Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


6/4/11

RUDYARD KIPLING Y LOS CABALLOS








Rudyard  Kipling y los caballos.

El autor
El poeta y novelista inglés Rudyard Kipling (1865-1936), que con 42 años ganó en 1907 el  premio Nóbel de Literatura  (el más joven de la historia), describió a los caballos de sus héroes con gran ingenio. Hoy quiero recordar a “GATO MALTÉS”, caballo de polo del equipo del Regimiento de Caballería Skidar de Inglaterra con guarnición en la India, y  protagonista de uno de los cuentos del Nóbel.


Antecedentes

Pero antes y a modo de entremés, me vais a permitir recordaros que en su obra “El libro de la jungla” publicada en 1884, el autor ya nos regalaba con una conversación divertida que hacía mantener a un caballo con otros animales.




   “Nos enseñan  -decía el semoviente- en la Escuela de Jinetes, a echarnos a tierra, y así ellos  pueden disparar sus armas protegidos por nuestros cuerpos. Y esto me produce un cosquilleo enorme en el “paso de cincha” y  me resulta incómodo, pues con la cabeza en el suelo no veo casi nada...”.


   





Algo sobre el Polo y el Ejército

El Polo, incluido en los Juegos Olímpicos hasta 1936, fue considerado como el Rey de los juegos, uno de los mas antiguos del mundo y el primero en que se enfrentaron dos equipos. Nació en Persia y de aquí se extendió a China y la India.
En 1869, Oficiales ingleses del 10º Regimiento de Húsares lo introdujeron en Inglaterra, concretamente en Aldershot, con el nombre de “Hockey a caballo”. Lo había descubierto el mayor Mc Culloch en la corte del maharajá de Manipur, pequeño estado al noreste de la India entre Assam y Birmania, donde era el juego nacional (concretamente en el valle de Cachar).

Decía Botín que el polo es un deporte maravilloso, aunque los caballos seguramente no lo creyesen así. Y no le cabía la menor duda de que para los jinetes era un deporte espléndido, y para los militares constituía un excelente medio para desarrollar las cualidades de seguridad, energía y decisión que todos debían de tener.

Las “jacas” de polo, aunque llamadas así, no son realmente jacas, ya que la mayoría sobrepasa las siete “cuartas” de alzada -con la mano abierta, la cuarta es la distancia entre la punta del pulgar y la del dedo meñique, equivale a un palmo-. Las condiciones necesarias que deben tener son: velocidad, agilidad, robustez, resistencia, sangre fría y temperamento. Solo así podrán aguantar un “chukker” sin perder facultades y recuperarse rápidamente para tomar parte en el siguiente. Los partidos se dividen en varios “chukker´s” de ocho minutos cada uno, separados por intervalos de tres para el cambio de caballos. El campo no debe exceder de los 275m por 180m, ni ser menor de 230m por 146m. Los palos de polo, tacos o “mazos” son de caña de junco de Malaca y con una cabeza o “cigarro” de madera ; igual que la “bocha” o bola.

Aunque dicen que en tierras africanas en los descansos entre los combates, los Tabores de Caballería de los gloriosos Grupos de Regulares Indígenas (Tetuán Nº1, Melilla Nº2, Ceuta Nº3, Larache Nº4, y Alhucemas Nº5), ya practicaban el polo. El primer encuentro militar en la península del que se tienen datos tuvo lugar el 16 de junio de 1924 en los terrenos de la Casa Real de Campo. El 16 de marzo de 1925 se juega el primer encuentro militar internacional en el Real Club de Puerta de Hierro. España ganó a Francia por 10 goles a 5.

De 1925 a 1931, durante la Dictadura del General Primo de Rivera, el polo militar como tantas otras cosas en España toma gran impulso, llegando a tener una veintena de equipos regimentales que disputaban los campeonatos militares y diferentes pruebas.

Destacaba en la época la Copa de la Escuela de Aplicación de Caballería y Equitación del Ejército.

 
Antes  del partido

Uno de los treinta equipos de polo inscritos en la Copa Abierta del Norte de la India, era el del Regimiento de Caballería “Skidar”- uno de los Regimientos considerados punteros- y Kipling nos cuenta su enfrentamiento en la esperada final al gran favorito: el “Archángel”.
Los “Skidar”, aún suponiendo que no sufriesen accidentes, y teniendo en el equipo al gran caballo “gato maltés”, solo disponían de un caballo de reserva; por el contrario, los “Archángel”,disponían de media docena de caballos por cada jugador.

Cada caballo tenía su “sais” (ordenanza o mozo de cuadra) que dormía y comía con él, y que había apostado en el partido mucho más de lo que podía permitirse. Tras los “sais”, se sentaban todos los miembros del Regimiento que tenían permiso para asistir al partido- la mitad de los Oficiales y unos doscientos hombres de piel oscuros y negra barba - acompañados por las gaitas del “Skidar”.
Los Oficiales nativos llevaban manojos de “mazos” y se colocaron de uno en uno o por parejas en diferentes puntos del campo, para que si a un jugador de su equipo se le rompía un palo, no tuviera que galopar mucho hasta conseguir uno nuevo.

Bajo los acordes de la banda , aparecieron los dos árbitros, vestidos con guardapolvos ligeros, y empezaron a moverse sobre dos pequeños y excitados caballos. El partido iba a comenzar.

“Skidar” ganó y “gato maltés” fue el mejor de todos los caballos de la final.

Valle de Cachar en Manipur - Assam. India

Equipo de polo con rápidos y ágiles ponis Manipur

Después del partido


Aquella noche, en la cena de gala, todos los finalistas volvieron a jugar el partido, un golpe tras otro. La Copa del abierto se llenó y pasó alrededor de la mesa, se vació y se volvió a llenar, y todos hicieron los discursos mas elocuentes. Hacia las tres de la mañana, cuando debía llegar el momento de cantar un poco, la cabeza pequeña, sabia y gris del “sais” de “gato maltés” miró por la puerta semiabierta del comedor...¡Hurra, que entre! dijeron los que le habían llamado. El “sais”, que estaba verdaderamente feliz, palmeó la espalda del caballo, y el héroe de la final entró cojeando bajo el resplandor de la luz y los brillantes uniformes colocándose tras la silla de su jinete. Como estaba acostumbrado a los comedores y otros lugares en los que no suelen entrar caballos (no hacía mucho tiempo le habían hecho saltar una mesa del comedor por una apuesta), se comportó con gran cortesía. Comió pan untado con sal y fue acariciado por los invitados de todas las mesas. Los hombres bebieron a su salud por haber hecho más por ganar la Copa que cualquier otro caballo. Tenía gloria y honor suficiente para el resto de sus días, y tan siquiera se quejó demasiado cuando unos días mas tarde el veterinario, al reconocer su cojera, dijo que ya no servía para la práctica del polo.

Final

No tuve la suerte de jugar al polo y tampoco conocí aquellos encuentros regimentales, pero a los postres de una comida de Santiago, celebrada en picadero o la pista de cualquier Regimiento de Caballería, Depósito de Sementales o de Recría y Doma, Yeguada, Escuela de Equitación etc, ¿quien no ha saltado con su caballo una de las mesas del improvisado comedor...?
A “TARANTELO”, no le gustaban los auténticos pinchos morunos de “El Pardo”, pero buenos cubos de cubalibre se tomaba...

Hoy, con este Ejército que tenemos, cada vez soy mas reacio a visitar sus Unidades, y no porque no quiera volver al lugar donde fui feliz, sino porque cuando lo hice, nunca estuvieron a la altura de mi nostalgia.

A todos aquellos que se empeñan en optimizar lo pasado, y para los más jóvenes que no quieren reconocerlo, debo recordarles que los que se nos fueron y los pocos que nos quedan (marcados por las huellas del tiempo) tuvieron mujeres que los amaron, hombres que les confiaron sus vidas, y muchos momentos de gloria.

He abierto mi mejor botella de vino para brindar con vosotros, mis queridos amigos invisibles.

Por la vida, que todo nos lo da y todo nos lo quita.

Un fuerte abrazo.

Ángel Cerdido Peñalver
Zaragoza abril 2011

13 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

Si llego a mi destino ahora mismo, lo aceptaré con alegría, y si no llego hasta que transcurran diez millones de años, esperaré alegremente también.
Rudyard Kipling

¡Brindo contigo mi Coronel!, con mi mejor vino, mis mejores recuerdos y "una cuarta" de esperanza; al menos.

Caridad dijo...

Mi coronel, Angel, los que tenemos poca maña para expresar nuestros sentimientos nos maravillamos cuando alguien nos los interpreta tan claramente. Pocas veces en mi vida me he visto tan reflejado como en tu expresion de estar a la altura de tu nostalgia. Gracias, brindo contigo. Un abrazo
Juan Zalvez

ana belen dijo...

¡Qué gran sensibilidad! He leido el artículo con gusto. Gracias.

Santi Z dijo...

Gracias mi Coronel por esta brillante aportación, como por otra parte suele ser habitual en tus intervenciones en el blog. El primer libro que recuerdo haber leído, por consejo de mi abuelo, fue precisamente "El libro de las tierras vírgenes" de Rudyard Kipling que como todo el mundo sabe se compone de una serie de cuentos de los que el más popular es "El libro de la jungla" o "Libro de la selva".

