Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


5/6/12

Educando de Banda del Alcántara

Como consecuencia de un correo recibido por el Ilustre Poeta Oscar Vidal Rodriguez, hago esta oportuna y tremendamente emotiva, en mi opinión, entrada.

La muerte heroica de un Educando de Banda

Fotografías


DEDICATORIA:  A los gloriosos jinetes del Regimiento de Caballería “ALCÁNTARA” Nº14 (Veterinarios y Educandos incluidos), que en la tarde del 23 de Julio de 1921, ofrendaron su vida a la Patria, al cumplirse el LXXXV Aniversario de su heroico y sublime sacrificio.

Campamento del Hipódromo (Alcántara 1909)

Cuartel del Hipódromo (Alcántara 1912)

<><><><><><><><><><><><><><>
EL SBTE. MAESTRO CON EL EDUCANDO DE BANDA.
1942
La monjita que acompañaba al muchacho, en uno de los primeros días de Enero de 1921, hasta el acuartelamiento del Regimiento de Caballería “Cazadores de Alcántara” Nº 14, era la misma que catorce años atrás se encontraba de guardia junto al torno del hospicio donde era depositado un niño en un cesto de mimbre y con una nota escrita a lápiz donde con cierta dificultad podía leerse: “Este niño no ha sido bautizado, cuiden de él por amor de Dios y hagan que el día de mañana sea un hombre honrado y de provecho”.  Durante el trayecto, la monja iba recordando esa fría noche de Enero de 1907, cuando, medio adormilada en su guardia, creyó sentir el tintineo de la campanita, producido por el desplazamiento circular del torno al girar sobre sus goznes, así como los pasos presurosos al alejarse, de la persona que había depositado en él la cesta con el niño en su interior.  Y este era el muchacho, todavía un niño, que educado por la comunidad religiosa del benéfico centro durante sus primeros 14 años, camina hoy a  su lado con cierta tristeza reflejada en sus ojos, al tener que abandonar el centro donde se crió, pero con la alegría que le producía el saber que, si todo iba bien,  ese mismo día podría vestir el honroso uniforme de la Caballería Española; ya que desde meses atrás y esperando tener cumplida la edad reglamentaria, había venido manifestando su deseo de “sentar plaza” como educando de banda para luego seguir la honrosa carrera de las armas y poder alcanzar con su esfuerzo y estudio los nobles y honrados galones de Suboficial Maestro de Banda del Arma de Caballería.  Empleo éste, que ya habían alcanzado varios de sus mas antiguos compañeros del hospicio, para honra, satisfacción y estímulo de esta  noble, caritativa y benéfica Institución.
No hubo problema alguno en la filiación del muchacho. El Coronel prometió a la monjita que podía marcharse tranquila, ya que desde ese momento el chico quedaba bajo su protección y al amparo del glorioso Estandarte del Regimiento.  Reconocido por el capitán médico y declarado “útil y apto” para el servicio de las armas, el chico fue filiado como “Educando de Banda” voluntario, por un período de cuatro años y “sin opción a premio”. En el mismo acto, el Sr. Coronel ordenó al Suboficial Maestro de Banda del Regimiento que se hiciera cargo del nuevo educando, al que iniciaría en la enseñanza de los toques de clarín y de trompeta reglamentarios en la Caballería y de cuyos progresos le tuviese puntualmente informado. Esto, sin menoscabo de la asistencia del muchacho a las Academias Regimentales para que siguiera progresando en el noble arte de la escritura, la lectura y las cuatro reglas fundamentales de la aritmética. Ordena finalmente el Coronel al Subayudante, que por la sastrería del Cuerpo se le confeccione un uniforme de paseo al nuevo educando adecuado a su edad y estatura. 
Han transcurrido ya seis meses desde aquél día y ahora estamos en el mes de Julio del citado año 1921. El Regimiento de Cazadores de Alcántara se encuentra destacado, en misiones de campaña, en las desérticas llanuras de Annual, Zona Oriental del Protectorado de España en el Norte de África.  Durante los días 21 y 22 del citado mes de Julio –días tristísimos para la Patria- se ha producido el derrumbamiento de la Comandancia General de Melilla, y la propia plaza de Soberanía española ha estado a punto de caer bajo las hordas rifeñas, sublevadas contra España por el cabecilla Abd-el-Krim. De la Península, acuden en socorro de la plaza melillense varios batallones de Infantería y con la mayor urgencia se trasladan también hasta Melilla, desde la Zona Occidental del Protectorado, los Regulares de González Tablas y el Tercio de Extranjeros  al mando de su jefe, el Teniente Coronel Don José Millán  Terreros.
<><><><><><><><><><><><><><>
MELILLA RGTO.DRAGONES DE ALCANTARA
 Nº 15, 1958, SARGENTO MAESTRO.
En Annual nuestras tropas han sido masacradas por las cábilas de harqueños declarados en rebeldía, y la desesperación, el pánico y el desaliento han cundido entre nuestros soldados y han llevado a la deserción de la mayor parte de unidades indígenas que servían bajo nuestra bandera. El Comandante General de Melilla, Don Manuel Fernández Silvestre ha muerto, al parecer disparando su pistola contra el enemigo, aunque su cadáver nunca fue encontrado.(1) Esforzándose en impedir esta insólita desbandada han caído con honor los coroneles Manella y Morales, encuadrados ambos a las órdenes directas del Comandante General. La palabra “Desastre”en esta ocasión, reviste con toda intensidad su cruda acepción terminológica. 
El General de Brigada de Caballería Don Felipe Navarro y Ceballos-Escalera, 2º Jefe de la Comandancia General asume el mando y concentra las dispersas tropas en Dar Drius, para intentar desde allí la retirada a las sucesivas posiciones de El Batel y Tistutin (donde comienza el ferrocarril minero que facilitará la evacuación de heridos y enfermos hasta Melilla), para enlazar posteriormente con Monte Arruit y esperar allí, en posición defensiva, la llegada de refuerzos urgentemente solicitados. A las tres de la tarde del día 23 de Julio, el General Navarro ordena la retirada hacia la posición de“El Batel”, si bien preocupado sobremanera por el bajo estado moral de las tropas con el consiguiente detrimento de la disciplina. De la protección de la columna encarga al Regimiento de Caballería “ALCÁNTARA” Nº 14, que tras la muerte heroica de su coronel Don Francisco Manella Corrales, ha tomado el mando, el Teniente Coronel Don Fernando Primo de Rivera y Orbaneja, ilustre jefe del Arma de Caballería, Profesor de Equitación Militar y hermano menor del Teniente General de sus mismos apellidos. Don Fernando sabe que la papeleta que le ha encargado el general es de difícil solución. En una palabra, el cumplimiento de la misión implica que el Regimiento se ha de sacrificar, si preciso fuere, en beneficio del resto de sus compañeros de armas. En el Regimiento, a nadie se le oculta la gravedad de la misión encomendada.
Río Igán.

