Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


1/11/11

EL CABALLO. PROTAGONISTA DEL AYER


Breves apuntes, notas y sentimientos desde Melilla, ese trozo de España en África donde Caballo y Jinete nos han dado tanto…




En Octubre de 1854, durante la Guerra de Crimea, se produce una épica batalla. Es la de Balaklava donde Dragones, Lanceros y Húsares componentes de la Brigada de Caballería Ligera británica cargan a caballo contra la Artillería del Ejército Imperial ruso. Es la derrota, heroica, del caballo frente al cañón.

                                                                   Batalla de Balaklava

          Ya desde el siglo XIX, después de la Guerra Franco-Alemana de 1870, estudiosos de la época hacen recomendaciones para el uso de la Caballería. Así, el Teniente Coronel Caruncho opina que la instrucción que debe de darse al Arma es la de practicar reconocimientos, hacer descubiertas, explorar, maniobrar en orden abierto…concluyendo su teoría en que “de esa instrucción depende en momentos sublimes el éxito de un combate o que la derrota sea menos sensible”. A causa del éxito de la Caballería alemana, Bismarck afirma que la Caballería triunfa con su sola presencia y que en el fragor del combate si la Caballería se presenta inopinadamente, el enemigo está perdido.
        También a finales de ese siglo, el Marqués de Medina diserta sobre su empleo táctico, sintetizando finalmente: “La Caballería unas veces decide la victoria, otras las engrandece, otras disminuye los desastres y siempre, por lo menos, ella es la que completa el triunfo, la encargada de alcanzar los resultados que ésta proporciona”.
        Entrados en el siglo XX, la I Guerra Mundial determinaría gran parte del futuro del empleo del caballo en la batalla. El ser una guerra estabilizada en sus frentes, el uso de la ametralladora combinada con la alambrada y obstáculos naturales y artificiales, hizo que los ejércitos beligerantes se inclinaran por desmontar parte de su Caballería a caballo. Aunque, circunstancialmente, todavía se combatiría sobre él.
       Sirva como ejemplo las cargas de la Caballería polaca dadas ya en la II Guerra Mundial, el 1 de Septiembre de 1939, por dos escuadrones del 18º Regimiento de Ulanos contra un batallón motorizado alemán. Aunque ya entonces el Ejército polaco estaba en fase de reorganización y disponían de vehículos blindados y acorazados, lanza en ristre y a caballo lograron dispersar al mencionado Batallón.
       O las cargas dadas sable en mano, el 23 de Agosto de 1942, por los Escuadrones italianos del Regimiento Saboya contra la posición de Isbucensky pertrechada con armas automáticas, cañones ligeros y morteros y que supuso una severa y asombrosa derrota para los soviéticos.
       Ya ciñéndonos a nuestra Nación, no son pocas las batallas y acciones de guerra de la Edad Contemporánea en las que jinetes y caballos han sido los verdaderos protagonistas.
Muy cerca de Melilla, en Taxdirt, el 20 de Septiembre de 1909 el Teniente Coronel Cavalcanti al mando de ochenta jinetes del 4º Escuadrón del Regimiento Alfonso XII 21º de Caballería, carga con gran arrojo contra una posición ocupada por mil quinientos tiradores de la cábila de Beni Sicar obligándoles a replegarse y causándoles muchas bajas.

                                                                  Cazadores de Taxdirt

         En la campaña de 1921, el 17 de Julio, el Capitán Cebollino mandando el 3º Escuadrón del Tabor de Caballería del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas Melilla nº 2, y formando parte del convoy organizado para transportar víveres, agua, municiones y material a la sitiada posición de Igueriben, se abre paso en bravo galope entre un enemigo muy próximo a la posición y muy superior en número. Tras denodada lucha, a caballo y pie a tierra, consigue entrar y cumplir con su misión. Realizada tal, recoge las bajas habidas en el combate y, en impetuosa galopada rompe nuevamente el cerco y se incorpora al grueso de la columna.
       Mención especial, y por tanto capítulo aparte, merecen las épicas cargas dadas días después por los heroicos Cazadores de Alcántara que, al mando del Teniente Coronel Primo de Rivera, supieron sacrificarse por las demás Armas en la protección de la retirada de las tropas de la Comandancia General hacia Melilla y que supuso la práctica aniquilación del glorioso Regimiento.

