Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


22/12/11

Hermann von Oppeln-Bronikowsky


Amigo Chevi:
Tras varias entradas sobre los Institutos de la Caballería española y antes de entrar en alguna más sobre otras unidades, haremos un cambio de tercio para dar a los lectores un descanso y hoy hablaremos de un jefe de un Regimiento Panzer tanto en las estepas orientales como por los campos de Normandía. ¿Y por qué lo hemos elegido? Pues por dos razones: una porque fue jinete olímpico en 1936 y otra porque la suerte hizo que le correspondiera estar en el punto crítico de dos batallas esenciales y en ambas no pudo conseguir con su Regimiento cambiar el curso de los acontecimientos. Muchos Comandantes de unidad acorazada estuvieron en diversas acciones importantes, pero que yo sepa es el único que estuvo estos dos puntos decisivos.

General Major Hermann von Oppeln-Bronikowsky

Ingresó en 1912 en la Academia de Bensberg. Dos años más tarde era cadete en el Ulanen-Regiment “Prinz August von Würtettemberg” nº 10 (Regimiento de Lanceros). Tras sus servicios en la I Guerra quedó en el nuevo Ejército como Alférez (Leutnant). Ascendido a Teniente (Oberleutnant) en 1925 y a Capitán (Rittmeiser) en 1933, pasó a la Escuela de Caballería de Hannover, participando en numerosos concursos hípicos nacionales e internacionales y especializándose en doma clásica. En 1936, en los Juegos Olímpicos de Berlín, las medallas de oro y plata en esta especialidad fueron para los Oficiales alemanes Heinz Kollay sobre Kronos y Fredrich Gerhard sobre Absinth, que junto a Oppeln-Bronikowsky sobre Gimpel lograron la medalla de oro por equipos.
Ascendido a Comandante en 1937 continuó en el Regimiento de Caballería nº 10 hasta que la transformación de los Regimientos dio lugar a los Grupos de Exploración divisionarios. Su Grupo pasó a ser el 24º Batallón de Reconocimiento de la 24ª de Infantería con la que participó en la campaña de Polonia. Posteriormente fue destinado a cuarteles generales de la fuerza panzer para su formación en el mando de este tipo de unidades donde pasó el empleo de Teniente Coronel.
Por fin en enero de 1942, en plena Batalla de Moscú, recibió el mando del Regimiento Panzer nº 35 de la 4ª Acorazada y fue ascendido a Coronel. En octubre de 1942 recibió el mando del 202º Regimiento Panzer de la 22ª Acorazada tras su poca afortunada actuación en Crimea unos meses antes. Este Regimiento además estaba dotado solamente de una docena de carros alemanes y de un largo centenar de carros checos, que si bien en 1939, 1940 e incluso en 1941, tuvieron un papel importante en la Fuerza Panzer, a finales de 1942 estaban totalmente obsoletos y habían sido retirados de todas las divisiones menos de la 22ª y 27ª Acorazada, esta última desdoblada de la anterior.
La 22ª Acorazada (junto a la 27ª y 1ª Acorazada Rumana) se habían situado a retaguardia de las fuerzas italianas y rumanas que cubrían el flanco sobre el Río Don mientras la fuerza principal avanzaba sobre Stalingrado y el Cáucaso. Los carros del 202º Regimiento se habían ocultado bajo montones de paja dada la inmovilidad de estas unidades. Cuando el 23 de noviembre los soviéticos atacaron a los rumanos, la 22ª Acorazada recibió orden de contraatacar. Las cosas comenzaron mal cuando al apartar la paja la mitad de los carros no arrancaron por cortocircuitos en sus sistemas eléctricos. ¡¡Las ratas se habían comido el cableado!! Las cosas no mejoraron cuando los dos centenares de carros checos de la 22ª y de la 1ª rumana se enfrentaron en la estepa helada a la marea de los T-34. Fueron rechazados y dispersados sin poder impedir que la pinza norte del cerco de Stalingrado alcanzase su objetivo. Combatieron duramente los dos meses siguientes impidiendo que el cerco fuera mayor, recibiendo el Coronel Oppeln la Cruz de Caballero en enero de 1943. La 22ª Acorazada fue disuelta al mes siguiente.
Fue destinado a continuación al 11º Regimiento Panzer de la 6ª Acorazada. En esa época el Regimiento tenía un solo Batallón, ya que el otro se encontraba en Alemania para instruirse y recibir los nuevos Panther. No obstante en este Batallón (al mando del Comandante Bake) reunía en sus 4 compañías un centenar de carros y una compañía más de carros lanzallamas. El Regimiento intervino brillantemente en la Batalla de Kursk y en los últimos días fueron heridos el Coronel y el Jefe de batallón por una acción aérea propia. Von Oppeln recibió la Cruz Alemana en Oro y Bake la hojas de Roble para su Cruz de Caballero.
Tras su convalecencia fue destinado en octubre al 100º Regimiento Panzer de la 21ª Acorazada, la vieja división africana que se reorganizaba en Francia. Nuevamente se encontró con un Regimiento en última prioridad. Tras seis meses solamente había organizado un Batallón con carros Pz-IV largos mientras que el otro rebuscaba en parques unos pocos viejos Pz-IV de cañón corto y una cincuentena de carros franceses del botín de 1940.
El Día-D se encontraba en Caen a 15 Kms de las playas donde se producía el desembarco británico. Nuevamente Oppeln se encontraba en uno de los puntos decisivos para realizar el contraataque esperado. Tampoco pudo ser. En primer lugar porque la mañana pasó entre órdenes y contraórdenes (de entrada su general estaba en París de “visita social”) y finalmente le fue ordenado dirigirse hacia la costa por el intervalo entre dos cabezas de playa. Los panzer se dirigieron hacia el mar rechazando las patrullas que intentaban enlazar ambas cabezas. Llegaron a la costa pero cayó sobre ellos tal fuego naval que no se rebatieron sobre ninguna de las dos playas, recibiendo orden de regresar a Caen. En las cercanías de la ciudad se mantuvo la división dos meses interviniendo en todas las acciones contra los británicos retrasando su caída (prevista su captura para el primer día) hasta que finalmente el frente de Normandía fue roto. El Regimiento estaba prácticamente destrozado y Oppeln recibió las Hojas de Roble al acabar la batalla.
Posteriormente ascendió a General Major y recibió el mando de la 20ª División Panzer con la que combatiría hasta el final de la guerra de forma heroica, pues en Abril recibía las Espadas para su Cruz de Caballero, condecoración que solamente alcanzaron 76 componentes del Ejército de Tierra, 24 de las Waffen SS, 52 del Aire y 7 de la Marina.
Oppeln-Bronikowski cabalgó sobre Gimpel ganando la medalla olímpica de oro, luego lo hizo sobre los Panzer alcanzando las Espadas. Indudablemente fue todo un jinete. Le cupo la suerte o la mala suerte de estar frente al enemigo y prácticamente en solitario en  los dos puntos donde las acciones fueron decisivas. En ambos casos no contó con los mejores materiales para su Regimiento.
La guerra no interrumpió su afición al caballo y fue asesor del equipo de doma canadiense en la Olimpiada de Tokio de 1964. Falleció en 1966.
Hermann von Oppeln-Bronikowsky

