Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


21/8/11

LOS CAZADORES EN ESPAÑA


Amigo Chevi:
Visto el Instituto de Húsares de la Caballería española, hoy hablaremos del otro Instituto  también incluido en la denominada Caballería Ligera que fueron los Cazadores.
Si los Húsares fueron, permíteme la expresión, la niña bonita del Arma, los Cazadores que en su inicio quizá nacieron con la misma pretensión, al acabar el siglo XIX fueron los peones de brega, mucho más sobrios en su uniformidad (con sus excepciones) y el exponente de la Caballería Exploradora. Hay una amplia bibliografía gráfica al respecto  siendo fáciles de encontrar “El Ejército de Alfonso XIII, los Cazadores de Caballería”, así como “La Caballería española, reinado de Alfonso XII”, este último con ilustraciones de todos los Institutos.
Por cierto, cometí un error en el comentario de la entrada de Húsares donde dije que no habíamos tenido Grandes Unidades de Caballería hasta finalizar el siglo XX. No es cierto. Hubo Divisiones de Caballería ya antes de la Guerra de la Independencia.
Y otra cosa que no tiene que ver con el tema. El mes pasado, un famoso director de un programa que comienza su intervención con un cuentecito, lo hizo con una historia en la que citaba un caballo. En su desarrollo terminó hablando de sus “pezuñas”. Casi me dio un síncope al escucharlo. Si no lo cuento….. reviento.

LOS CAZADORES EN ESPAÑA
Alfonso XIII impone Cruz Laureada a Estandarte de Rg Caz Alfonso XII por Taxdirt-Sevilla 1910.
Como dijimos  en la última entrada, la denominación de Cazadores aparece por primera vez en nuestra Caballería en 1803, cuando el hermano de Godoy, al parecer impresionado por los Cazadores Imperiales, ordenó la supresión de la entonces Arma de Dragones y la transformación de sus seis primeros Regimientos en Cazadores. Así pasaron bajo tal denominación los Regimientos Rey, Reina, Almansa, Pavía, Villaviciosa y Sagunto.  El reglamento de todo el cambio producido lo podéis encontrar en la página de la Asociación Cultural de Modelismo Histórico Alabarda. 
Lo primero que nos llama la atención es que dentro de la Caballería había dos Regimientos con el nombre de Rey y Reina. Anteriormente tal “disfunción” no existía al ser los Dragones Arma distinta a la Caballería. Como dijimos en su momento estas denominaciones quedaban reservadas a los dos primeros Regimientos de cada Arma (Infantería, Caballería y Dragones).
Cazadores 1803
Tras esta transformación orgánica vino el cambio de uniformidad, que resumido fue la siguiente: “El uniforme de Cazadores constará de gorro con visera, que debe ser como el que últimamente se ha enviado de muestra; chaqueta, por otro nombre dolman, color verde esmeralda obscuro con vuelta y cuello encarnados con galón en ambos, y en los dos extremos de aquel, bordados en blanco con plata, seda o hilo, según las clases, un sable, y una palma enlazados, capote con esclavina del mismo color que el dolman con cuello encarnado, pantalon del mismo paño que la chaqueta con los vivos encarnados medias botas con espuelas postizas, y guardapolvo; gorro de cuartel de hechura de manga, verde ésta, y encarnada la pala, poniendo en ella por medio de una cifra bordada el nombre del Regimiento; cordón de sable verde y encarnado.”
Como ya sabemos poco duró esta transformación, pues en 1805 se daba vuelta atrás y se volvía a la anterior, de forma que se volvieron a constituir  los Regimientos de Dragones (prácticamente ya como Instituto de la Caballería en lugar de Arma independiente), quedando solamente dos Regimientos de Cazadores que fueron los Regimientos Olivenza y Voluntarios Españoles que anteriormente se habían encuadrado en Húsares. No obstante no se volvió a los uniformes anteriores hasta no dar de baja por deterioro los implantados en 1803. De esta forma podemos ver láminas de algunos Regimientos de Dragones que seguían vistiendo como Cazadores, en especial de aquellos que partieron con las expediciones a Dinamarca en 1805 y que fueron dibujados por aquellos que los vieron pasar por sus poblaciones. Esto ha producido más de una incomprensión entre investigadores e interesados en temas de uniformología.
Así pues, nuestra Caballería llegó a la Guerra de la Independencia solamente con dos Regimientos de Cazadores. Como dijimos anteriormente durante la contienda fueron levantados gran cantidad de Regimientos de Caballería y entre ellos muchos lo fueron bajo el pie de Cazadores entre los que se encontraban: España, Sevilla, Valencia, Guadalajara, Madrid, Manchegos y Ubrique. Finalizada la guerra solamente quedaron tres, Guadalajara, Madrid e Iberia (creado como húsares) y finalmente los tres disueltos en 1818. La organización pasó a ser la genérica de Línea y Ligera con la que se llegó hasta la disolución del Ejército en 1823.                          
Dolman Cazadores 1882
Podemos decir por tanto que la importancia de los Cazadores en la Caballería española en estos primeros años no deja de ser puramente testimonial y en su encuadramiento en la denominada Caballería ligera no encontramos diferencia esencial con los húsares, casi ni en el vestuario a excepción de la pelliza. Incluso tampoco en el armamento, pues fuera cual fuera el Instituto solía haber lanzas en la primera fila y arma de fuego en la segunda. Según me cuenta el  Coronel Sañudo, uno de los mayores expertos de la Guerra de la Independencia, en cierto documento aparecía que un francés había sido lanceado por un Dragón. Llegado este documento a uno de los grandes cronistas de la Guerra y ante lo incomprensible de que un Dragón utilizase lanza, relató el hecho cambiando la lanza por el sable.