                                                       Regimiento “Alcántara” en revista


                                              Escuadra de Batidores de Cazadores de “Alcántara”

         En nuestra Campaña de Liberación, se produjo la última carga a caballo de la Caballería española. La de Alfambra. En febrero de 1938, tres mil jinetes al mando del General Monasterio, perteneciente a la 1ª División de Caballería, se lanzaron al galope sobre las posiciones ocupadas por fuerzas de las Brigadas 22 y 104 del Ejército Republicano, provistas de carros de combate y todo tipo de armamento soviético. Tal fue la confusión y el terror causado en las fuerzas republicanas, que la desbandada fue total, consiguiendo el Ejército nacional la ruptura del frente de Teruel.
        Pero ¿Como era nuestro caballo? ¿Qué aptitudes debía reunir? Es lógico pensar que las yeguas, por motivos cíclicos de celos, fueran desechadas para las batallas. Así mismo el caballo entero, lo era por razones de carácter menos templado. Por tanto es normal que nuestro caballo fuera macho castrado y, por motivos obvios, con una cierta doma. Su raza, hay que intuir, es que fuera cruzado. Muy posiblemente, en gran proporción, Anglo hispanoárabe (Aha) conocido en el mundo ecuestre como “tres sangres”. La raza inglesa (PSI) aporta velocidad, la árabe (Prà) resistencia y la española (PRE) nobleza y rusticidad. Bien podría ser un tipo de caballo, como diría el General Galbis a finales del siglo XIX, que saltase barreras y zanjas sin que haya obstáculo que no salven ni terreno difícil que no atraviesen. Para cumplir las funciones de Remontar a las Unidades a caballo, desde 1868 hasta 1995 esa misión la ha desarrollado con gran éxito el Depósito de Recría y Doma. Esta Unidad a lo largo de su historia ha tenido distintas ubicaciones (Jerez de los Caballeros, Morón de la Frontera, Úbeda y Écija), aunque ha permanecido el mayor tiempo en la ciudad astigitana.

                                                       Potrada en Recría en “Las Islas”. Écija 1980

        Años después de terminada la Guerra de Liberación, llega la tan controvertida década de los sesenta. Ríos de tinta han corrido sobre la oposición que la cúpula del Arma hizo a su mecanización absoluta. Lo cierto y verdad es que se llevó a cabo y que más bien la disidencia se trataba de la propuesta de no desmontarse del todo del caballo. No sólo por lo que ha supuesto para el Arma, si no por la necesidad presente y futura del caballo, de la equitación, para “hacer corazón” algo fundamental en el empleo táctico de las Unidades acorazadas.
        Dos de los ejemplos de lealtad y eficacia se dieron en nuestra Plaza melillense, y son clara muestra de ello. Quien fuera Olímpico, internacional y récord del mundo de longitud con su caballo “Balcamo”, Joaquín Nogueras Márquez, años después (1967-1969) siendo Comandante General de Melilla demostró una preocupación constante por la mejora del armamento, especialmente por los medios acorazados.

Comandante Nogueras, batiendo el récord del mundo de longitud, 8,10m, en Bilbao
                                 con “Balcamo”

        Así mismo uno de los mejores jinetes militares españoles de todos los tiempos, en su etapa de Coronel Jefe del Alcántara a principios de los setenta, Pedro Domínguez Manjón, fue el impulsor de la construcción de la fundamental pista o camino de carros que permitió el acceso casi directo a las zonas de instrucción desde el Acuartelamiento. Son sólo dos ejemplos, de seguramente muchos más. Pero en ambos casos se trata de Jefes de Caballería que estuvieron en su día “a caballo” con éxito, y que se montaron con ilusión y decidida entrega en el carro de combate.

                      Comandante Domínguez Manjón en el Concurso Internacional de Niza con “Quintos”

        Pero que no olvidaron a nuestros antecesores a caballo, en la guerra y en la paz. Que no quisieron olvidar que las dos primeras medallas olímpicas de nuestra historia, aquellas de Ámsterdam 1928 y Londres 1948, fueron conseguidas por jinetes españoles cuyo equipo era íntegramente militar.

