Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


24/3/10

A CAVALLO PER ROMA









    "A CAVALLO PER ROMA"



                                                    Escultura etrusca de Rómulo y Remo.

En Francia el “Servicio de Harás las Carreras y de la Equitación”, es estatal y depende del Ministerio de Agricultura y Bosques. A partir de una actividad básica como es la cría, los franceses buscan su desarrollo y selección por medio de las carreras y de la equitación, tanto en las disciplinas olímpicas como en las de ocio, manteniéndose económicamente por el porcentaje de lo recaudado en las diferentes quinielas hípicas existentes que emanan de las veinte mil carreras que cada año se organizan en los casi cuatrocientos hipódromos franceses, y que crean cerca de cien mil puestos directos de trabajo.
Pero a pesar de estas mareantes cifras que manejan, para los buenos ganaderos franceses, las carreras son asunto de cría, y no de economía; aptas para crear una riqueza nacional, y no para fomentar el juego.
La Administración Central del Servicio esta ubicada en París, y se complementa con los treinta y dos Depósitos de Sementales repartidos por todo el territorio galo, que en realidad son los verdaderos cimientos de la industria del caballo en Francia.
Los Depósitos de Sementales franceses son un patrimonio de ensueño, “donde el caballo es el rey”.
Pero no estoy en 14, Avenue de la Grand Armée de París, si no frente al UNIRE - “Unión Nacional del Incremento de las Razas Equinas – en el 283/A de la Vía Cristóforo Colombo, junto a la Plaza de los Navegantes, al sur de Roma, en la gran avenida que a través de la Puerta Ardeatina enlaza las termas de Caracalla con el EUR (monumental barrio elitista repleto de oficinas, ministerios y museos que Benito Mussolini comenzó a construir en 1939 para albergar la Exposición Internacional de Roma del año 1942, y que la Segunda Guerra Mundial echó al traste). Los amantes del arte llaman a esta Roma contemporánea, concretamente al EUR, “El castigo de Dios”.
Me presento en recepción, y después de acreditarme, todo fueron atenciones y buenas maneras. En honor a la verdad, entré con la idea que llegaba a una más de las muchas instituciones romanas con mucho continente pero con poco contenido, que se esconden bajo elocuentes nombres y que, en buena parte del mundo, se identifican con la mafia y el espagueti. Pero no fue así, y el jefe de relaciones públicas me hizo cambiar de idea después del largo recorrido que hicimos por todas las instalaciones.




Roma: Junto al jinete mas grande de todos los tiempos, mi amigo “Piero D´inzeo



Los componentes del equipo español de Pentatlón Moderno, el que escribe estas líneas


y nuestro entrañable y admirado “Tito Goróstegui



 
El UNIRE es una entidad pública dependiente de los Ministerios de Agricultura y de Finanzas, donde trabajan personas unidas por la misma pasión y con un objetivo en común: difundir e incrementar la cultura hípica. La principal finalidad institucional de la entidad es la de valorar y mejorar las razas equinas, de competición y de silla, con una atención particular por el purasangre inglés y sobre todo por el trotador italiano. No debemos olvidar que las carreras al trote vienen celebrándose con éxito en Italia desde el año 1800 , y su libro genealógico data de 1896. Seguramente que Varenne, el mas famoso de todos los trotadores italianos, halla contribuido a ello. Nacido en 1995 por Lalmaz y Waikiki Beach, venció en cincuenta y tres grandes premios y estableció el record mundial de los dos kilómetros, marca imbatida al día hoy.
 
“Cavallo che corre non la bisogno di sprone” “El caballo que corre no necesita espuelas”.

La principal fuente de financiación del UNIRE y de todas sus actividades, deriva de las apuestas de las carreras de caballos. Cada año redacta el calendario de las carreras de los cuarenta y tres hipódromos distribuidos por todo el territorio nacional, y mediante una minuciosa valoración de cada una de las instalaciones, establece y asigna las jornadas de carreras divididas en trote, galope y vallas.
Desde hace algunos años, el UNIRE ha hecho obligatoria la obtención de un título de formación profesional para conseguir el carné de alumno-jinete. A través de las sociedades “Alfea Pisana” y “Merano Maia” se han instituido cursos para cada disciplina: veterinaria, equitación, herraje, hipología, cultura hípica, etc. Su finalidad es la de valorar antiguos oficios, y garantizar acreditación y seguro a todas aquellas personas que contribuyen a promover el espectáculo hípico.
En Italia, al no haber una red de yeguadas ni de depósitos al estilo francés, el UNIRE colabora con los criadores nacionales en proyectos que tienen como finalidad la salvaguardia y supervivencia de las razas autóctonas en riesgo de extinción, y la tutela y biodiversidad de las razas.
Me recuerdan que “L´ occhio del padrone ingrassa el cavallo” y les hago saber que es exactamente igual a nuestro refrán: “El ojo del amo engorda al caballo”.
Entre las razas autóctonas, cabe destacar la labor llevada a cabo con el Murgese de las zonas altas de la Murge en la provincia de Bari, región Puglia, en el tacón de la bota italiana. O con el Haflinger, el perla Isabela vecino de Merano al norte de Italia en la región alpina del Alto Adigio en el Tirol Sur, o con el Bardigiano de Parmense en la región Emilia-Romana al norte de Italia.
El Ente tiene la concesión exclusiva de la señal televisiva y, a través de dos canales nacionales, asegura la transmisión de las imágenes en directo de todas las carreras a las agencias de apuestas, implicando así a un público extenso y muy apasionado.