<><><><><><><><><><><><><><>
Rió Igán, donde el 23 de julio de 1921 el Regimiento de Caballería de Alcántara,
se inmoló gloriosamente cubriendo la retirada de las tropas en su repliegue hacia Monte Arruit
<><><><><><><><><><><><><><>
GRUPO DE CABALLERIA ALCANTARA
CONDE DUQUE MADRID AÑO1942.
Puesta en marcha la columna, escoltada por los escuadrones de “Alcántara”nuestras tropas avanzan sin novedad, si bien y a poco de comenzar el avance ya tiene el Regimiento que dar su primera carga, pues un pequeño convoy, con los heridos más graves , estaba siendo atacado por los harqueños. El teniente coronel manda cargar a uno de sus escuadrones, haciendo replegarse al enemigo y consiguiendo que el convoy se abra paso y llegue sin novedad a Melilla.  Sobre las cuatro de la tarde, y tras una hora de marcha , la columna logra alcanzar el cauce del Río Igán, que en este mes de Julio baja completamente seco.  Allí han tendido los moros una emboscada a la columna y de improviso el fuego rifeño se hace patente desde los montes y laderas cercanas. El enemigo, muy superior en número y crecido por la victoria sobre nuestras tropas en Abarrán, Igueriben y Annual, ataca decidido sobre nuestros desmoralizados efectivos. El Teniente Coronel Primo de Rivera sabe que ha llegado la hora del sacrificio. El Regimiento entero sucumbirá, si es necesario, para que la columna pueda progresar hasta alcanzar “El Batel”. Reagrupado el Regimiento, el teniente coronel manda que los escuadrones formen en “línea de a cuatro”, para acto seguido, con su voz fuerte y bien timbrada, arengar a sus soldados:

 “Ha llegado para nosotros la hora del sacrificio. Que cada cual cumpla con su deber. Si no lo hacéis, vuestras madres, vuestras novias, todas las mujeres españolas dirán que somos unos cobardes. Vamos a demostrar que no lo somos”. 
El joven educando de nuestra historia que habíamos dejado recién filiado el día de su ingreso en el Regimiento, pese a su juventud y al corto tiempo que lleva en el mismo, actúa ya como “trompeta o clarín de órdenes”, y ocupa su puesto en formación “a dos largos de caballo y a la izquierda” del que monta el jefe, esperando con el clarín pegado a los labios la orden de este para dar los toque reglamentarios. Intuyendo que hoy va a ser un día de gloria para el Regimiento, ha adornado su clarín de mando con vestiduras de gala, figurando en su anverso bellamente bordadas las armas de la Caballería y en el reverso, sobre fondo blanco la Cruz flordelisada de la Orden de Alcántara, bordada en verde, que da  nombre al Regimiento. El Teniente Coronel lo mira fijamente y compadecido quizás por su extrema juventud, le ordena retirarse a retaguardia junto al resto de la banda, pues no lo necesita, le dice, toda vez que mandará el Regimiento “ a la voz”. El joven trompetilla hace como que obedece y simula retirarse, pero en su mente resuena aún con fuerza la fórmula de su reciente juramento al Estandarte, en lo que dice de “Obedecer y respetar siempre a vuestros jefes, no abandonarles nunca...”. Y si había jurado esto ¿cómo iba él a “abandonar” a su Teniente Coronel en estos momentos de peligro?. Jamás lo haría, sino podía combatir como educando lo haría como soldado, pues ya dejó de ser un niño el día que vistió el honroso uniforme de la Caballería.


EL REGIMIENTO DE ALCANTARA,EL MAESTRO CON
SU BANDA A CABALLO DANDO LA SALIDA
DEL RGTO. PARA EL COMIENZO DE LA INSTRUCCION.


Puesto el Regimiento al paso, el Teniente Coronel desenvaina y a la voz ordena a sus escuadrones : ¡Saquen... Sables!, y los sables de los jinetes de “Alcántara” brillan refulgentes cual rayos cegadores al salir de sus vainas, mientras golpean con sus espuelas los ijares de sus caballos para pasar “al trote” y alcanzar poco después el galope. De nuevo suena potente la voz del Teniente Coronel Primo de Rivera ordenando: ¡Para cargar! . Y acto seguido da la voz ejecutiva : ¡Carguen! ¡VIVA ESPAÑA!.  Como un alud impetuoso la masa de jinetes arremete contra los harqueños recibiendo al descrestar un nutrido fuego de fusilería, que hace aumentar el galope hasta convertirse en un huracán desenfrenado.  El combate adquiere una fiereza descomunal. Las cargas se suceden pero el enemigo es muy superior en número y además domina perfectamente el medio y conoce palmo a palmo el terreno en que combate. Las bajas en los escuadrones empiezan a ser muy numerosas. Nuestro trompetilla de órdenes, con el clarín colgado a la espalda, clava las espuelas a su caballo y combatiendo como soldado, su sable, al que su débil brazo le cuesta trabajo sostener, se abate terrible buscando una y otra vez el cuerpo del enemigo.