JJOO Ámsterdam 1928. Medalla de oro. Cap Bohorques (“Zalamero”), Cap Navarro (“Zapatazo”) y Cap García Fernández (“Revistada”)


JJOO Londres 1948. Medalla de plata. Tcol Navarro (“Quorum”), Cte Gavilán (“Foragido”) y Cte García Cruz (“Bizarro”)  


         Que recordaron que, desde 1910 hasta muy a finales de los setenta del siglo XX, los Ejércitos de todo el mundo se asombraban del arrojo de aquellos jinetes de la Escuela de Equitación que con sus caballos al galope se lanzaban por las enormes cortaduras de la Zarzuela y que ponían a prueba el corazón de jinetes y caballos. En definitiva que, subidos decididamente al carro de combate, quisieron transmitir el “Espíritu jinete”.
        ¿Qué es hoy de nuestro compañero de mil y una batallas? Pues sencillamente está aparcado, apartado. No hemos sabido rendir a nuestro más fiel y noble compañero, el caballo, el tributo de cariño y homenaje que se ha ganado merecidamente a lo largo de la Historia. Los Ejércitos de otras Naciones, llamadas de nuestro entorno (Francia, Italia, Irlanda…), “desmontados” antes que el español, mantienen su tradición militar ecuestre.

                                                        École de Cavalerie. Saumur (Francia)

Los Ejércitos de esas Naciones han sabido compaginarlo con la utilización y empleo de medios acorazados. El caballo, en España, ha sido protagonista indiscutible del ayer. Y debiera serlo, del hoy y del mañana. Es cuestión de querer y de dejarse de demagogias baratas. Cabe el Caballo y los modernos medios acorazados.

                                  "La práctica de la Equitación es la base del Espíritu Jinete"


                                                                              Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda
                                                                                    Teniente Coronel de Caballería

7 comentarios:

G. uillermo dijo...

Gonzalo, una entrada.. ¡¡superior!!.

Javier de la Uz dijo...

Echaba de menos un artículo así, parece que los que por tradición, defendemos en el Arma al caballo, nos quedamos anticuados y desprendidos de toda afinidad a las armas actuales de la Caballería, de las que no sólo conocemos, sino que hemos sido partícipes de ellas en infinidad de horas de instrucción y maniobras, compaginado tradición y eficacia. Y sabemos que hoy en día, como termina la entrada, caben el caballo y los modernos medios acorazados; así al menos lo demuestran otros países europeos.

Que “La práctica de la Equitación es la base del Espíritu Jinete”, parece ser que no lo reconoció así un antiguo Jefe de la ACAB y tuvo la “infeliz idea” de cambiar el suelo del Picadero para convertirlo en polideportivo; lo que demuestra cuando menos, su poca sensibilidad por las tradiciones del Arma.

Chevi Sr. dijo...

Recien llegado de España (Covadonga y adláteres),y ya en tierra conquistada (eso dicen Mer y sus paisanos), me encuentro con esta emotiva entrada.
En su libro OFICIAL DE CABALLERÍA, Allan Mallinson dice en algún momento por boca del Duque de Wellington:
"Creo que todo hombre debe ser dragón en un momento de su vida"

Anónimo dijo...

Gonzalo, enhorabuena!!!

Me ha encantado, y como dicen en USA:

If you ain't Cav (Cavalry), you ain't.....

Un muy fuerte abrazo

Antonio J. Candil

Ángel Cerdido Peñalver dijo...

Gonzalo, enhorabuena por el magnífico artículo,pues además de conocer, como los "buenos" profesores, la materia a fondo, has sido capaz,como los "grandes",de exponerla con simplicidad y claridad.
Lo frustante de ser "mayor", es que ya sabes la respuesta, pero nadie te pregunta.
Espero que los analfabetos(que ni saben ni preguntan)duren poco.(Hoy los analfabetos no son los que no saben leer, sino los que no leen).
Un fuerte abrazo.

Martinez de Merlo dijo...

Gonzalo... Mi felicitación.
En mi visita a la exposición del caballo en Valladolid me encantó la sala dedicada al deporte (en lo que haces una ampliación), pues es una de mis materias pendientes de conocer. Y en la Academia se vuelve a montar, no en el picadero, pero se vuelve a montar. Algo se ha conseguido.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Dice el Coronel Cerdido, de toda la vida “a caballo”, que ya no se les pregunta a nuestros mayores. Tremendo error no aprovechar esa experiencia, esa sabiduría. Demuestra esa actitud, en muchos casos, soberbia. Y, como mínimo, inmadurez.
Dice el Coronel Merlo, de siempre subido en el carro (de combate que no en el demagógico), que afortunadamente en la Academia de Caballería se vuelve a montar. Menuda alegría.
Y menudo orgullo para mí el que estos dos Jefes del Arma, aplaudan una entrada sin mérito alguno. Relato de una forma concisa algo ya escrito y por lo tanto sabido para los que leen algo. Para los no analfabetos, vamos.
Y agrego sentimientos particulares. Por otra parte comunes a los jinetes.