Desde 1824 se contuó con la clásica división de la Caballería  en Línea y Ligera hasta 1844 en que de nuevo aparecieron las denominaciones de los Institutos. Los nuevos Regimientos de Cazadores fueron Montesa, Numancia, Lusitania, Constitución, Bailén y Maria Cristina (Borbón-Dos Sicilias). Sin embargo en 1847 desaparecen los Regimientos de Cazadores por pasar todos al Instituto de Lanceros. No así el Instituto, pue se fueron organizando  Escuadrones de Cazadores Independientes, llegando a existir 8 en 1849 y ni más ni menos que 16 en 1851. Muchos Escuadrones sueltos deberían parecer, pues en 1855 quedaron solamente dos (Mallorca y Galicia) y con sus efectivos se crearon tres nuevos Regimientos, de los que dos tomaron la denominación de Cazadores con los nombres de Talavera y Albuera y aumentar a cuatro en 1859 al pasar a este Instituto los Regimientos  Almansa y Alcántara que por antigüedad tomaron los dos primeros números de Cazadores. Curiosamente y debido a este cambio de Instituto, posteriormente  estos Regimientos que en orden general de la Caballería ocupaban los números 5º y 6º, terminaron más adelante con los números 13º y 14º, al igual que le ocurrió al Pavía (de Húsares) que era el número 7º y posteriormente acabó como el 19º. Son cuestiones inexplicables que tal vez un día merezca un comentario más detallado sobre la errática numeración de nuestros Regimientos.
Cazadores 1909
Diez años más tarde se creaban dos nuevos Regimientos de Caballería rememorando las gestas de la última Guerra de Africa. Eran los Regimientos Tetuán y Castillejos. En 1875 lo fueron Alfonso XII, en 1876 Sesma, Villarrobledo y Arlabán y en 1885 Galicia, Mallorca, Maria Cristina (Habsburgo) y Vitoria. Poco después Mallorca cambiaba su nombre por Treviño en honor a la batalla inmortalizada en el lienzo de Morelli que preside el Salón de Actos de la Academia. Su uniformidad desde 1775 estaba formada por el Chacó como prenda de cabeza, dolman azul celeste con 10 filas de trencillas (posteriormente fueron 12 e inclinadas) y pantalón grancé con franja azul. Su emblema era la corneta (igual a la que hoy tiene la Infantería) que se llevaba en el frontal del chacó y en los botones del dolman.
Es en esta época cuando ya podemos encontrar la diferenciación clara de los Cazadores. A finales de siglo los Regimientos de Cazadores pasaron a depender de las Divisiones de Infantería como su Caballería divisionaria, es decir, exploradora. De ahí el aumento de Regimientos hasta alcanzar la cifra de 14 y de ahí nuestro anterior calificativo de peones de brega. Se dotaban con la carabina Remigton modelo 1871 cuyo cañón iba en una cuja más o menos por el borrén delantero y la culata se sujetaba con una anilla a la bandolera que cruzaba el pecho. Muy parecido a los antiguos dragones,  y a los nuevos, pues como se dijo en su día, en 1885 se decidió crear de nuevo el Instituto y los 4 últimos Regimientos de Lanceros se transformaron en los nuevos Dragones (Santiago, Montesa, Numancia y Lusitania) . 
De esta forma se llegó a finales de siglo sin más variación que al crearse una nueva división de Infantería se necesitaba un nuevo Regimiento de Cazadores, por lo que se decidió que el último Regimiento de los nuevos Dragones, Lusitania, cambiase de Instituto.
El nuevo siglo trajo por una parte el cambio de nombre de los Regimientos Sesma y Arlabán por el de los nuevos monarcas, Alfonso XIII y Victoria Eugenia y la creación de un nuevo Regimiento de Cazadores para Melilla denominado Taxdirt, en recuerdo del combate del mismo nombre. La uniformidad de nuevo cambió manteniendo el chacó cambiando la guerrera y pantalón a un azul más claro con todos los vivos blancos. No obstante hubo sus excepciones y algunos tuvieron como prenda de cabeza el Kalpac y utilizaron en gala la faja de nudos, ambas prendas características de los Húsares.
Comenzaron a emplearse los uniformes diferentes para campaña comenzando por el famoso rayadillo y llevando el casco colonial en algunas campañas africanas. El armamento cambió a la nueva carabina Máuser de 7 mm, sustituida a partir de 1918 por el mosquetón de la misma marca y calibre, y que dicho sea de paso los que ya estamos en la reserva llegamos a conocer, pues algunas unidades lo tenían (inútiles) para las tablas de gimnasia. En 1918 se creó el último Regimiento de Cazadores que fue el Calatrava, recuperando así un nombre desaparecido de la escala en 1866, que como vimos en la entrada anterior, en aquel tiempo era de Húsares.
A partir de 1931 los diez Regimientos que quedaron en la escala se denominaron todos de Cazadores y en 1944 quedaron con esta denominación los que permanecieron dotados de caballos cambiando a Dragones a medida que iban siendo dotados de material mecanizado. Los últimos Regimientos con la denominación oficial de Cazadores fueron España, Numancia y Montesa hasta 1960 en que se publicó la IG-160/115 del Estado Mayor del Ejército.
Resumiendo, en España hubo Regimientos de Cazadores entre 1803 y 1923 en muy poca cuantía (como los Húsares), excepto en el período de la Guerra de la Independencia. Volvieron al escalafón en 1844 también en un número muy pequeño. A partir de 1847 no hubo Regimientos de Cazadores (sólo Escuadrones Independientes) volviendo de nuevo a formarse en 1855 creciendo a partir de ese momento y muy espectacularmente en el último cuarto del siglo XIX, siendo a partir de entonces la clásica Caballería de las divisiones de Infantería, por lo que la mitad de los Regimientos del Arma tenían como distintivos en chacó y botonadura la clásica corneta que hoy lleva la Infantería. A partir de 1931 toda la Caballería se denominó de Cazadores y a partir de 1944 aquellos Regimientos dotados de caballos.
Jesús Martínez de Merlo
Coronel de Caballería

4 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

Yo me crié en el Lusitania, crecí con la calavera que mira a un lado, y la legendaria frase "“Lusitania tessera omni armatura fortier” (Lusitania es más fuerte con su estandarte que con todas las armaduras) inscripción en el estandarte concedida por Felipe V;y me impresionaba lo de "cazadores", ahora se mejor por qué gracias a Jesús.

"Se disuelve el Regimiento en 1.823 siendo restablecido en Diciembre de 1.841 con el nombre de Sagunto 13 de Caballería y recuperando su denominación de Lusitania desde 1844. Durante la 2ª Guerra Carlista se distingue en Cataluña en las acciones de la Ginebrosa (1847) siendo llamado Regimiento de Lusitania 3º de Cazadores desde 1844; Igualada, Caspe, Cientamo (1848), Castelfullit, Cambrills y Bancal de San Miguel (1849) y en los Sucesos Políticos en Puerta Nueva y en la acción de Castel-Bisbal."

(El Gran Capitán.
Portal de Historia Militar)

Martínez de Merlo dijo...

El dibujo de la portada de uniformidad de 1907 es precisamente un Comandante de Cazadores de Lusitania y se aprecian las excepciones a la uniformidad. Lleva cuello y puños de negro y el color amarillo en vivos. Lleva también el Kalpac y la faja de nudos típico de Húsares (no sé el motivo).
Por cierto, mi "muñeco" tiene al menos un error pues los puños deberían ser blancos y solo pinté el "souteage". Lo hice en el 83 y sabía muy poco entonces, ahhh y lleva espuelas...

Martínez de Merlo dijo...

Tengo que rectificar de nuevo. Los Oficiales solo llevaban "souteage". Está visto que las neuronas funciaonaban antes mejor que ahora.

jorge dijo...

Mi Coronel, creo recordar que los sucesos de Castelfullit a los que haces referencia fueron posteriores.
En 1869 el Cap. de Artilleria D. Jose Temprado al mando de una Bateria del 5ª Regimiento Ligero de Artilleria, hoy mi Regimiento es heredero de su historial, fallecio en la accion de Castellfullit luchando codo con codo con la Caballeria, como siempre ha sido,siendole concedida la Laureada de San Fernando.

Unos años despues el Cap Cusach fue destinado al Regimiento y en honor del Capitan Temprado pinto un cuadro de dicho capitan, que hoy adorna mi despacho.

Este cuadro estara incluido en una exposicion que se esta organizando en Madrid sobre la Laureada de San Fernando que este año celebra su bicentenario. (ya os informare de los detalles)
Un abrazo, y es un placer seguir siendo instuido por mi viejo profesor.
jorge