Recientemente lo he releído y cualquiera de los otros cuentos que lo componen, "Toomai el de los elefantes", "La foca blanca", "Rikki-Tikki-Tavi", etc. son un regalo para románticos, nostálgicos y otros especímenes que abundan en este club de poetas.

Yo también alzo mi copa y brindo contigo mi Coronel.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

En los JJOO de Amberes el equipo español jugó la final, el 31 de Julio de 1920 en Ostende, contra Inglaterra perdiendo por un apretado 13-11.
Formaron parte del equipo nacional:
Hernando Fitz-James Stuart y Falcó, Duque de Peñaranda de Duero;Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, Duque de Alba;Álvaro de Figueroa y Alonso-Martínez, Marqués de Villabrágima; y Leopoldo Sáinz de la Maza y Gutierrez-Solana, Conde de la Maza.
Éste último, padre y abuelo de militares

Javier de la Uz dijo...

Mi Coronel, soy uno más en dar las gracias por este maravilloso artículo y agradeciendo a demás, saber expresar lo que otros sentimos o podemos llegar a sentir en las mismas circunstancias.
Yo también alzo mi copa y brindo con y por mi Coronel.

G. dijo...

Ha sido una delicia leer su entrada Coronel Cerdido.

El primer Campeonato Militar de España de Polo, se celebró durante el año 1927, copa donada por el Marqués de Villavieja, para commemorar las bodas de plata del reinado de SM Alfonso XIII.

La primera edición (1927-28) fue ganada por la Escuela de Equitación Militar.
La segunda edición (1929-30) fue ganada por el Rgto. Húsares de la Princesa.

Se interrumpió por motivos que a nadie se le escapan, y fue reanudado por Manuel Escándón (hijo del marqués), con la intención de hacer renacer el polo militar en nuestro país.

A finales de los años 40 y primeros 50, son continuas las noticias de competiciones de polo en España, apareciendo nombres como los de, Col. Cavanillas, Tcol. Momediano, Tcol. Pombo, comandante Alvarez de Toledo, comandante Liniers, capitán Quijano y por supuesto y siempre capitán Dominguez Vicho (nuestro querido Coronel del Villaviciosa 14).

Guillermo.

Anónimo dijo...

Creo que en Amberes formó parte del equipo también el hermqano pequeño de Alvaro llamado José de Figueroa y Alonso-Martínez.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Efectivamente, según relata el libro editado en 2010 "El Real Club de la Puerta de Hierro", José figuró como suplente no llegando a jugar

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

En el programa oficial anual de competiciones de Polo del Real Club de la Puerta de Hierro correspondiente a 1959, se matricularon diez equipos civiles de lo mejor de España.Entre ellos figuraban ilustres jinetes militares tales como el duque de Alburquerque, el Conde de la Maza o el Conde de Velle. También participaron cuatro equipos militares:
*ESCUELA DE APLICACIÓN DE CABALLERÍA (Tte J. Amor, Cap Marqués de Sierra Bullones, Tte Autrán Y Tcol Pombo)
*REGIMIENTO MONTESA (Cte Marqués de Arenales, Cte Quijano, Cte Horrillo y Cap Iturzaeta)
*REGIMIENTO INFANTERÍA (Cte López del Hierro, Cte Uriarte, Cap Ruiz del Árbol y Cor González Cartejón)
*REGIMIENTO ARTILLERÍA 19 (Cap López Blanco, Cap E. Nárdiz, Cap Arriaga y Cte de Benito)

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

La primera Copa Militar de polo se disputó en 1924 en los terrenos de la Casa de Campo. Ganó el equipo de la Escuela de Equitación al de la Escolta Real por 1-0. El trofeo fue donado por la Duquesa de Andría.
Al año siguiente, en 1925, el general Primo de Rivera encargó al Marqués de Villavieja la organización de un torneo de polo militar de carácter internacional.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Además de los ya citados célebres polistas militares españoles en entrada y comentarios, gran parte del florecimiento del polo en España a principios de la década de los treinta se debió al Capitán Penche. Este Oficial fue mandado en 1926 a Londres por el ministro de la Guerra, General O´Donnell, Duque de Tetuán, para estudiar la práctica del polo en el seno del Ejército británico. Sentó las bases del polo miltar en España y consiguió el resurgir de la afición gracias a su reconocida actividad y entusiasmo.

G. dijo...

Gracias Gonzálo, siempre aportando.
¡como te lo curras!
Como dice Chevi... eres el JEFE.
Un abrazo.