Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


12/3/13

MIURA: Bravos toros y Nobles caballos








Ganadería de reses bravas y caballos PRE de Miura


          La finca de Zahariche, al ser una dehesa de encina con abundantes pastos y que ocupa 600 Hectáreas del término municipal de Lora del Río (Sevilla), la hacen una finca ideal para la crianza de toros y caballos. Pacen alrededor de 650 reses de lidia, entre machos y hembras, pero también más de 70 cabezas de ganado caballar de pura raza española (PRE).
         La finca de los Miura impone ante todo respeto, como sus toros, y miedo a no pocos toreros que llegan a tentar eralas (vacas de 2 años) en los inviernos.  En eso algo tiene que ver la definición que de ellos dio Belmonte: “Esos toros son poder y sentido”

         La historia de esta ganadería también está marcada por toros bravos,  grandes gestas toreras y faenas importantes, como aquella del propio Juan Belmonte en Sevilla al toro Rabicano en 1.914, aquel primero que “se dejó” tocar las astas, cosa que entristeció profundamente al ganadero.


Amanecer en Zahariche, finca donde se crían los toros y caballos de Miura

         Razón de peso tenía, el que un día escribió: cuando se divisa la puerta de Zahariche, con las letras de madera y las calaveras... esa emoción que te embarga sólo puede ser culpa de un nombre: Miura”.


EL ORIGEN DE LA LEYENDA:

         Ni negar ni asegurar se puede que el origen de la singular casta de los actuales toros de Miura, no estuviese  vinculada con la labor de selección realizada por los frailes de la Cartuja de Jerez de la Frontera (Cádiz), que bien pudieron ser los primeros criadores de toros bravos y de caballos.

         D. Juan Miura, fundador de la ganadería más célebre de cuantas han existido en la geografía española, la forma en el año 1.842 con la cruza de 220 vacas de Gil de Herrera, 200 vacas y novillos de José Luis Alvareda, todas procedentes de Los Gallardo (de sangre cartujana), en El Puerto de Santa María. Procedente a su vez de los frailes cartujos y dominicos de Jerez y de Sevilla, que antes de la desamortización de Mendizábal estos monjes se dedicaban en Andalucía a la cría de bravo y de caballos, entre los cuales aún hoy tienen fama los cartujanos.



        Posteriormente en 1.850 y 1.852  se agregan reses procedentes de Dña. Jerónima Núñez de Prado (Cabrera)  y en 1.860 se agregan sementales de la casta Vistahermosa. A esta cruza hay que añadir la aportación de la sangre navarra a través de un semental regalado por el diestro Lagartijo y otro (castaño ojinegro) que regaló el propio Duque de Veragua. Además, han añadido aportación genética el semental "Banderillero" de la Marquesa de Tamarón (Parladé) y otro del Conde de la Corte.



        Cuando fallece  D. Juan en el año 1.855 se anuncia a nombre de su viuda doña Josefa Fernández; y un año después quedó en poder de su hijo D. Antonio Miura que la regentó hasta 1.893, año en que falleció, pasando a su hermano D. Eduardo Miura, que la tuvo hasta 1.917 en que la heredaron sus hijos D.  Antonio y D. José Miura Hontoria.



        En el año 1.940, sus propietarios se la cedieron a su hijo y sobrino D. Eduardo Miura Fernández.  Al morir este, en el año 1.996, la heredan sus hijos D. EDUARDO y D. ANTONIO MIURA MARTÍNEZ los cuales lidian con el nombre de “Hijos de D. Eduardo Miura” y en el año 2.002 pasa a anunciarse como “Miura”.




   Hermanos Eduardo y Antonio Miura, actuales propietarios de la ganadería brava y equina.



“Heredamos una tradición única y vamos a mantenerla” (Eduardo Miura)



         Don Juan Miura presentó oficialmente y por primera vez sus toros en una de las plazas madrileñas el (30-04-1.849). Posiblemente no habrá otra ganadería en España que haya permanecido con el mismo apellido titular, ni otro nombre que pueda ostentar este timbre de orgullo: Más de 160 años bajo un mismo titular.



Pelaje y características en la lidia:


 


         El Pelaje del Toro se caracteriza por su variedad. Siendo menos común el negro zaino. No es un toro astifino, sino de mazorca ancha, gruesa y generosa.

        La leyenda de este toro, el más indómito del campo bravo, ha sido forjada a través del tipo diferenciado y único de un toro con reminiscencias ancestrales. Las cruzas originales han dado como resultado un oro singular: alto de agujas, “agalgado” o levantado del suelo, largo, de gran caja, huesudo, manos y patas altas, fino de piel y algo lavado de cara, cuello muy largo y de gran resistencia.

