Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


17/7/10

La Marcha Paralela








Amigo Chevi:

El pueblo de mi padre es uno de esos pueblos castellanos tan pequeños que no vienen el mapa. No venían, porque ahora ya vienen todos. Aunque zamorano se encuentra prácticamente en el límite de las provincias de Zamora, Salamanca y Valladolid, por lo que cualquier paseo en bici nos hacía pasar por las tres. Se encuentra en la ribera del río (riachuelo) Guareña, que viene a desembocar al Duero en las cercanías de Toro, dando lugar a que varios pueblos lleven su nombre como son Vadillo, Castrillo, Tarazona, El Olmo y Vallesa.
Mi padre siempre me contó que por allí pasaron los franceses y que las columnas de ambos bandos iban tan cerca que incluso los Oficiales se saludaban cuando se cruzaban entre ellos. Aquella historia quedó siempre así en el recuerdo hasta que con la llegada de internet a nuestras vidas quise ver si venía alguna noticia más y claro que venía. No es que tenga que ver mucho con la Caballería pero es una historia curiosa de un hecho que pocas veces se ha dado en la historia militar, que me contó mi padre y que pasó en los pueblos de veraneo de mi adolescencia. Te hago un montaje de una foto del terreno del lado francés con unos soldados para ambientar. Al otro lado de los árboles que marcan el Guareña está el camino de Castrillo al Olmo.

Jesús Martínez de Merlo
Coronel de Caballería

LA MARCHA PARALELA

Allá por junio de 1812 Wellington acantonado en las proximidades de Ciudad Rodrigo decidió pasar a la ofensiva contra los franceses situados en Salamanca. Las tropas del Mariscal Marmont abandonaron la ciudad y se acogieron a las alturas del Duero en la zona de Toro donde recibió una nueva División alcanzando los 47.000 efectivos, de los que unos 3.000 eran de Caballería. Para hacernos una idea real de estas cifras recordemos nuestra época en los CIR en los grandes movimientos del día de la jura donde “solamente” se movían 4.000 reclutas.






Durante un mes estuvieron ambos ejércitos mirándose y el 16 de julio, tras un amago de cruzar por Toro, los franceses realizaron una marcha nocturna hasta Tordesillas (imaginar a 47.000 marchando de noche de Toro a Tordesillas y sin linternas) por donde cruzaron el Duero ocupando la línea Castronuño-Nava del Rey la tarde del 17 de julio, para avanzar ahora hacia Salamanca. Wellington se movió también y hubo sus escaramuzas en los páramos de Alaejos pero los británicos bajaron hacia el Guareña formando línea de batalla en Castrillo.


El 19 de julio Marmont trató de forzar la línea británica durante la mañana regresando de nuevo a los páramos. Se cuenta que más de un centenar de ingleses fueron enterrados en Castrillo. Durante la mañana del 20 ambos ejércitos seguían en el mismo sitio y al llegar la tarde los franceses se movieron hacia el sur en columnas de marcha por la margen este del Guareña y la línea de páramos dominante. Wellington hizo lo propio por la otra orilla, por lo que las alas externas de las columnas apenas estaban separadas unos centenares de metros entre sí y suponemos que las patrullas de Caballería se observaban a no más de 100 metros de distancia.


A 8 Kms de Castrillo se encuentra El Olmo (el pueblo de mi padre) y allí los franceses siguieron el curso del Poveda, otro riachuelo afluente del Guareña que se iba separando poco a poco del anterior, mientras que Wellington seguía el Guareña hasta Vallesa. El intervalo que aumentó varios Kms, fue rápidamente cubierto por la Caballería de ambos bandos. Wellington abandonó el rio Guareña para seguir hacia Cantalpino pues hacia allí se dirigía Marmont siguiendo el curso del Poveda.



En Cantalpino estuvo a punto de darse la Batalla a primeras horas del día 21 ya que llegó a haber intercambio de disparos de la Artillería, pero ambos ejércitos siguieron su marcha. Wellington con la ventaja de marchar por el arco interno cruzó el Tormes por Santa Marta para cerrar nuevamente a los franceses y Marmont por el arco externo lo hizo por Huertas, cruzando los terrenos de la hoy Base Aérea de Matacán.
Realmente aquí acaba la historia de la “Marcha Paralela” en la que durante día y medio dos ejércitos marcharon uno al lado del otro en columna de marcha y en algunos momentos apenas separados unos centenares de metros. No dejo de imaginar a 10 “Cires” de cada bando moviéndose por los caminos polvorientos de la vieja Castilla bajo la solanera del mes de julio. Acordaros de las marchas por San Gregorio en las que solamente nos movíamos 400 y parecíamos muchos.
Para terminar de contar la historia al día siguiente Wellington esperaba a Marmont en LOS ARAPILES. Allí se dio la Batalla el 22 de julio de 1812 tras una noche de tormentas de verano cuyos relámpagos y rayos pasaron a formar parte de la Leyenda de la Batalla.

No hay comentarios: