Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


10/2/12

80 Aniversario del Pichi, a caballo.


ASOCIACIÓN DEPORTIVA HÍPICA DE LOYOLA

    Nada más regresar de San Sebastián, adonde fui a felicitar en persona, y a participar en los actos que se celebraron en honor de mi buen amigo “Pichi”, os mando estas notas dedicadas al más veterano y querido de todos nuestros jinetes.



A VUELTAS CON LA TERCERA EDAD



    La tercera edad siempre despertó en mí un interés extraordinario desde todos los puntos de vista, aunque hoy me refiera a ella únicamente en el aspecto humano, dejando casi a un lado lo comprendido y tratado por la medicina.
    Como columna vertebral donde apoyar estas líneas, emplearé las máximas que a este respecto nos dejó el militar que más sabia de retiros (los sufrió dos veces), ideas que intercalo resaltadas en negrilla.
     Y es que el General Douglas Mac Arthur fue retirado por vez primera en 1937 a los 57 años de edad, siendo director de la Organización de Defensa Nacional de Filipinas, después de haber sido Jefe del Estado Mayor del Ejército de los EE.UU. Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, reingresa en el servicio activo en 1941 a los 61 años, para más adelante de nuevo ser retirado, esta vez de forma definitiva, el 11 de abril de 1951 cuando contaba 71 años y ocupaba el cargo de Comandante General del Ejército Norteamericano en  Extremo Oriente. 



La juventud no es un periodo de la vida.
La juventud es un estado de espíritu, un efecto de la voluntad, una cualidad de la imaginación, una intensidad emotiva, una victoria del valor sobre la timidez, del gusto de la aventura sobre el amor al confort. 

      Fundamentalmente esta fase de la vida tiene dos vertientes: una de agradecimiento hacia nuestros “veteranos” que nos han precedido, y otra de simple egoísmo, pues todos estamos en situación de espera por si nos hemos merecido entrar en ella.
    Pero sigamos con la tercera edad alegre de hoy, y es que la “Jubilación” ha dejado de ser una amenaza. Y la palabrita ya no se considera en nuestro léxico como desabrido verbo, aunque hubo un tiempo en que esa situación resultaba sinónimo de nostalgia y tristeza. Ahora, siempre hay alguien que te explica que jubilación viene de júbilo o de jubileo. Da igual. Todo eso: jubilar, jubilarse, jubilación, jubilado, jubileo, son vocablos que pertenecen a la misma familia, aunque  el abandono del trabajo envejezca, aburra, arrugue, anquilose, y termine por provocar la enfermedad y producir la muerte.



Ángel Cerdido (3º), Juan Queipo (4º) y Paco Almansa (5º)
Resultado de la prueba grande del primer día

El trabajo aleja las peplas y los alifafes. La mejor muerte es la del accidente del trabajo, en acto de servicio. Pero enriquecidos espiritualmente por los años,” “del hombre viejo el consejo”, vencidos el lumbago y las goteras  por las conquistas de la geriatría, y remozado el vestuario por el “prêt-à-porter”, puede decirse que hoy, el hombre en esta tercera edad pisa simbólicamente el pescuezo de su pasado laboral aunque tengamos que aceptar que nos hemos vuelto, vanidosos, egoístas, calvos y tripudos 



Uno no se vuelve viejo por haber vivido un cierto número de años, se vuelve viejo porque ha desertado de los ideales.
Los años arrugan la piel pero renunciar a un ideal, arruga el alma. 


     Y sin embargo en otras épocas bastante cercanas por cierto, la gente era vieja en plena juventud. Había asilos para “ancianos mayores de 50 años” y  autores que hablaban de  mujeres de 30 que “aún estaba de buen ver”.
    Creo que hoy todo esto ha cambiado gracias a la aparición de algunos medicamentos y a la desaparición de los lutos.
    Ahora los viejos son solo los que llevan garrota y no tienen dinero, y comentan que en general se les quiere tan poco, que no nos preocupa el que no haya aparcamiento para ellos y se los lleve la grúa de la muerte. Al final,  en la última curva del recorrido, cuando uno tenga que ser su propio ATS  me llevaré en mis brazos.
      A muchos les espera el desamparo, y es que la soledad es triste; pero la compañía de quienes nada tienen que decir lo es más todavía, porque a la pena de no recibir se une el trabajo de tener que dar. La sensación de sentirse en soledad es una realidad, aunque hoy las comunicaciones telefónicas han aliviado mucho este sentimiento, ya que se está en continuo contacto con familiares y amigos. 