Jesús Martínez de Merlo
Coronel de Caballería

6 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Realmente magnífica e instructiva entrada mi Coronel.

Chevi Sr. dijo...

En la foto de los tres jinetes a caballo, llama la atención la uniformidad. La de los jinetes no me sorprende, pero la de los caballos...Frontaleras, Muserolas, Sudaderos, Cinchas, Vendas...Para mi que son de la UER.

Ángel Cerdido Peñalver dijo...

Maravilloso artículo Jesús,y es que aunque hoy traten de ocultarlo, la práctica de la equitación será siempre la base del espíritu jinete tan bien representado por Bronikowski.
En la XI Olimpiada de Berlín , Alemania ganó todas las pruebas: Doma ,Concurso Completo (Militar se llamaba entonces)y el Recorrido de caza; en todas ellas tanto en individual como por equipos.
En doma por equipos, como muy bién nos cuentas, Brinikowski ganó el oro y a destacar que en tercera posicion se clasificó Austria. Formando parte de este equipo estaba el Capitán Podhajsky, el que años mas tarde fuera Director de la Escuela Española de Equitación de Viena durante un cuarto de siglo.Fué él precisamente quien logró rescatar del Palacio Imperial de la Reina María Teresa, en la Josephplatz vienesa a los caballos lippizianos de ascendencia española, durante la SGM llevándolos a San Martín en Dornbirn(Austria).De nuevo felicidades. Un fuerte abrazo.

Javier de la Uz dijo...

En el Ejército Español, también se pueden destacar grandes jinetes Olímpicos y récord del Mundo; como el General de Caballería D. Joaquín Nogueras Márquez, que haciendo gala de ese espíritu jinete, que tiene como base la práctica de la equitación, fue condecorado con la “Medalla Militar Individual” en la Batalla del Ebro de la Guerra Civil Española.

Mi Coronel, gracias por la entrada.

Coronel263ART dijo...

HERMANN von OPPELN-BRONIKOWSKY RECIBIO LA CRUZ DE CABALLERO EL 01-01-1943 SIENDO COMANDANTE DEL REGIMIENTO PANZER 204 CON EL GRADO DE OBERST.
LAS HOJAS DE ROBLE EL 28-07-1944 SIENDO COMANDANTE DEL REGIMIENTO PANZER 22.
LAS ESPADAS EL 17-04-1945 SIENDO GENERALMAJOR Y CTE DE LA 20 PANZAERDIVISION.
¿NO ES ASI, ROMELORIO?

Martínez de Merlo dijo...

Correcto con una pequeña matización. El Regimiento de Carros de la 21ª División fue inicialmente el nº 100 cambiando posteriormente al nº 22. ¿Cuando se efectuó el cambio de número? Según mis datos al acabar la Batalla de Normandía en agosto de 1944. No obstante hay fuentes que dicen que fue antes, en mayo de 1944.
Ese es el motivo por el que aparece la concesión de las Hojas de Roble al mando del 22º Regimiento, pero estamos hablando siempre del mismo.
Si quieres que te mande las fuentes que tengo me puedes enviar un correo y te las paso con detalle para contrastar.
Un fuerte abrazo