Pero ahora, un golpe seco en el pecho seguido de un fuerte dolor junto al corazón, le hacen tambalearse en el caballo al haber sido alcanzado por una bala rifeña . Derribado al fin, la vista se le nubla y a su mente acude la imagen de una bella mujer que le sonríe y le llama con cariño a su lado. La dama que así se le presenta en su mente febril no es otra que su madre a quien nunca conoció. Después la oscuridad, el vacío, la nada. El joven educando había dejado de existir. De su cuello aún pende su clarín engalanado, salpicado ahora por la sangre tan generosamente derramada.



A estas alturas del combate, el Regimiento ha sufrido un gran quebranto. (también las bajas de los rifeños son muy numerosas).  Exhaustos jinetes y caballos por las cargas que llevan dadas, el tormento de la sed se hace insoportable. Una oscura costra formada por el polvo y el sudor surcaba el curtido rostro de los jinetes de Alcántara, denotando bien a las claras las varias horas de feroz refriega soportadas bajo el ardiente sol africano.  El desánimo parece que empieza a cundir entre los soldados. Y es en estos momentos de suprema angustia, cuando el Teniente Coronel Primo de Rivera, erguido majestuosamente sobre su caballo “Vendimiar”, un magnífico ejemplar español “pura sangre”, que el ilustre jefe maneja con singular maestría , arenga de nuevo a sus soldados y les pide un postrer sacrificio: El Regimiento va a dar su última carga (la octava); si bien, y dado el grado de extenuación de jinetes y caballos, se va a producir un hecho histórico en los anales de la Caballería:

 El Regimiento, altamente disminuido por el gran número de bajas, va a dar esta última carga con los caballos ¡Al paso! .

DESFILE MILITAR DEL ALCÁNTAR EN JAEN 1962.

En la extrema retaguardia se encuentra formada a caballo la banda Regimental integrada por 13 jovencísimos “Educandos de Trompeta” – a los que hay que deducir la baja del trompetilla de nuestra historia tan gloriosamente caído- , y al mando del Suboficial Maestro de Banda del Regimiento. Se encuentra también formados en retaguardia, los tres Oficiales Veterinarios, junto al Capellán(2) y al Teniente Médico. Enfrascado el “pater”en reconfortar espiritualmente a los soldados moribundos, y esforzándose el médico en curar a los heridos y aliviar sus sufrimientos; todo ello bajo el fuego enemigo y con los precarios medios clínicos de que dispone.

Enardecidos por la vibrante arenga de su Teniente Coronel, los escuadrones de “Alcántara” vuelven de nuevo sobre los moros, pero– como se ha dicho- a estas alturas del combate, las fuerzas van faltando y los caballos apenas si responden a las espuelas de sus jinetes. Carga por última vez “al paso” el Regimiento, adentrándose con brío entre las zarzas y parapetos de los rifeños y bajo una lluvia de encendidas balas. Muchos de los jinetes caen derribados en tierra y aún se defienden, sable en mano, del enemigo que les rodea. Atentos a la arenga del Jefe del Regimiento, y expectantes ante el cariz que está tomando la desigual pelea, los tres Alféreces Veterinarios (Veterinarios Terceros en la denominación oficial) saben que ha llegado también para ellos la hora del sacrificio. Pese a ser “Oficiales Facultativos” (sin mando de armas) tienen profundamente arraigado el sentimiento de que, por encima de todo, son Oficiales del Regimiento de“Alcántara”, que en esta tarde del 23 de Julio, y en estos momentos de gravísimo peligro para su Regimiento, van a intentar conciliar lo aprendido en sus respectivas Facultades de Veterinaria con la asignatura sublime del amor a España, representada en la defensa del glorioso Estandarte del Regimiento; y así, transformados en un momento en Oficiales de Caballería, intentan cubrir las numerosas bajas de sus compañeros del Arma, cargando con brío contra las posiciones rifeñas. Esa tarde, el Cuerpo de Veterinaria Militar se cubrió de gloria merced al valor y al arrojo de tres de sus mas modestos representantes: Los Alféreces DON JUAN MONTERO MONTERO, DON VIDAL PLATÓN BUENO Y DON EDUARDO CABALLERO MORALES, ofrendando estos dos últimos su vida a la Patria al morir heróicamente en la acción de tan señalado día. ( Tan sólo unos dias mas tarde y en la heroica defensa de Zeluán encontraron también gloriosa muerte los Oficiales Veterinarios Don Enrique Ortiz de Landázuri, Don Luis del Valle Cuevas y Don Tomás López Sánchez; ¡GLORIA Y HONOR PARA ELLOS ¡)(3)


Jinete del Alcántara

Al fin los esfuerzos de Primo de Rivera y el brío y el tesón puesto de manifiesto por los bravos soldados y oficiales de “ALCÁNTARA”se ven culminados con el éxito. Duramente quebrantados los rifeños por el férreo castigo infligido por nuestros soldados que en impetuosa carga han irrumpido de nuevo entre sus filas, les obliga a ceder ante el terreno replegándose.
Cumplida la misión, cuando ya las sombras de la noche se han hecho patentes sobre el límpido cielo africano, los escuadrones se van incorporando poco a poco hacia la posición de “El Batel”,- muchos de los extenuados soldados marchan a pie, llevando de la brida a su no menos extenuado caballo- donde ya la columna del General Navarro había logrado alcanzar la posición, a costa eso sí, de la casi total destrucción de sus hermanos de Caballería. Entre los que marchan a pie, y mezclado con sus soldados, figura el Teniente Coronel Primo de Rivera, a quien han matado a su corcel “Vendimiar” y ha rehusado aceptar las ofertas de cederle el suyo los soldados que aún lo conservan. Al anochecer de aquel fatídico 23 de Julio de 1921 “ALCÁNTARA”había dejado de ser un Regimiento, pero el Libro de la Historia le abriría desde entonces una de sus mas brillantes páginas.

De los 691 hombres que formaban el Regimiento al toque de diana, al pasar la reglamentaria lista de Retreta en la noche de ese día 23 de Julio , 541 habían muerto en combate, 5 habían sido heridos (los moros remataron con feroz crueldad a muchos soldados heridos), y 78 quedaron prisioneros de los harqueños. TOTAL: 624 bajas. Sólo 67 jinetes extenuados consiguieron alcanzar la posición de El Batel. Entre los muertos, los 13 jovencísimos trompetas que formaban la banda, y entre ellos, como se ha relatado, el joven educando de nuestra historia. (4)

Epílogo Emotivo.- No tardó el Teniente Coronel Primo de Rivera en acudir al encuentro de sus soldados caídos sobre las ardientes arenas marroquíes. Milagrosamente ileso (aunque una bala rifeña, como se ha visto, le mató a su caballo) en los combates del día 23 de Julio, sin embargo, tan sólo unos días más tarde y cuando se encontraba sobre el parapeto colaborando activamente en la defensa de la posición de “Monte Arruit”, una granada de cañón le destrozaba un brazo que un cirujano militar tuvo que amputarle sin anestesia ni material adecuado (parece ser que utilizó para la amputación una navaja de barbero y un hacha de carnicero) , pero declarada la gangrena entregó su alma a Dios en la mañana del día 5 de Agosto de 1921. Recuperado su cadáver durante la reconquista llevado a cabo por las tropas españolas, fue trasladado a Madrid y recibido en la estación de Atocha con las máximos honores militares, presidiendo el duelo S.M. El Rey Don Alfonso XIII, que, muy emocionado, puso sobre el féretro del heroico Teniente Coronel la Cruz Laureada de San Fernando, máxima condecoración al valor en España. Ordenó además S.M. que el nombre glorioso de Don Fernando Primo de Rivera y Orbaneja, figurase en lo sucesivo y a perpetuidad a la cabeza del Escalafón de los Tenientes Coroneles del Arma de Caballería. (5)
Y a buen seguro, que al verle llegar por los confines del Cielo, el centinela celestial daría la voz de ordenanza :”¡ Guardia a Formar, el Teniente Coronel!”. Y allí, sobre la celeste bóveda sonarían con fuerza los dos puntos de trompeta,- reglamentarios para recibir a un Teniente Coronel con la guardia formada- tocados con toda la fuerza de sus pulmones etéreos, por aquél educando, casi niño, que mucho antes que para soldado había estudiado para héroe, y que ahora sonreía feliz al haber vuelto a encontrarse con su Teniente Coronel.

