Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


1/12/10

CABALLERÍA COSACA









Amigo Chevi:
Dos meses sin ordenador me han alejado un poco de las aportaciones que has ido publicando en estos meses. Entre ellas he de destacar una de mis debilidades tal cual es la de las Bandas de Guerra de los Cuerpos Montados. Sigo teniendo un articulillo preparado que creo que mandaré a nuestro Memorial. Por ello felicito a los que han aportado estos videos que elevan la moral…. Esa por lo menos que no nos la toquen. Ahhh y gracias por remitirme las pinturas de Cusachs que te envió Gonzalo Colubi.

Hoy voy a tratar de la última etapa de una Caballería legendaria no muy tratada por los analistas, aunque ahora con el Google se la encuentra con facilidad, y cuyo final fue triste… muy triste Se trata de la Caballería Cosaca desde la Revolución rusa hasta el final de la II Guerra Mundial.


LA CABALLERÍA COSACA

Los Cosacos existen desde los albores de la Historia. Los griegos ya los conocían con este nombre. Difícil es determinar muy bien lo que son, pues aparte de ser un pueblo nómada, guerrero e independiente, ha sido un pueblo que ha vivido sobre territorios “móviles” que por los avatares de la Historia prácticamente nunca han tenido soberanía sobre ellos aunque han tenido toda una estructura de “gobierno”. Han existido varias tribus con mayor o menor relación y fundamentalmente se establecieron entre el Río Don y el Cáucaso, pero también se extendieron por Siberia llegando a las estepas del Asia Central. Ya por los Siglos XIX y XX sus territorios formaban parte del Imperio del Zar, alcanzando los cuatro millones en 1917. Una de sus características especiales era su relación y “dependencia” del caballo.
Von Pannwitz
El comienzo del fin de los cosacos tuvo su origen en la Revolución de Octubre. Opuestos por su libre naturaleza a la opresión del sistema bolchevique, lucharon en su contra por lo que fueron perseguidos y en muchos casos deportados de sus territorios al triunfar la Revolución. Sin embargo tras el ataque alemán de 1941, aquellos que residían en las zonas centrales recibieron el beneplácito de Stalin para combatir a los alemanes debido a la poca operatividad de las unidades soviéticas, principalmente por las purgas a que fueron sometidas. Así se utilizaron unidades de Caballería cosacas en la contraofensiva soviética frente a Moscú. A pesar de ello Stalin no olvidaba la lucha de los cosacos contra el régimen comunista 25 años atrás.

El nuevo avance alemán del verano del 42 se dirigió precisamente por la zona del Don camino del Cáucaso y prácticamente todo el “territorio” cosaco quedó en sus manos. Rápidamente se dieron cuenta de que podían aprovechar a los cosacos y formar unidades para enfrentarlos a los soviéticos. Aquí destaca un Oficial de la Caballería alemana, el Teniente Coronel Von Pannwitz. Tal fue su ascendiente sobre ellos que los cosacos lo nombraron Atakan, dignidad que ningún extranjero tuvo jamás.

Así surgieron unidades de Cosacos del Don, Cosacos del Kubán, Cosacos del Terek, de gran vistosidad en sus uniformes en los que se mezclaban la prenda de cabeza y el típico pantalón de montar cosaco con las guerreras Fed-grau alemanas.
Aunque los Oficiales alemanes en el frente pusieron todo su interés en estas unidades, tanto el Alto Mando como la Dirección de la Guerra veían las cosas de otra manera, tal cual suele suceder en numerosísimas ocasiones. Se decidió no emplearlos en el frente oriental para evitar una lucha fratricida de cosacos en los dos bandos y para que no fueran testigos de la brutalidad de las tropas de ocupación alemanas. De esta forma el valor militar de estas unidades fue muy limitado. La mayoría de las unidades cosacas combatieron en Yugoslavia donde también se pasaron de la raya en sus operaciones de castigo en Serbia y Croacia y que determinó una orden de Pannwitz de que tales delitos les llevarían a la pena de muerte. Para noviembre de 1944 los cosacos ahora veían como la derrota alemana les iba confinando hacia sus fronteras junto a sus familias que siempre les acompañaban cual tradicionalmente siempre así había sido. Finalmente cosacos y familias acabaron rindiéndose a las tropas británicas (antiguos aliados) con la esperanza de no regresar a la Unión Soviética.

El resto forma parte de la Historia para olvidar. Los Aliados Occidentales se lavaron las manos aduciendo que los Acuerdos de Yalta dictaminaban que todos los soldados de procedencia oriental debían ser entregados a la Unión Soviética. Ello incluyó incluso a cosacos que se habían exiliado de Rusia en 1918 y que por tanto ni siquiera eran ciudadanos soviéticos. Muchos cosacos se arrojaron sobre las alambradas de los campos británicos donde fueron ametrallados, otros se suicidaron y la mayoría subidos a las camiones tras luchas dantescas. Se salvaron algunos bajo custodia francesa que se negaron a entregarlos. Algunos fueron fusilados incluso en presencia del destacamento que los entregaba. También fueron entregados los soldados que combatieron a los comunistas en otro tipo de unidades.

Von Pannwitz, que había alcanzado el empleo de General y había recibido las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero, no los abandonó y fue ejecutado en Moscú en 1947 junto a varios generales acusados de crímenes de guerra en Yugoslavia. La gran mayoría fueron dispersados por el Gulag, sin librarse de esta suerte los cosacos que combatieron a favor de los soviéticos y que una vez acabada la guerra fueron igualmente perseguidos, viendo además como se formaban unidades “cosacas” en el Ejército Rojo que no lo fueron nunca de procedencia.
No ha sido hasta la caída de la Unión Soviética en que los cosacos han sido “rehabilitados”. Actualmente unos 10 millones de ciudadanos tanto rusos como de otros países se declaran cosacos o descendientes de cosacos. La familia de Von Pannwitz solicitó en 1996 su rehabilitación, consiguiendo el apoyo del Fiscal. Sin embargo en junio de 2001 este dictamen fue rechazado y se mantiene en pie la sentencia por los delitos militares.



Foto actual de Cosacos de Terek
También quiero hacer una breve referencia a la Caballería Rumana. Varias fueron las Brigadas de Caballería rumana que combatieron en Rusia. Tuve en mis manos un libro precioso, lamentablemente perdido, que se llama Los Escuadrones del Apocalipsis que recomiendo a lectores apasionados.
Jesús Martínez de Merlo.
Coronel de Caballería.

2 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

Comviene recordar estas cosas, para valorar esas cervezas que tomamos en el chiringuito de la playa con unas sardinas al espeto,mientras comentamos que todo es una mierda.

Gonzalo R-Colubi dijo...

Claro que conviene recordar estas cosas, mi Coronel.Digo mas. Es obligado. En cuanto a lo que todo es una mierda, yo, vehemente de siempre,digo que desde luego no es lo mismo. Sin irnos a esos años de mediados del siglo pasado, podemos echar la vista atrás apenas treinta o cuarenta años. Valores distintos habían...