Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


9/6/10

LOS “BLANDENGUES” DEL RIO DE LA PLATA

Amigo Chevi: Hoy daremos un salto al charco para aterrizar por el Río de la Plata y conocer a unas unidades de Caballería criolla que terminaron siendo el origen de prestigiosos Regimientos tanto de Argentina como de Uruguay. Nos estamos refiriendo a los “Blandengues", que en su origen fueron creados como tropas de vigilancia de fronteras.

LOS “BLANDENGUES” DEL RIO DE LA PLATA

Blandengues de Argentina
Aunque hacia 1724 se habían creado en Santa Fé dos Compañías de vigilancia de fronteras, la denominación de Blandengues no apareció hasta 1751 en que se creó en Buenos Aires el Cuerpo de Blandengues de la Frontera.
Se trataba de una unidad criolla cuyo personal procedía de los campos, muy hábil en el manejo del caballo, muy conocedores del territorio y de una gran dureza para el cumplimiento de sus misiones de patrulla y vigilancia. En sus inicios fueron dotados de una lanza y de esta circunstancia proviene su “extraño” nombre aparentemente poco apropiado para una unidad militar. Su nombre era debido a que hacían “blandear” las lanzas cuando eran revistadas por la Autoridad.
Sus efectivos iniciales fueron de tres Compañías que fueron desplegadas en tres fuertes, recibiendo los nombres de Valerosa (Capitán José de Zárate), Invencible (Capitán Blas Gago) y Atrevidos (Capitán Isidro Troncoso), esta última llamada posteriormente Conquistadora. Sus primeros tiempos fueron duros y como suele suceder en tropas fronterizas, en ocasiones la atención de vestuario, pagas y asuntos administrativos dejaban bastante que desear. En las proximidades de los fuertes se fueron asentando pequeños núcleos urbanos con las familias de los soldados y los demás oficios propios y necesarios para su vida cotidiana. Estos pueblos no tienen un “acta fundacional” por escrito como otros, pero indudablemente su fundación tuvo como origen a esta Caballería.
Por aquellos tiempos los territorios del Río de la Plata pertenecían al Virreinato de Perú. Buenos Aires disponía de Audiencia propia y de su General Gobernador. En la denominada “Banda Oriental” se había fundado en 1725 la ciudad de Montevideo para oponerse a la expansión portuguesa que trataba de llegar a la orilla norte del Mar de la Plata y que de hecho ya habían fundado Colonia Sacramento enfrente de Buenos Aires. Los litigios duraron casi 100 años y en virtud de los sucesivos Tratados de Paz, aquellos territorios pasaban bajo una u otra dependencia. Ello dio lugar a varios conflictos con los indígenas y que está reflejado, con mejor o peor ambientación histórica, en la película La Misión.
Dragones de Sagunto
A fin de resolver el conflicto con Portugal y dar una mayor autoridad a los territorios en conflicto, se creó en la tardía fecha de 1777 el Virreinato del Río de la Plata, siendo el primer Virrey D. Pedro de Ceballos que llegó de Cádiz con una gran expedición de 90 buques escoltados por varios navíos de la Real Armada. Llegaban 10.000 efectivos alcanzando los 12 Batallones y un Escuadrón de Dragones de cada uno de de los Regimientos Rey, Sagunto, Numancia y Lusitania. Estas tropas regresaron a España dos años después quedándose 900 hombres voluntarios en el territorio. Por circunstancias que desconocemos quedaron allí algunas de sus Enseñas, quizá como







Dragones de Numancia
recuerdo o quizá elaboradas con posterioridad, que se conservan en
Fuerte Teresa en su día gran fortaleza que cerraba la ruta costera desde Brasil y hoy uno de los museos de Uruguay.
Una vez que Ceballos regresó de nuevo a España el nuevo Virrey D. José de Vértiz reorganizó a los Blandengues. Por una parte aumentó sus efectivos a 6 Compañías, por otra parte fueron dotados de armas de fuego. Reformas posteriores crearon la Compañía de Blandengues de Santa Fe por fusión de las dos primitivas fuerzas fronterizas.









Blandengues de Uruguay
En 1796 el Virrey Melo ordenaba crear los Blandengues de Montevideo. Esta unidad formada por 8 Compañías, no solo se iba a ocupar de la seguridad de los poblados de la frontera, sino que además tendría misiones de combate . Muchos de sus componentes iniciales procedían de individuos aventureros que se movían por esos territorios fronterizos cuyas actividades no estaban muy controladas por el Gobernador. Para filiarse debían acudir con sus monturas y firmaban un compromiso de 8 años. Podríamos decir que se creaba una fuerza dura, de choque tal y como se ha visto tantas veces en el devenir de las armas españolas. Su primer Comandante fue el Sargento Mayor Cayetano Ramírez de Arellano. Uno de los primeros alistados fue José Artigas de 33 años, nieto de primeros pobladores de Montevideo e hijo del primer Capitán de Milicias. En su juventud Artigas anduvo por los campos fronterizos en vida aventurera. Posteriormente Artigas ya Oficial y líder de los Blandengues, mandó las tropas denominadas “patriotas” y fue uno de los héroes de la independencia.
En 1806 los británicos, en guerra con España desde varios años antes, trataron de conseguir el dominio del Mar de la Plata. Tomaron Buenos Aires durante unos meses y al año siguiente lo hicieron con Montevideo que fue ocupado durante casi un año. Unos 900 soldados (muchos de ellos Blandengues tanto de Buenos Aires como de Montevideo) fueron tomados prisioneros y enviados a las Islas Británicas. La inmediata alianza de Inglaterra y España contra Napoleón hizo que los prisioneros desembarcaran en Galicia. Tras la acción inicial de Medina de Rioseco donde una treintena de criollos dejaron su vida, se creó el Regimiento “Dragones del General” con personal procedente de los Blandengues y de los Dragones de Buenos Aires que participaron en la Batalla de Tamames. Al año siguiente los antiguos prisioneros tomaron rumbo a su tierra pero la desgracia se cebó de nuevo en ellos, ya que el barco naufragó y apenas se contaron supervivientes.
Poco después Entre 1810 y 1814 se produjeron los movimientos de la independencia del Río de la Plata y posteriormente una guerra entre federales y unitarios. Finalmente aquellos territorios dieron lugar a dos países cuyas primeras unidades de Caballería criollas tenían el mismo nombre y origen. En Argentina la continuidad de los Blandengues se encuentra hoy en el Regimiento de Tanques nº 6 Blandengues y en Uruguay tras su disolución por luchas internas volvió a tomar este nombre desde 1910 el Regimiento de Caballería nº 1 de la Escolta Presidencial con el nombre de José Artigas, que por cierto dispone de una “Música” montada que existe en muy pocos países como por ejemplo en la Escolta Presidencial de Francia.

Jesús Martínez de Merlo
Coronel de Caballería

No hay comentarios: