Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


20/4/10

A mi perra PANCHA







Juan Valenzuela
Habitualmente los martes y los jueves determinados jinetes, después de dar un paseo por el campo a caballo contando y recordando hazañas de unos y de otros, tomamos un aperitivo en la tasca del tio Chindra, sita en la Dehesa.
En esta ocasión Gran Jefe Juan Valenzuela trajo un antiguo recorte de periodico que nos leyó.


Tio Chindra entre Lalo Ramiro de Loma, su bella esposa, gran amazona y mejor profesora Ivón, y Gran Jefe marino Wily Carrero.








Felix Beltrán de Lis, Loren Cabanillas, Juan Valenzuela y Gran Jefe marino, Pepín Poblaciones.












Cómitre, yo mismo, y dos más ya citados.













Juan Valenzuela y sus versos.

Con genes o sin ellos, la nobleza y la amistad ya fue cantada;
 del pobre perro inquieto que para siempre
 fiel se acostó en su madre piadosa tierra.
Desde entonces, continua la elegía unamuniana:
Un mundo sin el perro, sin las montañas blandas,
sin los serenos ríos a que flanquean los serenos árboles,
sin pájaros ni flores, sin perros, sin caballos, sin bueyes que aran...
¡el otro mundo!. ¡Pero no!, no es la abnegación con los de su especie;
es la lealtad y la fidelidad que llora su hombre porque:
Allá, en el otro mundo, tu alma, pobre perro,
¿no habrá de recostar en mi regazo espiritual su espiritual cabeza?
La lengua de tu alma, pobre amigo, ¿no lamerá la mano de mi alma?
¡Oh, ya no volverás, mi pobre perro, a sumergir tus ojos
en los ojos que fueron tu mandato;
ve, la tierra te arranca de quien fue tu ideal, tu dios, tu gloria!
Y porque, entrepeinando las existencias:
El, tu triste amo,
¿te tendrá en la otra vida?
¿Si supieras, mi perro,
que triste está tu dios, porque te has muerto?
¡También tu dios se morirá algún día!
Moriste con tus ojos en mis ojos clavados.
¿A donde vamos, mi amo?
¿A donde vamos?

Angel MARTÍN-MUNICIO
de la Real Academia Española

PANCHA
que murió hace poco







Aquí descansa Pancha, en Cenicientos

1 comentario:

Cristina dijo...

Me has hecho llorar.