GRUPO LIGERO ALCANTARA, EL SBTE. Y EL EDUCANDO DE BANDA. AÑO 1942
NOTAS. 
1. He investigado sobre los enigmas de la muerte del General Fernández Silvestre, y los resultados de mi investigación los daré a conocer en un próximo artículo.
2. El Capellán Segundo (Teniente) DON JOSÉ CAMPOY IRIGOYEN, que tan heroicamente se portó en la jornada del 23 de Julio atendiendo espiritualmente a los  soldados del Regimiento de “Alcántara”, encontró gloriosa muerte – tan sólo unos días después- en la defensa de Monte-Arruit y en el cumplimiento de su sagrado ministerio.
3. En Octubre de ese año 1921, y coincidiendo con la inauguración del Curso Académico en la antigua Escuela de Veterinaria de la madrileña Calle de Embajadores, se descubrió una bella placa con el nombre de los Veterinarios Militares muertos en combate en África, en el verano de ese año 1921.
4. El Regimiento de “ALCÁNTARA” tuvo, en la jornada gloriosa del 23 de Julio de 1921, un 90´30% de bajas. Habría que remontarnos a la Batalla de Rocroi (19 de Mayo de 1643), donde la Infantería Española quedó destruida (que no vencida) por las baterías del Duque de Enghien, y donde quedaron sobre el campo de batalla la práctica totalidad de nuestros infantes, para encontrar un número similar de bajas.
5. Como en esta vida nada es perdurable, desde el año 1984 ya no figura el glorioso nombre del Teniente Coronel Primo de Rivera a la cabeza del Escalafón de los Tenientes Coroneles de Caballería.  Con él, han desaparecido los nombres de otros ilustres oficiales que encabezaban igualmente sus respectivos Escalafones: Como los Capitanes de Artillería Don Luis Daoiz y Torres y Don Pedro Velarde Santillán, el Teniente Don Jacinto Ruiz Mendoza (a la cabeza de los Tenientes de Infantería) y varios más, dignos todos de seguir figurando, de forma honorífica, en los Escalafones Militares.
6. La “OFICIALIDAD DE COMPLEMENTO” creada por Ley de Bases de 29 de Junio de 1918, contó también con un muy digno representante en la heroica jornada del 23 de Julio de 1921.  Se trata del Alférez de Complemento de Caballería DON JUAN MAROTO Y PÉREZ DEL PULGAR.  Este Oficial, se encontraba dicho día destinado en el Regimiento de Caballería “ALCÁNTARA” 14, y en él se cubre de gloria participando en todas las cargas contra los rifeños dadas por dicho Regimiento.  Milagrosamente ileso, consigue llegar a El Batel, y al día siguiente se presenta voluntario y al mando de una sección desmontada, para acudir en auxilio del Aeródromo de Zeluán, en cuya defensa participa hasta caer gravemente herido, quedando prisionero de los rifeños y teniendo que soportar un largo y cruel cautiverio de 18 meses en las mazmorras del Rif.  Liberado al fin por Abd-el-Krim –previo pago de un rescate- S.M. EL Rey Don Alfonso XIII lo asciende a Teniente de Complemento de Caballería  y le otorga la Cruz que lleva el nombre de la excelsa Madre del Monarca: LA CRUZ DE MARIA CRISTINA.