         En la lidia es un toro cambiante, nervioso, que aprende mucho y rápidamente, de lidia despierta. También saltan toros de nobleza y fijeza, sin duda alguna por la aportación de la sangre parladeña. Toro espectacular desde su salida a la plaza y en el primer tercio. Sin duda, uno de los toros más ágiles que existen y más difíciles para torear. Esta ganadería es una de las mejores y más célebres de las ganaderías españolas y sus toros se conocen por ser unos de los más fieros.



        El toro de Miura pasa por ser el más terrorífico de toda la historia del toreo, aún ahora que ha modificado su comportamiento en relación con el que exhibía a finales del siglo XIX y durante las primeras décadas del XX. Todavía en la actualidad y a pesar de los cambios introducidos en su selección, los “miuras” siguen manteniéndose fieles a su historia y comportándose con frecuencia en el ruedo de forma distinta a la de los restantes toros. (Del libro “Prototipos raciales del toro de lidia” del Ministerio de Agricultura).



        Nos han obsequiado con muchas tardes de gloria pero desgraciadamente también nos han proporcionado algunas tardes de tragedia, como los dramas de Pepete, Llusío, El Espartero, Domingo Dominguín, Faustino Carreño y de estas últimas, la más recordada es: La muerte de Manuel Rodríguez “Manolete”, el 28 de Agosto de 1.947 en la Plaza de Linares (Jaén) hiriéndole de muerte el toro ISLERO. Ese día, murió un torero y nació un mito.




“Manolete” citando y toreando muy, muy cerca de los pitones a un Miura en la Maestranza de Sevilla.



        HIERRO:                                                                                 DIVISA:


                                                                                                      (En provincias): Verde y Grana

                                     


                                                      

                                                                    

                                                                                           
                                                                       (En Madrid): Verde y negra

                                           

                    


El hierro es una 'A' y una 'C' entrelazadas (A mayúscula con dos asas), iníciales de Antonio Cariga, antiguo propietario de las vacas mansas. 
SEÑAL DE OREJA: Hendido y muesca en la izquierda y despuntada con golpe en la derecha.

Alguna de las anécdotas que se han oído contar y que reflejan el carácter de los Miura:
        Una de ellas tuvo lugar cuando Su Majestad el Rey Alfonso XIII acudió a inaugurar la feria de muestras de Sevilla y fueron a recibirle a la antigua Estación de Córdoba las autoridades hispalenses. Entonces el monarca bajó del vagón y se dirigió primero al viejo Miura que al Alcalde, el Obispo y otros importantes cargos que allí esperaban, lo que provocó caras de extrañeza en todos ellos. El Monarca, dándose cuenta de la situación dijo: "no extrañaos, porque gobernadores se hacen todos los días, y Miura sólo hay uno en el mundo".
Otro hecho relevante:
        Es el del fabricante italiano de la famosa marca de automóviles Lamburghini, que tomando palabras de la tauromaquia para nombrar sus modelos, cuenta entre ellos al Lamburghini Miura, en referencia al encaste y por ser  Miura el nombre de una de las más míticas y conocidas ganaderías de toros.  

El Lamborghini Miura es un automóvil deportivo producido por la empresa italiana Lamburghini entre 1966 y 1972. Se fabricaron en su día, 765 unidades de este modelo. Entre su equipamiento y acabados, hay que poner especial atención a su pintura en color Rosso Corsa y en su marcador de velocidad podemos ver la cifra de 290Km. /h.




Lamburghini presentó por dos veces en Zahariche sus coches. La primera con D. Eduardo Miura Fernández en la entrada de la finca con un Lamburghini cuyo modelo da su propio apellido y la segunda con los modelos “Miura” e “Islero” en los cercados de Zahariche entre los toros.


CORRIDAS DE TOROS Y NOVILLOS 2012
Lidia tres toros en Castellón la tarde del 18 de marzo. Lidia tres toros en Castellón la tarde del 19 de marzo. Lidia toros en Arlés la tarde del 8 de abril. Lidia toros en la Real Maestranza de Sevilla la tarde del 29 de abril. Lidia toros en Nimes (Francia) la tarde del 26 de mayo. Lidia toros en Pamplona la tarde del 8 de julio. Lidia toros en Huelva la tarde del 5 de agosto. Lidia toros en Beziers la tarde del 15 de agosto. Lidia novillos en Algemesí la tarde del 22 de septiembre, para los novilleros Alberto Durán y Jesús Duque.

Año ganadero y faenas camperas

LA CUBRICIÓN


         Los propietarios de la ganadería Miura, antiguamente por San José echaban los toros a las hembras y se quitaban por San Juan. Actualmente  lo adelantan un poco echando a primeros de Marzo y se quitan en la misma fecha. Con ello se pretende asegurar que la madre tenga a su alcance los recursos naturales suficientes para alimentarse con holgura y afianzar así el buen mantenimiento del becerro.
 
NACIMIENTO DEL TORO
         Las vacas tienen nueve meses de gestación. El nacimiento de los terneros es de Diciembre a Marzo. Para parir, la vaca busca sitios resguardados. Suele tumbarse, pero si el vaquero está cerca, pare de pie. Una vez que nace la cría, la madre hasta que no lo limpia por completo, no le hace mucho caso. Después, la vaca brava lo defenderá contra cualquiera que se acerque.

        Tras mamar los calostros, la madre lo esconde para que duerma el sueño calostral, mientras ella va a comer. Un mes después, el ternero corre, juega, se pelea con sus compañeros, embiste y topa contra lo que tenga delante.

        Después de su nacimiento, se procede a ponerle los crotales que son un documento identificativo que lleva cada animal de la ganadería.



Ternero de un mes y varias vacas echadas detrás muy atentas a sus crías




















Grupo de vacas madres

























Grupo de terneros con sus madres, que al tener muy desarrollado su instinto maternal, mientras pastan, están en todo momento pendientes de su cría y se separan poco de ella.


Madre con su ternero de un mes.



























Ternero con un mes de vida.





























Otro grupo de vacas madres con sus terneros



Quizá, en las hembras, el aspecto más curioso por inesperado sea el del tamaño corporal, que cualquiera se imagina proporcionalmente tan grande como el que lucen los toros y que sin embargo no se corresponde en razón directa. De hecho, las vacas de Miura son de talla grande en relación con el conjunto de la raza, pero tienen un tamaño semejante al de las hembras de las líneas ganaderas que alcanzan más desarrollo corporal e incluso pueden verse superadas en algún caso.




EL DESTETE

        Después de la lactancia, viene el destete, que en esta Casa se realiza a caballo la separación de las madres sacándolas del cercado y dejando a los becerros en él. Se señalan las orejas en el campo con lazo, también a caballo y por supuesto el acoso y derribo. Debido a que algunos becerros nacen en Diciembre y otros en Marzo. Esta faena se realiza en el mes de Septiembre, por lo que suelen tener entre 6 y 9 meses.

      Los Miura, continúan manteniendo y haciendo las faenas camperas, como hace 80 años. El personal con que cuentan para llevarlas a cabo, son vaqueros y mayorales que han nacido aquí y lo tienen como una cosa natural.


 EL HERRADERO

        Herrar es la operación mediante la que se procede a marcar y numerar cada animal con el hierro de la ganadería y también a señalarle en las orejas. El herradero en la ganadería es un espectáculo cargado de emotividad y vistosidad incluso uno de los más laboriosos, haciéndose con paciencia y sin prisas, como todo cuanto sucede en ella.

       La operación se desarrolla en el mes de Septiembre, en la Plaza de Tientas de la finca Zahariche. Pasando de uno en uno, debido a su fuerza, se sujetan por cuatro o cinco hombres contra el suelo y se procede a aplicarle el hierro caliente, no al rojo.


Placa conmemorativa de la Plaza de Tientas y vista general de la misma.

         El reconocimiento y distinción de cada uno de los animales es imprescindible no sólo para el destino propio de cada uno de ellos, sino también para las labores de selección necesarias en cada camada. Los hierros de los que se sirve el herrador son 20: dos con el signo de la casa y los otros con los 10 dígitos repetidos, excepto el seis y el nueve.  

         En un gran lecho de fuego de propano (en otros tiempo se utilizaban de combustible, las boñigas secas del ganado) parecen descansar, al rojo vivo, los hierros que más tarde van a ser utilizados por las manos expertas de los ganaderos o algún miembro de la familia, pues es tradición en esta casa, que solo un Miura puede marcar las reses de su ganadería.









Hierros y el quemador, donde se calientan para el herraje.
             









Los datos de identificación

      Cuando las vacas paren, se les pone a las crías un crotal en la oreja, con un número de identificación que proporciona la administración competente. En el herradero se aprovecha para, una vez inmovilizado el animal, añadir un crotal con el mismo número en la otra oreja de las hembras, y en esta casa y por estética, retirar el que tienen los machos. Con obligación de conservar esta numeración se guardan cosidos a un papel con el número de fuego asignado, pues tienen que acompañar al animal el día que le lidie con el resto de la documentación, ya que para la Administración, esta es la única identificación válida

   Toda la operación será supervisada por los veterinarios técnicos del Libro Genealógico, quienes además reseñarán la capa del animal y efectuarán de manera individual las prácticas sanitarias pertinentes. 








     

Veterinarios técnicos del Libro Genealógico. Antonio Miura (sobrero de ala ancha), observando cumplimiento de normas.












Faena que se realiza enlazando al becerro por la pata izquierda para tirarlo al suelo, lo esperan dos, uno va a la cabeza y otro va al rabo. Una vez cogida, se le amarran las patas y se empieza a herrar. La gente sabe (embarbalas), coger a los becerros o vacas y doblarle el cuello para hacerla caer y sujetarla así hasta que se hierre. 



Veterinarios y Antonio Miura (con sombrero de ala ancha, inyectando vitaminas y desparasitando.





Hermanos Miura inyectando y herrando.





Acto seguido se les practica la  señal de oreja.                                    Marca Señal de oreja














Herrando Eduardo Miura, hijo y sobrino



















Herrando otro becerro, de derecha a izquierda: Eduardo Miura, su sobrino Matador de toros Eduardo Dávila Miura y su hijo Eduardo Miura. 


















Impregnando marcas herraje con aceite y zotal (para protegerles de infecciones y  moscas), una vez terminado, se suelta el becerro al cercado.








Los becerros, después del herradero salen y echan a correr hasta reunirse con el resto de la manada en el cercado; donde se les mantiene alimentándolos de paja, pienso o heno, durante diez o quince días, reponiéndose del trauma que significa esta operación. Vigilando especialmente en este tiempo, si muestran alguna reacción en las heridas de las marcas.











Hierro Ganadería de  Miura












         Cuando los becerros tienen entre seis y nueve meses de edad se les separa de sus madres y son encerrados en un corral para identificarlos a fuego. Las señales necesarias son las siguientes: en la solana, la sigla de la asociación ganadera a la que pertenecen, en la paletilla el guarismo, en el costillar el número y en el anca o cuadril el hierro al que pertenece. Acto seguido se les practica la señal de oreja retirándoles el crotal. La señal es un corte o marca de distintas formas que se realiza en las orejas. La maniobra se denomina fañar.

       El número en los machos, no supera las dos cifras, empezando cada año  una nueva numeración.
         
       El número en las hembras, va desde el 1 hasta el 999, así que pueden llegar a  llevar tres.



Imagen que muestra todos los hierros que se le colocan al becerro/a durante el herradero, excepto la Divisa, que se le coloca justo antes de la salida del animal por la puerta de toriles para ser lidiado en el ruedo.  





Hierro arriba y abajo
        En 1850 D. Juan Miura vuelve a comprar una punta de vacas a Dña. Jerónima Núñez de Prado (Cabrera) y a instancias de su hijo D. Antonio Miura deciden herrar las vacas madre de manera diferente para tener un idea clara de lo obtenido en un futuro de la procedencia de “Alvareda” o “Cabrera”.
        Hoy en día vemos a ganado herrado con el hierro arriba en el anca y otros abajo del anca. Por lo tanto, arriba indica procedencia “Alvareda”, hierro abajo indica procedencia “Cabrera”. Que según los actuales criadores, no significa ya gran cosa, porque está todo muy mezclado, más bien lo hacen como referencia y costumbre heredada dentro de la sucesión de las vacas madre ya que no siempre se ponen los mismos sementales.

Herrando arriba procedencia “Alvareda” y herrando abajo procedencia “Cabrera”

    LA RECRÍA

        A partir del herradero el becerro continúa su crecimiento y va desarrollando sus instintos y su aprendizaje. Es una etapa en la que los animales son apartados atendiendo a su sexo y edad hasta el momento de la tienta o embarque.

AÑOJAS


























AÑOJOS






Cuando son añojos prácticamente forman un único grupo, pero con la edad, se van haciendo cada vez más individualistas y se hermanan muy poco con los demás toros.


ERALAS (2 años)
























Eralas espectaculares en su pelaje y cornamenta – encaste Miura

ERALES (2 años)























Erales midiéndose y disputándose el liderazgo en el cercado



Erales con la planta característica del hierro



UTREROS (3 años)























Utreros (cárdenos), preciosos ejemplares con la aureola de Miura 

CUATREÑOS
































Espléndidos Cuatreños con la corpulencia propia de los temibles Miura


CINQUEÑOS  
















¡VAYA PAVOS! Como se diría en el argot taurino.  



EL TENTADERO DE MACHOS



            La Tienta es la prueba más importante de cuantas se hacen a los animales para medir su resistencia y bravura. Procede, como otras labores camperas, de finales del siglo XIX y se generaliza desde principios del siglo XX.