Roma:Edificio del “Unire” en la via Cristóforo Colombo.

Abandono el UNIRE con una muy buena impresión de lo visto, y como aún es pronto, decido hacer una visita a la agencia de apuestas hípicas más próxima al lugar donde me encuentro. Esta cerca, junto al Tévere, entre el puente Marconi -uno de los veinte y seis puentes que atraviesan el río en Roma -, y una de las cuatro basílicas patriarcales romanas, San Pablo Extramuros, que surgió en la primera mitad del siglo IV por voluntad del emperador Constantino . Las tres Basílicas restantes, como se sabe, son: San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pedro.
En la agencia de apuesta, a pesar de la temprana hora, la actividad es grande y los apostadores profesionales –que tienen la misma cara en todo el mundo –,con papel, lápiz y cronómetro en mano, no se pierden detalle de los monitores de televisión del UNIRE, que trasmiten entrenamientos y carreras desde todos los hipódromos del país.
Me quedo un rato viendo en un monitor una carrera del hipódromo de “Tor di Quinto” al norte de Roma, pero no apuesto. Y es que todavía tengo grabada la prohibición que me hicieron hace ya muchos años, cuando como gentleman corría en la Zarzuela.
Vuelvo a Cristóforo Colombo y espero al bus 30-Express, que me dejará muy cerca de mi próxima visita, la que siempre hago en mis viajes a Roma. Me estoy refiriendo a la Plaza de Siena en “Villa Borghese”, la pista donde se corre el Concurso de Saltos Internacional Oficial (CSIO). Junto a la parada del autobús, una “operatore ecologista” se afana con el rimel y la barra de labios, pero la escoba ni tocarla. Subo al autobús, y como siempre, el “Síndaco” (alcalde ) romano tiene a bien el invitarme,... aquí nadie paga el billete pues dicen que es un servicio público. Y yo se lo agradezco.

El Coliseo romano.

Me bajo en la Plaza Barberini, y como siempre saludo a la Fuente del Tritón, sigo a pie por Vittorio Veneto, y al pasar por delante de los hoteles del final de la calle, una vez rebasada la embajada de Estados Unidos, me acuerdo de lo que me contaba mi querido y admirado profesor Enrique Martínez de Vallejo en la Escuela de Equitación de Campamento. Me contaba Enrique, que cuando Alfonso Queipo de Llano(q.e.p.d.) y él formaban parte del equipo español de saltos y venían a Roma, en uno de estos hoteles se alojaban. Y cada tarde, paseando con las botas y el uniforme, debido a su proximidad, atravesaban la muralla romana,(el “muro torto” que llaman los romanos), y por la Puerta Pincianna entraban en el parque de “Villa Borghese”, como hago yo ahora, encontrándose de golpe con la pista de la Plaza de Siena que este año acogerá al final de mayo el 78º CSIO.
Villa Borghese es, después del de Villa Panphili, el segundo jardín más grande de Roma. Data de 1605, cuando el cardenal Scipione Borghese, nieto del papa Pablo V y mecenas de Bernini, inició las obras de este bello paraje.
Cuando vengo a Plaza Siena - lo hago en todos mis viajes a Roma - y que por motivos familiares son tres o cuatro veces al año, me siento junto a sus pinos centenarios y también me acuerdo de otros dos de mis profesores de equitación que por desgracia ya nos dejaron : Ángel Alonso Martín, el alumno preferido del gran Jaime García Cruz, corría el año 1960, y como cadete yo estaba en la Academia de Caballería de Valladolid, y de Alfonso Queipo de Llano al que disfrute los años 1968-69 en el curso de equitación en nuestra querida Unidad de Equitación y Remonta de Madrid. Hoy, y siempre que aquí vengo, les recuerdo ganando en esta pista, el Gran Premio de Roma: al primero creo que en el año 1956 con su caballo “Bris-Bris” y al segundo con “Infernal” el año 1964.
El gran premio de las azaleas, lo llamaban, las mismas que cada primavera llenan de colorido la escalinata que desde la Fuente “La Barcaccia” de la Plaza de España (como la del Tritón, también obra de Bernini), sube a la Trinidad del Monte, y que cada mañana alegran el despertar de mi paisano Francisco Vázquez, nuestro embajador ante la Santa Sede.