Francisco Ángel Cañete Páez
Profesor mercantil, economista y Comandante de Infantería
Caballero de la Orden de San Raimundo de Peñafort



EPÍLOGO

Mi querido amigo:
Adjunto te remito un enlace donde han publicado tu articulo sobre el educando de banda del Alcantara. Se trata de una pagina web de antiguos jefes y oficiales de Caballeria que son encantadores y a los que les ha emocionado tu articulo.
Un fuerte abrazo.
Joaquin Serrano

Muchas gracias querido Joaquín, por haberme enviado mi artículo, que publiqué hace un tiempo en el portal “Belt Ibérica” y celebro mucho que le haya gustado a nuestros compañeros de Caballería ( mi abuelo materno llevó durante casi cuarenta años las lanzas y los sables de la Caballería en el cuello de su uniforme), por lo que ni decir tiene lo mucho que me ha alegrado la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando a los héroes del Regimiento de  Caballería “Cazadores de Alcántara” Nº 14. Acabo de mandarle una carta al Coronel Jefe del actual Regimiento “Alcántara 10, Ilmo Sr. Don Juan Luis Sanz y Calabria, felicitándole por tan honrosa y más que merecida distinción.  Gracias de nuevo, Joaquín y un fuerte abrazo.
Francisco Angel Cañete Paez
Pd/  Joaquín, te adjunto  pergamino que he confeccionado con el “CUADRO DE BAJAS” (Impresionante) del Regimiento de “Alcántara”, así como otro con los nombre de los 23 Educandos de Banda (casi todos niños procedentes del Hospicio) que murieron en el transcurso de las últimas cargas de dicho Regimiento, combatiendo como soldados de Caballería. Finalmente te envío también, aunque creo que ya lo tienes el Soneto que escribí dedicado a los soldados ( y a sus nobles caballos) del “Alcántara, al que ahora he añadido mi felicitación por la”Laureada”. Si puedes, te ruego se los hagas llegar a nuestros compañeros de Caballería, pues yo soy un “negado” para esto de las teclas.




















































.




José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

5 comentarios:

Emilio Valenzuela dijo...

ENHORABUENA CHEVI muy interesante todo lo que viene en esta entrada y te doy las gracias por hacerlo tan público y tan facil. Gracias de nuevo.

Martinez de Merlo dijo...

El próximo domingo y si todo sale como esperamos, estaré recorriendo de Annual a Dríus y de Dríus a Monte Arruit pasando por el Gan. Los magníficos compañeros de Melilla (Benito y los demás) nos están preparando el viaje. Será como un homenaje a todos los que allí sufrieron y murieron.
En otro orden de cosas, fijaros en la primera foto donde están el Maestro y el Educando. En esa no lo dice (lo dice en otra más adelante) pero es el Cuartel del Conde Duque. Probablemente algún Poeta ya se habrá dado cuenta de que la foto está tomada en la fuente abrevadero. Sí; aquella que en 1966 fue trasladada a Retamares y que muchos habéis visto en el Acuartelamiento Cavalcanti.
Por cierto ¿Se quedó allí? ¿Se trasladó a Valladolid?

Chevi Sr. dijo...

Ahora mismo no recuerdo qué pasó con el abrevadero, pero se sabe, a ver si me entero.

Anónimo dijo...

Estoy casi seguro que se dieron las órdenes para que se llevara a la Base El Empecinado en Valladolid. Creo recordar que hasta se hizo un diseño del jardín con el abrevadero y que iba a ir en la zona de los repostillos de los Escuadrones.

Anónimo dijo...

Confirmado, allí está ubicada! Un farnesiano.