        La mejor selección del ganado, es el tentadero a campo abierto (o de acoso y derribo) se realiza con machos de dos años (erales) y deben seguir una serie de pasos concretos. Los erales no deben ser toreados jamás, sino tan sólo ser llevados al caballo. De lo contrario quedarían inútiles para la lidia, pues una de las características  de los toros bravos es que aprenden, es decir, una vez que toman un capote no lo olvidan jamás y al salir al ruedo distinguen con precisión al torero del engaño.

         Acosar y derribar es una forma de caza no sangrienta del animal. La prueba de bravura comienza por el derribo del animal, precedido por el juego de hacerlo correr hacia la querencia, donde le esperan las picas.

        El tentadero a campo abierto, lo hacen pocas ganaderías, primero porque es fundamental el CORREDERO y la querencia del becerro.  Si éstos, no tienen querencia, el eral entonces no es libre de irse o quedarse y pelear. Lo bueno es que cuando el becerro sale del RODEO, donde están todos juntos y lo corre la Collera de garrochistas, que el becerro venga a favor de su querencia galopando para poder acosarlo, es decir, correr detrás de él hasta que su carrera disminuya y que ésta sea más uniforme. Esta fase dura hasta que el eral, como dice el argot, "está hecho", llegado ése momento, el toro está acosado pasándose al derribo. A los hermanos Miura, les gusta mantener las tradiciones, y a ésta, ellos, le encuentran utilidad.



        El RODEO: Corral donde esperan las reses para su acoso y derribo. Los erales se quedan con los Bueyes en él desde primeras horas de la mañana. De ahí, los jinetes de la casa Miura, a caballo, van sacando de uno en uno a los  becerros, y la Collera esperándoles fuera, los recoge, los trae al corredero y los acosa y tienta.





















Esta faena la realizan entre dos jinetes. El que galopa por el CORREDERO tras el eral, a su derecha, es el que derriba a la res (el garrochista). Al que acosa por el lado izquierdo se le denomina amparador






















Esta faena campera, suele efectuarse en el mes de Febrero y a parte del personal de que dispone la ganadería, se invita a una serie de amigos, que son aficionados a la garrocha y el caballo y saben ejecutarla. En esta ocasión, había doce Colleras para el Acoso y Derribo de los becerros.



Eduardo Miura (de espalda), reunido con la Collera formada por su hermano Antonio e hijo Eduardo, preparados con sus garrochas.


    Hay  unas normas para correr y se empieza según la antigüedad. Siempre abre el acoso y derribo la Casa, en este caso Antonio y Eduardo Miura (hijo) por ser de ella, y cierra el más moderno.


Collera, corriendo a la res para intentar su derribo, en el argot: soltar
































Garrochistas derribando a la res, lo que se conoce por echada

         Una vez enfadado el animal, encelado, para que embista, el garrochista, lo coloca con su caballo contra querencia frente al picador, éste le llama, y según la manera de arrancarse, la pelea que hace en ese momento con el caballo, los hermanos Miura, observan al eral sus hechuras, como es morfológicamente, miran su reata, su madre, como es la abuela, la bisabuela, como da y van tomando nota. Lo difícil, dicen ellos, es saber interpretar los mensajes que manda en ese momento el becerro. Una vez que pasa todo esto, se mete en la Plaza de Tientas y se le hace la Retienta, que es la Tienta definitiva para saber si va para padre o al matadero.




























Garrochista llevando el becerro al Picador



























Picador, señalando  con un puyazo al becerro.






Antonio Miura, mirando atentamente el comportamiento del becerro mientras se arranca hacia el caballo, y de lejos, el Mayoral Manuel García Ruíz, observando.







Becerro, acometiendo al caballo del Picador. Una vez picado el eral, él sólo, se vuelve a la querencia hacia su cercado, donde le esperan los bueyes.





COLOCACIÓN DE UN “ESQUILO” O CENCERRO

         Por tradición, se les coloca a los bueyes cuando comienza la temporada de lidias (antes del primer Embarque), y se les quita cuando ésta termina, hábito que los Miura siguen manteniendo.  Aunque actualmente la mayoría de las  ganaderías se lo dejan puesto todo el año.

        La anterior temporada no fue colocado, en señal de respeto y duelo por el fallecimiento de su señora madre Dña. Mercedes Martínez Miura, como acostumbra llevar a cabo esta familia ganadera cuando pierde a un ser querido.  Y en ésta, se retrasa la puesta del mismo hasta cumplir el año de duelo.

EL EMBARQUE

      Esta es la ÚLTIMA FAENA  que se realiza antes de la Lidia. Consiste en primer lugar, en apartar los toros reseñados para una corrida y posteriormente embarcarlos en el camión que les llevará a la Plaza. Una vez en ella, la mañana del día del festejo, se hacen los lotes y se realiza el sorteo después de haber pasado un segundo y último reconocimiento veterinario. Terminado el sorteo los toros se enchiqueran individualmente, y allí permanecerán a la espera de ser lidiados.