Tere, mi mujer, en la “Plaza de Siena” de “Villa Borghese”donde se celebran los concursos






 
 
 
 
 
 
 
Aquí sigo sentado entre los pinos centenarios, frente a la pista olímpica , y buscando en el baúl de sus recuerdos, me traslado como hice hace ya unos años, a Passo Corese, centro deportivo próximo a Roma, pequeño pueblo de la Fara Sabina en la provincia de Rieti, donde tuve la suerte de conocer al mayor de los D´inzeo, a Piero, para mí uno de los mas grandes jinetes de saltos de la historia. Ocho Olimpiadas le contemplan. En esta pista, el año 1960 en la XVII Olimpiada, su hermano Raimundo con Posillipo ganó el oro y él con The Rock, la plata. Por equipos se llevaron el bronce.
Me contaba Piero, que no puede haber nada mas bonito en el mundo, que el ganar medallas junto a tu hermano en la Olimpiada llevada a cabo en tu país, organizada en tu ciudad, y con tus padres en la grada.
Me preguntó por sus amigos Enrique Martínez de Vallejo y Alfonso Queipo de Llano. Como hacía poco tiempo de la muerte de Alfonso en el atentado terrorista del hotel Corona de Aragón de Zaragoza, me dijo que estaba enterado de la tragedia, y que le faltó tiempo para llamar a Madrid y dar a Sonsoles su mas sentido pésame.
Alfonso Queipo, Ángel Alonso Martín, Enrique Martínez de Vallejo, Piero y Raimondo D´inzeo, ¡mamma mia! ¡Que jinetes, que personas¡.
Como este paseo a caballo por Roma se esta alargando, decido volver a casa. Atravieso “Villa Borghese” dejando a mi izquierda el “Galopattoio”, hasta llegar al “Pincio” donde me paro para contemplar la mas espectacular vista de esta ciudad, con mas de tres mil años de historia. Hoy, para despedirme, parece como si toda la luz de Roma se halla dirigido sobre una de sus siete colinas, sobre este “Pincio” donde se extiende la “Villa Borghese” y los jardines mas hermosos de la ciudad eterna. Bajo la rampa y llego a la Plaza del Pueblo. Aquí, de nuevo el “Síndaco” me invita al autobús, y dejando atrás la Via del Corso, la Plaza Venecia y el teatro Marcello, por el “Lungotevere” me acercan a casa y siento que este paseo esta llegando a su fin. Un poco antes de echar pie a tierra, paso de nuevo ante el imponente edificio del UNIRE en Cristóforo Colombo, y aún a sabiendas que es una copia del Servicio del Harás Nacional Francés, como dicen en mi tierra “me se apodera” la envidia cuando lo comparo con nuestro obsoleto Fondo de Explotación de los Servicios de Cría Caballar, donde hasta el nombre es horroroso.

Dalle stelle alle stalle” , y es que en Roma, cuando se pasa de un extremo al opuesto en la vida, se dice que: “Desde las estrellas a las cuadras”

Mannaggia porca la miseria
Arrivererci Roma.











Angel Cerdido Peñalver
Coronel de Caballería

4 comentarios:

Gonzalo Rodriguez-Colubi Balmaseda dijo...

Mi Coronel precioso reportaje. ¿Es posible que alguno de los componentes del equipo de pentatlon fueran los hermanos Quesada? Eran de aquí de Melilla lugar de donde han salido varios internacionales en ese deporte dadas la particular idiosincracia de esta ciudad. En 12 Km cuadrados existen instalaciones para la práctica de las cinco disciplinas. Y una climatología idónea.
Un abrazo y a tus órdenes

Ángel Cerdido Peñalver dijo...

En esta foto no estan, pero tuve el honor de estar el la Olimpìada de Seul, en calidad de entrenador, con los dos hermanos, dos grandes deportistas y dos buenas personas.

Ángel Cerdido Peñalver dijo...

Gonzalo, otra vez estoy aquí, el de la foto, el mayor, es Eduardo y es que la memoria, una vez mas, me vuelve a traicionar. Un abrazo y a las vuestras.

Gonzalo Rodriguez-Colubi Balmaseda dijo...

En www.carololopezquesada.com/ noticias/ una interesante fotografia, se hace alusión a este artículo.