Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


16/3/10

Los huerfanos de Caballería. Miguel Delibes







La noticia del fallecimiento, hace un par de horas, de Miguel Delibes, me ha hecho volver a recordar lo que en el libro"Historia de las Instituciones y Colegios de Huérfanos del Ejército de Tierra" (MINISDEF 1997), que dirigí y en el que colaboré durante mi dirección de "Maria Cristina", transcribíamos del libro "El Otro Fútbol" (Madrid Destinolibro, 1982) del premiadísimo autor desaparecido.
Premio Nadal 1947
Miembro de la Real Academia de la Lengua 1973
Premio Príncipe de Asturias de las Letras1982
Premio de las Letras de Castilla y León 1984
Premio de las Letras Españolas 1991
Premio Cervantes 1993
Premio Nacional de Narrativa 1998
Premio Quijote de la Letras Españolas1999
Medalla de Oro de Castilla y León 2009
Lo adjunto para que veáis como describía el genio a los pínfanos del Colegio Santiago.



...aporta a la suscripción 4.600 pesetas, sobrante de la colecta hecha entre la oficialidad para obsequiar a la viuda de Cavalcanti con una joya en testimonio de agradecimiento por su manifiesta generosidad para con los huérfanos del Arma.
La suma total de esta suscripción ascendió a 639.037,12 pesetas, con cuyo importe se pudo reconstruir la parte destruida en el bombardeo y a partir de 1941 reanudar la actividad normal del Colegio.
Academia de Caballería
 
El Colegio de Huerfanos de Santiago lleva más de cien años instalado en la Ciudad del Pisuerga y tiene un profundo arraigo con esta. Muestra de ello son las palabras de un vallisoletano de pro, don Miguel Delibes, Premio Nadal 1947 y premio Nacinal de Literatura 1955, quien en su libro"El otro fútbol" recordaba así a los huérfanos:
 
"...Yo jugué mucho al futbol de chico y aún de adolescente. El Colegio de Lourdes, de Valladolid, era una potencia entonces, en los años treinta, y con frecuencia, medíamos nuestras fuerzas con otros colegios de segunda enseñanza: los jesuitas, los maristas o los muchachos del Instituto. No es preciso decir que unas veces ganábamos y otras perdíamos, pero, en cualquier caso, siempre quedaba vivo un deseo: remachar el triunfo obtenido o tomarnos el desquite de la derrota. Había, no obstante, un colegio en Valladolid que siempre nos vencía: Colegio de Santiago para huérfanos del Arma de Caballería. He que dicho nos vencía cuando sería más exacto decir que nos barría, literalmente nos aplastaba por tanteos contundentes que, todavía lo recuerdo, rara vez bajaban de nueve a cero o el catorce a dos. No creo que en aquel campo de tierra apelmazada que los huérfanos tenían en la trasera del edificio escolar de la calle de Muro alcanzáramos nunca un resultado más halagüeño que el de los seis o siete goles de diferencia. Y ¿ qué tenían los huérfanos de Caballería que no tuviéramos el resto de los escolares de Valladolid? ¡ah, los huérfanos!, aquellos mozos practicaban el fútbol precursor, hecho de inteligencia y sobreentendidos, apoyado en una velocidad de diablos, una entereza de atletas y un finísimo toque de balón. Posiblemente todo ello dependiera de su preparador físico o del frecuente ejercicio de ese deporte, lo cierto es que aquellos muchachos ejecutaban otro fútbol.
Para mayor escarnio, los huérfanos jugaban en alpargatas, sin que sus empeines parecieran resentirse de los secos trallazos que enviaban desde treinta metros contra nuestra portería con aquellos balones recios, coriáceos... Para los huérfanos este pelotón pesadísimo no constituía el menor obstáculo. Sus rapidísimos pies ensayaban el tiro a gol desde cualquier punto y en cualquier circunstancia, sin preparación alguna y, a menudo, como el lector podrá deducir de los tanteos consignados, lo conseguían. Su movilidad, sus disparos durísimos, con unos pies prácticamente desnudos, me asombraban, hasta el punto de que hoy, a cuarenta años de distancia, todavía los recuerdo con admiración (...)
Yo identifico la estética del fútbol precisamente con la velocidad y la fuerza y considero, que únicamente estas cualidades son eficaces para contrarrestar las murallas defensivas al uso (...). El fútbol mediterráneo es flojo e inestable, no sabe tirar a puerta, ni pasar al espacio vacía (...). Frente a esta táctica rutinaria e inoperante, los noreuropeos han puesto en servicio otra, basada en la velocidad y la fuerza, en la energía y el sentido de anticipación, esto es, la tática que los huérfanos de Caballería de Valladolid ya utilizaban, con resultados sorprendentes, en mis años mozos (...). En la actualidad el extranjero transplantado se queda solo y, en términos generales, el bueno se hace malo y el malo se hace peor. Mediterráneos y septentrionales no pueden ser mezclados impunemente. Son dos conceptos del fútbol que normalmente se rechazan. Entre unos y otros no hay entendimiento, no hay correspondencia, no existe asociación. Es algo así como si hubiéramos pretendido encajar un huérfano de Caballería en las filas del equipo de mi colegio allá por los años 30.
Julio de 1980" 
 
Asimismo os envio una viñeta dedicada a mi ,en Archena, por un coronel retirado ,colaborador que fue, en estas tareas ,de Mingote.











Un abrazo,
Francisco J. Martín Aparicio
Coronel de Caballería

1 comentario:

Gonzalo Rodriguez-Colubi Balmaseda dijo...

"...Viejo trapillo(1)
mi mejor compañero
pronto presiento que te voy a dejar
un uniforme mas fardón y elegante
me espera en el Pilar"
Esta es la canción que entonábamos los pínfanos y aspirinos (2) que nos preparábamos en el CHOE para ingreso a la AGM.
Guardo unos recuerdos imborrables de mi paso por el duro CHOE. Yo hice 6ºde bachillerato en el CHOE "bajo" y COU y preparación para la AGM en el CHOE "alto".
Tenía un enorme prestigio, basado en estadísticas, para ingreso en la Academia. De mi promoción de Caballería Tomás Prieto, Emilio Rodríguez, Francisco de la Poza, Antonio Moralejo y yo nos preparamos allí.
(1): Uniforme que llevábamos. De color azul añil y de material parecido a la tela de los vaqueros
(2): Como nos llamaban los pínfanos a los que no lo éramos: Su significado...aspirante a que se muera tu padre