       Como anécdota del sorteo de los toros, hay que decir que Islero, toro que le tocó en suerte a Manolete y que en Linares acabó con su vida, no le había tocado en el sorteo. Le correspondía lidiarlo a Gitanillo de Triana, pero el apoderado de Manolete se encaprichó con Islero y cambiaron los lotes.




 DISPOSICIÓN  DEL  EMBARQUE
        Nadie conoce mejor al toro bravo, vaqueros y mayoral (Manuel García Ruíz), son los sabios de la dehesa. Intuyen todas las reacciones de estos animales y durante años han trasladado su sabiduría de padres a hijos. Llevan muchos años trabajando en la casa de los Miura e intentan hacerlo todo despacio y como se ha hecho siempre. Es un toro especial y hay que andar con él con mucho cuidado, sin violentarlo.

       Para traerlos al pasillo hay toda una técnica, primero despacio, como si no pasara nada, se les arropa con los bueyes para que los toros no puedan en ningún caso volverse y después, arrearlos hacia el extremo opuesto del cercado.

       

La parada de Bueyes (en la ganadería hay entre 18 y 20), arropa a los toros de tres en tres y a veces de dos en dos hasta que  llegan a un pequeño corral. Hay que fijarse en la cantidad de bueyes que son necesarios para arropar al toro de Miura.






















Antonio Miura, detrás de los toros y bueyes dentro de la “mangá”, llevándolos hacia el corral de embarque



        El “RELÁMPAGO”, vaquero que va abriendo camino a galope tendido entrando en la “mangá” (pasillo), no puede cometer ningún error o fallo, porque sino los toros le pasarían por encima. Tradición perdida y que solamente se conserva en esta Casa desde hace 160 años. (Éste, al estar todavía convaleciente de una grave lesión sufrida, no ha podido asistir al embarque de los toros)
























Toros y bueyes entrando en el corral para su posterior embarque
        Desde el  corral, van a ser separados para que de uno en uno vayan entrando en el pasillo que los llevará hasta el cajón sobre el camión. Los bueyes van por delante, el toro entra justo por detrás siempre unido a los cabestros hasta que llega a quedarse solo justo antes de entrar en el cajón.
       

       
        Cuando los toros van entrando en el cajón, tiene que haber un silencio absoluto. Es preciso mucho cuidado para evitar que los toros se dañen con las instalaciones, puesto que no se les podría embarcar en el caso de que sufrieran algún desperfecto como rotura de pitones...



1.- Los bueyes con el toro detrás de ellos, entrando por el pasillo desde el corral. 2.- Separando los bueyes para que el toro quede aislado. 3.- Toro aislado para entrar en el cajón. 4.- Subiendo al camión que le trasladará a la Feria de Valencia.


Corral donde se recogen los cabestros después de salir del pasillo y aislado  el toro.


EL CABALLO DE MIURA

        El apellido Miura, estando relacionado con la cría del toro bravo, actividad por la que es mundialmente conocido. El caballo es pieza fundamental en ella para el manejo del ganado bravo y su cría se ha desarrollado de forma paralela a la brava, siendo su principal función dar caballos para la cría de los toros.


       La ganadería caballar donde se gesta una línea de caballos españoles (PRE) desde el siglo XIX que ha dado nombres como “Panadero”. Nace en el año 1842, a la par que la ganadería brava. La actual línea la forman en aquella fecha yeguas de Juan José Zapata, vecino de Arcos, de José Calero, de Almonte, así como ejemplares de Pedro Moreno. Además, los primeros sementales que cubrieron en la ganadería fueron del hierro de Vicente  Romero.



      “Panadero” era hijo de “Lebrijano III” (Yeguada Militar) y de una yegua de la casa (“Panadera V”, por “Partidor VI”). Fue un caballo que se vendió con tres años a un cliente de Madrid. Posteriormente estuvo un tiempo en Jerez donde Álvaro Domecq Romero lo tuvo en la finca Los Alburejos como semental. Aquí nació “Invasor”.    



 La saga de “Panadero”:










          Es el padre de uno de los caballos más importantes de la Doma Clásica española, “Invasor”, la montura de Rafael Soto. Fue medalla de BRONCE por equipos en los JUEGOS ECUESTRES MUNDIALES 2.002 de Jerez y medalla de PLATA por equipos en los JJOO de ATENAS 2.004. En los años 1.998, 1.999 y 2.000 fue Campeón de España.


















