Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


11/9/10

Lloraba la pista verde de Madrid.








Gonzalo R-Colubi comentaba esto en el Blog:
Muchos habréis ido a ver el CSIO del Club de Campo. Entrar en la página de Carolo

http://www.carololopezquesada.com/

 y leer su artículo "Lloraba la pista verde de Madrid". Una auténtica preciosidad. Para enmarcarlo.
Y este es el artículo:

La pista verde del Club de Campo de Madrid, puede con todo. Es omnipotente en cuanto a su tradición, su leyenda y su fortaleza.
A la pista verde de Madrid no se le atraganta ni la megafonía que no se escucha, ni el marcador que no se ve, ni las acreditaciones que no se pueden recoger, ni los vasallos de los vasallos haciendo el paripé por ella.
A la pista verde de Madrid no le pueden la legión de “vigilantes de seguridad “ que tienen que aprender un poco de respeto y cortesía por las personas. Lo de las esposas y las porras, sobra; a la pista verde de Madrid no le hacen falta.
A la pista verde de Madrid no se le atraganta ni siquiera el “dinero “; no se rinde ni ante las presiones, ni ante las alcaldadas, ni ante las dobles varas de medir, ni ante los poderosos. Puede con todo y con todos los que no respetan su gallardía.
La pista de Madrid respeta errores de jinetes, errores de distancias, errores de caballos, pero lo que no respeta es la insinceridad, la mediocridad y la bajeza.
Es tan antigua que hay que hablarla en verso, con sonetos, no con monólogos del desatino. Escucha pero no atiende lo que no le interesa y sobre todo el lenguaje canalla y soez, no lo tolera.
A la pista verde de Madrid no la domina ni la Federación con su “diferente “ actuación, ni los desplantes, ni los palmeros con tambores y flautines que tocan a arrebato para defender lo indefendible . Es firme, es sólida, está enraizada con 100 años de Historia , aunque algunos la traten como si hubiese nacido antes de ayer.
No se inclina ni ante las humillaciones, no cede ni ante la injusticia, no se agacha ni hace reverencias cuando no tiene que hacerlas.


Paco Goyoaga
 
Ha visto y oído demasiado; ha entendido que todo lo que reluce no es oro y que todo lo que es dorado no siempre es oro.
La pista verde de Madrid es muy vieja, sabe mucho , sufre mucho, aunque también se entrega mucho.
Yo la he escuchado chillar, la he oído quejarse, la he visto moverse de desesperación.

Afortunadamente pudo disfrutar en muchos momentos del día; gimió de placer cuando sintió en sus propias carnes los zapatazos de Cedric al batir, fue la misma sensación que había experimentado sesenta años atrás con las evoluciones del Quorum.

Disfrutó desde su perspectiva viendo como la “pisaban “ Michel Robert, Hervé Godignon, Michael Whitaker, Luis Álvarez Cervera,….

Ante ellos si se humilla; ante caballos como Katchina Mail, Quick Study, o Leopold Pierreville, Melodie Ardente, o Johnny Boy II, se hace más elástica. Ya lo hizo años antes con Lutteur B, Kif Kif B, Quorum, Rockette, Hickstead, Anthem, o Fahnenkoenig.

Menos mal que caballos y jinetes la hacen disfrutar. Todos ellos son los que hacen que la pista verde sea feliz.
La pista verde de Madrid se siente cómoda con Santiago Varela. Santi la respeta, la usa con el cariño debido y con el son que se merece.
¿ Por qué me tratáis así en el Centenario ?.

Ella quería que la volviesen a pisar caminando Pierre Jonqueres D’Oriola, Hans Gunter Winkler, los Hermanos D’Inzeo, alguien de la Familia de Paco Goyoaga; ella quería que estuviese por allí John Whitaker, que era “primo hermano hípico “ de los jinetes anteriores.

La pista verde perdona, pero no olvida; no olvida a Rafael Gutiérrez Maturana, a José Orbe, a Manolo Ordovás, a Juan Nardiz, a Jaime García Cruz, a José Arango, a Mauricio Álvarez de Bohórques, a Joaquín Nogueras, a Fernando López del Hierro, a Margarita Goyoaga, a Gregorio Ybarra, a Ángel Alonso Martín, a José Navarro Morenés, a Milans del Bosch, a Carlos Kirkpatri.


Piero D'Inzeo
 
Ya decía Jacinto Benavente que “el mundo está viejo y chochea”.
No es rocío lo que había esta mañana en la Pista Verde de Madrid, eran lágrimas………
Carolo López-Quesada

2 comentarios:

scabanas dijo...

Aprovecho la cosa y aunque lo hice ayer en el Club de campo en privado, le doy las gracias públicamente a Carolo por sus palabras y las de Paloma Varela en su página.

Antonio Ferratges dijo...

No hay comentario alguno que hacer, sencillamente lo encuentro precioso.
Un abrazo Santiago