerez 2002, el cross-country se redujo a la prueba de obstáculos en el campo (se quitaron las dos marchas y el steeple). Cambió el tipo de caballo (del PSI se pasó al media sangre, no tan veloz y resistente pero con movimientos elegantes y más saltador). La prueba de doma que antes era la "María" ahora es determinante.
En lo que respecta a las pruebas combinadas que dice Gonzalo, prácticamente no se organizan, en cambio si se hacen Concursos completos con las tres pruebas en un sólo día.
En fin el CCE está en entredicho por el COI. Podría dejar de ser disciplina olímpica por aquello de la seguridad y maltrato animal... Hasta donde hemos llegado.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Permíteme Eduardo en que discrepe en cuanto a que el media sangre (expresión tan genérica y a la vez tan indeterminada) sea más saltador que el PSI y mucho menos en el campo.
Repasemos orígenes de caballos que han triunfado, años y años, en CCE. ¿Quién no viene de los purasangre Eclipse, Herod y fundamentalmente de Matchen? Con un adecuado cruce que les baje temperamento y les aporte fuerza, equilibrio y rusticidad, la inmensa de los descendientes de los PSI han dominado, y dominarán, los CCE.

Eduardo Gortázar dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Gonzalo, todos tienen ascendientes PSI. A lo que me refería con media sangre (evidentemente una mezcla indeterminada) es al caballo de deporte :ISH, Hannoverianos, SHBG,Oldenburgo, Holsteiner,SF,CDE, KWPN, Aá...Que hace 20 años era impensable verlos galopar por el campo.

Actualmente es muy dificil ver un PSI en lo más alto en CCE, concretamente entre los 100 primeros del Ranking FEI, sólo hay 10 PSI. Hace 20 años el 90% de los que llegaban a lo más alto eran PSI o muy alto en sangre, pues sólo ellos podían afrontar la velocidad y dureza de las pruebas. Todo cambia y esto es así. El CCE no es lo que era.