Invasor con Rafael Soto en los Juegos Ecuestres Mundiales 2.006 de Aachen










Yeguas de vientre, FLORERA (torda) y GRAJITA (castaña) hijas de “Panadero”









































Yeguas de tres años, todas nietas de “Panadero” por padre, esperando salir a la dehesa. Las yeguas sólo están estabuladas de mañana, cuando necesitan ayuda de pienso. En la ganadería, hay cuatro yeguas más, nietas de “Panadero” por madre









































Patio de Cuadras y Boxes, a la derecha el Cortijo


Yeguas en el cercado

Al cuidado de ellas está FRANCISCO, del que quiero destacar, que es la cuarta generación familiar trabajando en Zahariche.   

























Yeguas chapoteando en el agua con su galope



Yeguas pastando, en otro cercado, los toros (cinqueños)






























Potros de 2 y 3 años




Potros añojos, PRE y algún Há.


        El caballo de Miura tiene buen carácter y corazón. Es valiente y tiene además buenas condiciones para el paso y el galope, los aires fundamentales para el manejo de la ganadería brava. En ocasiones es sometido a un durísimo trabajo. Se utiliza diariamente para el repaso del ganado: el apartado, el destete, señalar los becerros a campo abierto, encierros de toros o el acoso y derribo. “Todo ello ha hecho de él un animal muy funcional, capaz de realizar todo este trabajo duro”, por lo que está dotado de gran resistencia. La casa Miura mantiene, que la virtud principal de este caballo, debe ser la funcionalidad pero nunca exenta de una buena morfología. La capa que predomina en esta ganadería es la torda.































Nicolás, jinete de la ganadería, haciendo trabajos característicos de “doma vaquera” con 
PARTIDOR de 5 años, castrado.
































Con PARTIDOR, haciendo una “Parada a raya”


       Los caballos que se venden salen de esta casa con tres años enseñados al trabajo a la cuerda e incluso con la montura echada, con lo cual cada uno puede dedicarlo a la disciplina que lo crea oportuno. Además de los PRE. disponen de caballos de otra raza, como el Hispano árabe (Há.).




Semental PRE OJEROSO (2.008), nieto de “PANADERO” por padre JADMINITO VI. Por madre OJEROSA
































Nicolás, trabajando a OJEROSO







Semental PRE FLORERO (2.009), nieto de “PANADERO” por madre FLORERA. Por padre PÉNDULO (hierro Pallarés).

































FLORERO, trabajando al galope



         La Yeguada PRE de los hermanos Miura no acude con mucha frecuencia a los concursos morfológicos, aunque si son muchos los premios obtenidos en ellos. Sin embargo conocen perfectamente los cambios y las modificaciones que sufre el sector. Tienen unas buenas cuadras y el picadero son las 600 hectáreas de finca por donde los caballos trabajan. También se dedican a algo inusual, como es la cría de Asnos, pero sobre todo poseen un CABALLO excepcional y fiel súbdito del Rey de Zahariche: EL TORO DE LIDIA.




Hermanos Miura con el autor del reportaje en la Plaza del Cortijo, dedicada por la “Peña Taurina Peñaflorense” a su padre EDUARDO MIURA FERNÁNDEZ.


Fotografía hecha por Eduardo Zamora (gran amigo y acompañante en estos reportajes), después del Embarque de los toros a la Feria de Valencia


        Ha supuesto para mí una gran satisfacción, tener el privilegio de haber podido contemplar tan de cerca esta mítica ganadería, que por su historia y leyenda, es sin duda la más conocida del mundo. Y agradecer a los hermanos D. Eduardo y D. Antonio Miura, las facilidades que me han brindado para ser testigo directo de su eficacia ganadera y tradicional del siglo XIX, mantenida en pleno siglo XXI. Ahora comprendo mejor, lo indescriptible que es y lo que le hace distinta a las demás. Mis más sinceras felicitaciones por todo ello.



Francisco Javier de la Uz Jiménez

10 comentarios:

Cristina Fdez. de Valderrama Alonso dijo...

Bellísima la entrada.

Eduardo Zamora Torres dijo...

En cuatro palabras quiero resumir este reportaje: MAG NÍ FI CO.
Javier, enhorabuena. Qué bien has condensado la vida de un toro de lidia. Has repasado todos sus estadíos.
Gracias por haberme invitado a acompañarte en las sucesivas visitas a esta mítica ganadería. Reportaje que gustará incluso a los no aficionados al toreo. Se puede apreciar cómo vive un toro de lidia su vida. Tiene todo lo que quiere: espacio, comida, bienestar, lujo, etc. Gracias a la Fiesta Nacional, se puede seguir manteniendo este tipo de raza de toro. Al final se le da la opción de luchar en la arena.
Otra caso llamativo de la cría del toro de lidia es el gran número de puestos de trabajo que necesita.
Yo soy un viejo aficionado a la fiesta de los toros. Esta vivencia no la había tenido nunca. Me ha alegrado mucho el conocerla.
Tambien yo le quiero dar las gracias a los hermanos Miura, Eduardo y Antonio, por su señorío y por la amabilidad para con nosotros y la buenisima atención prestada. Muchas gracias.

