Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


30/6/13

LOS CABALLOS DEL CAMINO ARAGONES 1ª PARTE.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
LOS CABALLOS DEL “CAMINO”


Óleo de José Cusachs (Academia de Caballería-Valladolid) 
-
 
  Representa a Santiago Apóstol, patrón de la Caballería y personificación del “espíritu jinete”. La identificación con el jefe de las milicias celestiales, que aparece en la portada de los ejemplares del Apocalipsis leídos en los cenobios durante los más duros años de la Reconquista, se mantiene. Pero al tomar la espada como si fuera una cruz (símbolo de la Justicia Divina en este caso) y carecer de moros vencidos a sus pies, reaparece inesperadamente el carácter puramente religioso de la devoción al santo durante lo primeros siglos desde el descubrimiento de su sepulcro en el VII.
 Del libro: “Castilla y León, Valladolid y las Fuerzas Armadas” del Coronel de Caballería  Juan María Silvela Milans del Bosch


  Hoy empiezo esta serie de notas donde trataré de contaros algo de los caballos que  pueden encontrar los peregrinos en su Camino a Santiago, sin pretender escribir una guía turística ni un tratado de etnología o identificación racial, y mucho menos asombrar a nadie, que nunca es mi propósito.
   Escribo en primer lugar para mis amigos los poetas que les hubiera gustado acompañarme y no les ha sido posible, y en segundo lugar para mí, ahora que puedo disfrutar sin la fatiga del “Camino”. 


   Estas serán las entregas: 

             “Ruta Aragonesa” o “Vía Tolosana”
             “Camino Francés”
             “Camino de la Plata”
             “Rutas del Norte”
             “Camino Portugués”
             “Caminos del Mar”
 
 “Si os dicen que, por los caminos del Camino, han visto un caballo volar y que era tordo, creedlo.” Y es que “estas cosas no sucedieron nunca, pero existen siempre”

 
LOS CABALLOS DEL CAMINO
(Primera parte) 
“RUTA ARAGONESA”
 

 La “Ruta Aragonesa” o “Vía Tolosana”,  arranca en el puerto de Somport y sigue a través de la Canal de Berdún hasta Jaca, en otros tiempos bien   protegida en el Coll de Ladrones por la Torre de Fusileros.

       Esta ruta adquirió gran importancia en el siglo XI desde la conversión de Jaca (alrededor del año 1072) por Sancho Ramírez en la capital de Aragón.     Desde entonces esta ciudad al pie de la Peña Oroel en el valle del río Aragón, es la sede de la primera catedral de factura románica de España (2ª mitad del Siglo XI).


 
Caballo “Bretón” con sus característicos tatuajes en la tabla izquierda del cuello
Los franceses le describen como un amigo para toda la vida.

 

         En este tramo de unos 170 kilómetros no encuentro razas autóctonas caballares alguna, aunque todavía en la zona  recuerden al desaparecido “Apercheronado de Aragón”, mal llamado “Raza aragonesa” o “Caballo aragonés” con sus características capas tordas rodadas y, en menor proporción, alazanas y castañas.

          Nada mas pasar Urdúes de Lerda, muy cerca del pantano de Yesa, abandono momentáneamente el Camino y me dirijo hacia el sur, dejo atrás a Sos del Rey Católico, y entro en las Cinco Villas. Atravieso los 17 arcos desiguales del puente romano del  Ebro en Tudela, y siempre  en dirección sur,  al rebasar Tarazona me encuentro con el  Moncayo que con sus 2316 metros de altitud es el pico más alto del Sistema Central, y por sus laderas me adentro en su parque natural en  busca de la “Jaca del Moncayo

            Estos caballos de Aragón, los encontrados y los desaparecidos, eran descendientes de los sementales del Quinto Depósito de Zaragoza, y con anterioridad de sus Secciones ya disueltas: Calahorra (1921-1925) y Tudela (1922-1991).

 


Caballo “Percherón”

El caballo del ocio y del deporte. El caballo de mañana que dicen en Francia
 En Estados Unidos, ya en el año 1917, decían de él que era: el primero en la guerra, el primero en la paz, y el primero en el corazón de cada uno de los granjeros americanos.
 

      En un principio en el  Depósito  de Zaragoza y en las Secciones nombradas, predominaban los sementales “Percherones” y “Boloñeses”, pero dada la aceptación de los primeros, cuya influencia mejoradora  pronto se dejó  ver en las destartaladas yeguas que por aquellos años se llamaban “Variedad del Ebro”, dio lugar a que se incrementara en sus plantillas el número de los grandes “Percherones” con algún que otro “Bretón” o “Postier”
         Aquellos años el despliegue de paradas en Aragón, se amoldaba a la Vega del Ebro, donde se criaban caballos de tiro para Artillería y trabajos agrícolas y en montaña, donde se buscaba el caballo de tiro pequeño y recogido.
        He visto milanos, aguiluchos, águilas ratoneras y culebreras, y hasta el majestuoso vuelo de la garza real, pero mi esfuerzo por encontrar alguno de estos ejemplares descendientes de nuestros sementales no se ve recompensado y algo desilusionado, regreso al  Camino.
       En la misma presa de Yesa abandono Aragón para entrar en Navarra. El monasterio de Leire próximo a Javier es la parada más cercana. Poco más adelante este tramo aragonés acaba en Puente la Reina, donde se une al Camino Francés.
    ...Lo del español a pie y a caballo es arriesgar, comprometerse, eludiendo defensas y ventajas. Comentaba Pemán que por eso popularmente se reserva la denominación exótica para todo lo que supone hacer las cosas a medias o aliviándose. Así convidar “a la inglesa” pagando a escote, no es convidar. Despedirse “a la francesa”, no es despedirse. Pero podéis creerme, aquí sí vivimos el caballo, y siguiendo con el símil diría que troto a la “española”, haciendo con él un bloque perfecto, sin introducir en el esfuerzo el alivio o trampilla que significa el tiempo en suspensión del británico aire.
     José Hernández en el “Martín Fierro” dice que “el trote es aire que rinde y dura” y, alternado convenientemente, no cansa. Por eso ahora que son las cinco de la tarde, hora lorquiana y taurina, a su aire, continuo con él mi camino.
     Pero esto queda para otra ocasión que ya me voy alargando demasiado.
Vale
  

Continuará.

 

Ángel Cerdido Peñalver
Zaragoza junio 201

1 comentario:

Chevi Sr. dijo...

Pues sin quererlo, me has asombrado, como siempre mi Coronel.
La Justicia, Divina o humana, es cosa que nos preocupa a todos, y no sabía su significado por la forma de empuñar la espada. En todo caso, hablando de la Divina, en mi caso casi prefiero fiar todo a su infinita misericordia.
Dices:

“estas cosas no sucedieron nunca, pero existen siempre”

y se me ocurre:

"solo recordamos lo que nunca sucedió" Marina (C. Ruiz Zafón).

Ese Bretón, "amigo para toda la vida" y ese Percherón "primero en la guerra", "primero en la paz", y "primero en el corazón de los granjeros", me recuerdan lo de:

"Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos."

Cambiando viejos, por Bretones y Percherones.

No conocía lo de "convidar a la inglesa", si lo de "despedirse a la francesa" (y mucho...), me enorgullece lo del trote "a la española", "...todo un bloque, sin alivio, ni trampilla...", y finalmente decirte, que los que fuisteis mis profesores me enseñasteis entonces, que es imposible "galopar al trote corto".
Una lección deliciosa mi Coronel, no como en la Academia...que también.