Las preocupaciones, las dudas, los temores y las desesperanzas son los enemigos que lentamente nos hacen inclinar hacia la Tierra y convertirnos en polvo antes de la muerte. 


     Debemos mantenernos en forma. Claro esta que cada uno debe tener la forma física apropiada a su edad, siendo una gran verdad eso de que “No hay edad para el deporte, y hay un deporte para cada edad”. Desde los deportes violentos que requieren un gran consumo de energías, hasta los simples paseos, hay toda una gama de ejercicios que pueden y deben practicarse a lo largo de la vida.
   Como regla dictada por la experiencia, a partir de los veinticinco años disminuye la velocidad; cerca de los treinta, se reduce la coordinación en los saltos; a los cuarenta cede el rendimiento en los lanzamientos…, pero no sigo para no caer en el pesimismo. Y para animarnos también os diré que la capacidad de resistencia disminuye lentamente en el curso de esa tercera edad, lo que le lleva al hombre a seguir dando un rendimiento aceptable en muchos trabajos.
    Con el paso de los años, en la actividad hípica de personas de mediana o avanzada edad, existe una diferencia fundamental en el hecho de que inicien esta práctica por vez primera, o bien que la continúen por haberla practicado con anterioridad. Siempre nos servirá alguna de las disciplinas hípicas para las diferentes edades.
 Esto, y engancharse a Internet, es la clave.
 ¡Como no se va a poder montar a caballo con una edad respetable¡

 “Un buen caballo a un jinete muy joven le puede volver loco, pero a uno veterano le  convierte  en niño”.  



Joven es el que se maravilla, el que se asombra, el que pregunta como el niño ¿y después? Joven es el que desafía los acontecimientos y encuentra alegría en el juego de la vida. Las pruebas lo galvanizan, los fracasos lo vuelven más fuerte, las victorias lo vuelven mejor.


              A nivel estructural, la solución a las actividades deportivas u ocupacionales y estructuración del ocio en esta tercera edad parece lejana, pero no es solo en esta fase de la vida.
             La infancia es sin duda la edad de oro para la formación de unos hábitos correctos y duraderos. Es la época ideal para iniciar una equitación auténtica y sin embargo, en nuestro país, es el sector más descuidado. No hay más que ver el poco tiempo dedicado a las actividades deportivas en los planes escolares y el poco aprovechamiento del mismo. Este error hasta hace pocos años era más flagrante  al incluir el deporte en la vida universitaria, dentro de la terna de las “marías”.
   Saber llegar y saber llevar esa tercera edad, digámoslo ya, “saber envejecer”, es la obra maestra de la sabiduría y una de las cosas más difíciles del gran arte de vivir. Además, esto de envejecer no está tan mal, sobre todo teniendo en cuenta la “otra alternativa”. 
Eres tan joven como tu fe, tan viejo como tu duda, tan joven como la confianza que tengas en ti mismo, tan viejo como tu desesperanza y más viejo aún con tu abatimiento tan viejo como tu desesperanza y más viejo aun con tu abatimiento 
   En 1975, la Organización Internacional del Trabajo nos decía que en el mundo existían 250 millones de personas con más de 70 años. En Europa 45. Según esa OIT, en esos últimos 100 años (1875-1975) el valor de la edad media se había duplicado pasando de 35-40 años a 75-80.
   En este orden de cosas, son también interesantes las tendencias actuales de la jubilación, estableciéndose en los países desarrollados en 65 años. En otros países nórdicos han bajado a los 60, siendo la tendencia actual el llegar a los 55. En el último congreso de Kiev de la Organización Mundial de la Salud, a las personas de 45 a 59 años se las denominó como de edad media; de los 60 a 65, como mayores, y a las de los 65 en adelante, como de edad avanzada.    La palabra “viejo” no se empleó, y según un estudio de ASISPA (asistencia a personas mayores) en colaboración con el INSERSO, el 13 % de los mayores de 70 años se considera “joven”. Nadie quiere ni cree ser mayor, pero los problemas vendrán por el lado opuesto.
   Hoy esta claro que la ONU, según su último informe sobre población, se ha dado cuenta por fin de los múltiples problemas que se derivan, no de la supuesta superpoblación de esa tercera edad, sino de la previsible despoblación y su desequilibrio, resultado directo del descenso de natalidad. Habrá una bomba, si, pero por falta de natalidad. Se avecina el llamado “invierno demográfico”. 

Permanecerás joven tanto como permanezcas verdaderamente generoso, tanto como sientas el entusiasmo de dar alguna cosa de ti, pensamientos, palabras. O bien tanto como el hecho de dar, té de la impresión de recibir, y por consiguiente de estar siempre debiendo y deseando dar más. 
    Pero no todos saben llegar a esa tercera edad de cualquier manera. El modo de entender esta nueva fase de la vida ha cambiado radicalmente, por fortuna, y de un auténtico drama ha pasado a ser una amable vacación sin el agobio de las maletas de retorno.
    Un personaje de Benavente alude al otoño como la edad de oro, estado de bonanza abierto a la existencia del hombre, pero el otoño es otra cosa… el otoño es un faisán de lujo, que escribió Foxá.
   No hace mucho un militar con gran sentido del humor me decía que estábamos hechos de fibra de maleta, por aquello de los traslados, pero que a medida que cumplía años, él se sentía cada vez menos fibra y más maleta

Con Fernando en San Sebastián



    Para tener una idea muy somera, patológicamente hablando, de los condicionamientos que encontraremos en la tercera edad, enumeraremos los más importantes. Fundamentalmente se centran en la facilidad de adquisición de enfermedades, la lentitud reparadora, la posibilidad de la osteoporosis por falta de ejercicio, por quietismo, y más tarde por los trastornos generales de la homeostasis cálcica, en donde no vamos a entrar, pero que van a originar una disminución en la capacidad del individuo.  
Permanecerás joven mientras seas receptivo a todo lo que es bello, bueno y grande, pudiendo disfrutar de los mensajes de la naturaleza, del hombre y del infinito. 

   La verdad es que con los años tu cuerpo envejece, no todo a la vez, no. Primero envejecen los ojos, luego tus piernas y más adelante  tu estómago o tu corazón. Envejecemos así, por partes. Mucho mas tarde, de repente empieza a envejecer el alma, porque por muchos años que tenga tu cuerpo, si eres joven, tu alma seguirá rebosante de deseos y recuerdos.
    ¿Qué es lo que vamos a hacer con las personas de edad avanzada? Dice Thulin, un autor conocido en el mundo de la gimnasia: la solución, el ejercicio. Realizando deporte de un modo regular, evitando claro está las sobrecargas, hay que esperar tan pocos efectos nocivos debidos a la actividad deportiva en esta edad avanzada como en edades más jóvenes. En el deporte practicado por personas entradas en años, y en su propio interés, solo hay que tener en cuenta los límites que pone la Naturaleza. Pesca, caza, golf, etc., y sobre todo, una palabra mágica: la marcha, el simple paseo.
   ¿Pies para que os quiero? Andar es el único ejercicio natural del ser humano, pero la gente omite su práctica con toda naturalidad. En los países desarrollados cada vez se camina menos y así no vamos a ninguna parte. Y eso que siempre tuvo buena prensa, como nos recuerda uno de esos sórdidos refranes españoles: “La salud no esta en el plato, sino en el zapato”, recomendando supongo privarse de los placeres de la comida y pegarse buenas caminatas.
   Cuando la edad avanza es muy importante el adaptar las exigencias corporales a la capacidad de rendimiento que presenta el organismo; el estado en el que cada uno se encuentra determina la elección entre “deporte”, “terapia por el movimiento” y “terapia ocupacional”
   En el deporte de esta tercera edad, buscaremos en primer término la meta biológica (el deporte como medio de conservar la salud), pero tampoco se debe perder la posibilidad de alegrarse de la actividad realizada. El llevar una vida deportiva nos permite alargar la vida productiva, combatiendo la pérdida precoz de las fuerzas.
   En los casos que por motivo de salud no pueda realizarse deporte, aunque se haga con precaución, ni tampoco una terapia por el movimiento bien dosificada, queda todavía la práctica de la terapia ocupacional, que no es desde luego un “jardín de infancia para hombres mayores o enfermos”, sino que tiene por meta, principalmente, el tratamiento funcional del aparato locomotor.
   Es ahora cuando deben prevalecer los ejercicios espirituales sobre los físicos. Hablo de los que se hacen a solas, no de los colectivos que se regían por lúgubres programas. También sentados en una butaca se pueden hacer exteriores en la Venta  la Rubia de Madrid, o recorridos de caza en la pista verde del Real Club de Polo de Barcelona. Ayudan a conservar la “línea interior”.
   En esta tan traída y llevada tercera edad, es imprescindible la práctica del deporte, pero tan importante como eso es tener un enfoque deportivo de la vida. Deporte sería, ya en otro campo, sonreír al que nos mire ceñudamente.     Soy partidario decidido de este enfoque porque sería un deporte practicable por todos, asequible como no a esta tercera edad que con más años y experiencia y delimitado su campo de ejercicios violentos, se ejercería en éste para el que no hay “récord”, pues siempre se puede llegar un poco más.
    Gran lección la de entrar en esa tercera edad, bien aceptada y mejor entendida, haciéndonos añorar el día en que participemos a alguien envolviendo nuestras palabras ¿por qué no?, en el celofán de la complacencia diciendo: ¡Mañana echo pie a tierra! 

Si un día, cualquiera que sea tu edad, tu corazón está mordido por el pesimismo, torturado por el egoísmo, o roído por el cinismo, que Dios tenga piedad de tu alma de viejo.  
***
UNA VIDA A CABALLO

En este punto de escritura, quiero hacer un toque de homenaje y admiración a mi amigo Fernando Martínez de Albornoz Bonet, y vosotros “poetas” olvidaros de todo lo anteriormente escrito sobre la tercera edad, pues el “Pichi” con una gran fuerza de voluntad, mucha  ilusión, y más sacrificios, ha “derribado” en el  “recorrido de su vida”   todas  las “barras” o  reglas de la geriatría.
   Dios le concedió la inmensa felicidad de pasar una gran parte de su vida unido al caballo. Vivió en parte  gracias a él, teniéndolo a su lado, montándolo de continuo, procurando conocerlo a fondo y también que él  le conociera, y eso, se muy bien que no lo cambia por nada. Al mirar atrás notará que la boca se le reseca y cómo el corazón se le arranca a galopar. Sentirá lo mismo que cuando montaba por primera vez a uno de sus potros, o cuando estaba, como tantas veces, “preparado” o “prevenido” en la pista de ensayo con “gato de ganar”.  

Martínez de Albornoz, Martínez Bonet, Fernando...simplemente “El Pichi” 
  con “Amar” (El negrito) su primer gran caballo

Y entre “Amar” el negrito, y Flubber” el tordo, recuerdo con admiración entre otros a: Bakuska, Bettina, Montanis, Uncial, Valerato, Vagabunda, Palta III, Samos D´or, Volare D´ainhoa, Chatelet, Fanfarrón, Vulcano, Fios, Sachen, Cádiz, Olivero, Guadalquivir, Columbreto, Roxette... con los que ganó en estos primeros 54 años de concursista (de 1958 a 2012) más de 500 primeros y 32 Grandes Premios.

Con “Flubber”, uno de sus últimos caballos
Atención jóvenes jinetes: si os cruzáis con él o con algún otro veterano  calentando en la pista de ensayo, ó memorizando un recorrido en la de concurso, tener en cuenta,  aunque hoy los veáis marcados por las huellas del tiempo, que estos  jinetes tuvieron mujeres que los amaron, hombres que les confiaron sus vidas y ...muchos momentos de gloría. 

 ... cuando la vida de jinete, como en tu caso, se dilata en el tiempo, es justo cuando  la capacidad de aguante de tu mujer, al  “galope”, se dirige  hacia la  santidad...

Concha, Fernando,
 ¡Muchas felicidades a los dos! 
Besos y abrazos.
     A destacar el interés puesto por la Agrupación Deportiva de Loyola (Real Sociedad Hípica de San Sebastián) en la realización de este homenaje a uno de sus socios y la forma tan entrañable de llevarlo a cabo.
     Asimismo quiero dejar constancia del trato exquisito que tuvieron con todos nosotros, desde su Presidente Alberto Catalán Espeita, hasta su  Secretario   Jesús Ferreiro Franqueiro, pasando por sus colaboradores Gorka Landa Salavarría y Jesús Rayo Martínez.
     Mención especial merece nuestro querido amigo Antonio Suñén Oliván, quien, desde la sombra, tanto ha trabajado para llevar a buen término todo lo relacionado con este homenaje. Antonio en nombre de todos, GRACIAS.

Ángel Cerdido Peñalver
Zaragoza febrero 2012. 

GALERÍA DE FOTOS

 Con permiso de Gran Jefe Cerdido y como complemento de su cariñosa y magistral (como siempre) entrada, añado unas fotos para hacerse una mejor idea del aniversario. Debido al mal tiempo y otras circunstancias, imposible reflejar todo y a todos los que hubiese querido, otra vez disculpas por las omisiones.
Algunas irregularidades en el tamaño y forma del texto, son cosa del sistema.


SUPERPICHI














Otro veterano que estuvo en ganador, Chindra.



Rafi, Astolfi, y Maestre.




Grandes Jefes Cerdido y Basail.







La Guardia Real.




Kitty S. Fernández de Valderrama.







Marta Zerolo Caruana




SuperCarla















El Vaquero y Poncela.

Sandra Madrazo, Gemita Bonal, Teresa Zerolo y los demás no importa; bueno Rubén G-4 y SuperChemi.




Epi.




Robert (Zuleta)
SuperChemi y el no menos Super, Fernando Béjar.


Cristina Argüelles y yo mismo.
El matrimonio Pichi.




Angelito, Paquito, y el Vaquero.



Antonio Suñén con El Gran Julio.
Dos bellezones (Zerolinas) y en medio Jorge Bonal, también monísimo...

Jorge Bonal hizo entrega al Pichi de un recuerdo, representando al Regimiento de Artillería que manda en mi tierra, Valencia. De Artillero a Artillero.




Un servidor con dos grandes, Angelito Cerdido y Julio Romay.



Gran Jefe Cerdido, autor de esta entrada, con Charli Blue( Zeus)
Marta Zerolo, Gema Bonal y Cristina Argüelles. Bueno también está Zerolo padre.


Soledad Almansa con Cerdidos, padre e hijo.

Cris, mi Santa esposa con su tibia y su peroné en la silla.





Eres joven como tu fe
tan viejo como tu abatimiento,
te conservaras joven mientras
te mantengas receptivo,
sensible a lo que es bello,
bueno y grande;
sensible al mensaje de la Naturaleza
del hombre y del infinito.
Si un día,
tu corazón fuera a ser invadido
por el pesimismo
y roído por el cinismo,
que Dios tenga misericordia
de  tu alma de viejo. 
Gral. Mc. Arthur.

Chevi Sr.

5 comentarios:

scabanas dijo...

Mi abrazo y mi respeto a ese modelo de jinete y caballero que es Pichi Martínez de Albornoz. Y de paso otro abrazo a otro modelo de lo mismo, Ángel Cerdido.

Coronel263ART dijo...

¡COMO SIEMPRE OTRA LECCION MAGISTRAL! Y ESTA VEZ NO DE EQUITACION SI NO DE LA VIDA MISMA. AHORA QUE QUEDAN LEJOS AQUELLOS AÑOS 71,72 Y 73, NOS VUELVES A DAR LECCIONES PRACTICAS SOBRE LA VIDA QUE NOS VA A TOCAR VIVIR DENTRO DE MUY POCO.
¡¡¡MUCHAS GRACIAS MI "CAPITAN"!!!
FELICIDADES AL PICHI (ARTILLERO COMO YO)

Javier de la Uz dijo...

Primero: Enhorabuena al Coronel Martínez de Albornoz, por su 80 aniversario a caballo dando ejemplo de su caballerosidad y deportividad.

Segundo: Enhorabuena al Coronel Cerdido, por su buen hacer en el difícil arte de la pluma, describiendo espléndidamente el emotivo aniversario del “PICHI”.

Y tercero: Enhorabuena al Coronel Ruíz de Eguílaz, por mostrarnos gráficamente el bonito ambiente con que se celebró dicho aniversario.

A los tres, mi más respetuoso saludo militar.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Un fuerte abrazo, mi Coronel, desde este otro extremo de España.

Jose luis gutierrez ( guti) dijo...

Mis coroneles !
Desde el fondo de un galope para entrar en posicion,mi gratutud y admiracion a quien ademas de montar supo mandar e inculcar aficion, gracias mi coronel por los consejos sabios en los tiempos d eteniente cundo teloneaba por lerida y alrededores.
Mi coronel Cerdido gracias por seguir galopando adelante.
avuaestras ordenes.