Chevi Sr. dijo...

Sé que me repito, pero no me queda otra: IMPRESIONANTE.
Agradecer, por la parte que me pueda tocar, las facilidades que, la tan prestigiosa ganadería, te hayan podido dar para hacer este IMPRESIONANTE trabajo.

Santi Z dijo...

Magnífico (como siempre), muchas gracias.
SantiZ

Anónimo dijo...

Javier, fantástico el reportaje. Como siempre.
Gerardo de la Maza

G. uillermo dijo...

¡Olé!..Javier,me tienes "entregao".
¡Qué gran colaborador tiene el blog contigo!.
Te voy conociendo..y me esperaba algo así, sobre los toros y los caballos,desde tu gran calidad.
Enhorabuena.....

Mariano Zamora Torres dijo...

He leído con mucho interés el reportaje que has realizada en la ganadería de Miura sobre los Bravos toros y los Nobles caballos. Una lección para los que no estamos al día en los entresijos del mundo ganadero. Creo que los hermanos Miura se habrán sentido orgullosos con el reportaje. Enhorabuena. Espero que sigas publicando trabajos similares a este. Y que cuentes con tu ayudante "de campo", entusiasta divulgador de tus reportajes. Mariano Zamora Torres

Anónimo dijo...

Pañuelo naranja y salida a hombros por la puerta grande, Javier. Enhorabuena por este documento acerca de los pavos por excelencia.
José Luis Hernangómez

Anónimo dijo...

Estimado Javier: he leído tu magnífico reportaje. Muy bien el texto y muy bien las fotos. Me ha gustado mucho. Espero que lo pasaras bien haciéndolo: eres un privilegiado. Sigue haciendo más y los disfrutaremos, aunque tardemos bastante, como en esta ocasión. Pero ha merecido la pena esperar.
Un saludo.
Isaías

Gonzalo Ramos Aranda dijo...

Mi poesía, mi . . .

TORO MIURA

Denominación de origen,
genes e imagen te rigen,
ganadería de fortuna,
miura, cuernos de la luna.

Encaste de sangre sana,
de crianza muy sevillana,
ancestral reminiscencia,
cruzas benditas, . . . esencia.

Indómito en campo bravo,
cornúpeta, ¡olé, bravo!,
que pelaje, alto de agujas,
como muges, fuerte bufas.

Agalgado, de gran caja,
un sansón que no se raja,
de patas altas, huesudo,
fina piel, largo, tozudo.

¡Que cara tan seria tienes!,
¡que agilidad, que vaivenes!,
eres leyenda viviente,
digno de una espada ardiente.

Me gustas zaino o mulato,
colorado, color grato,
cárdeno, berrendo, sardo,
castaño es igual a pardo.

Mira, mira, toro miura,
toro miura, mira, mira,
más de media tonelada,
mira no te falta nada.

Toro, toro, que te apura,
miura de la estirpe pura,
toro de lidia, cinqueño,
del ganadero eres sueño.

Das muestra de tu realeza,
con presencia, con fijeza,
con franqueza y transmisión,
tú sí cumples tu misión.

Toro de fuerza y bravura,
trapio, casta, toro miura,
fiereza, raza, nobleza,
muy bien puesto de cabeza.

Miura de la estampa fina,
valiente el que se te arrima,
toro bello, muy astado,
Señor toro, bien armado.

Hay que rezarle a la Virgen,
¡mucho respeto a tu origen!,
juntar maestría y buena suerte,
si no, la cornada . . . o muerte.

Apis que a diestros heriste,
a Manolete tendiste,
“Islero”, mortal cornada,
capote, mortaja . . . nada.

Toro, más torero es arte,
¡ay! quién pudiera torearte,
pilar de corrida brava,
la tauromaquia es sagrada.

España, plaza y arena,
muleta, estoque, faena,
primor del genio taurino,
vida que sella el destino.

Miren todos como embiste,
¡toro con gloria . . . naciste!,
ritual, sacrificio, fiesta,
tu muerte . . . por Dios dispuesta.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 13 de marzo del 2013
Dedicado al Gran Chef, Juan Adrián Ortiz Nieto
Reg. SEP. Indautor No. 03-2013-051712171201-14