Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


19/2/10

ALFAMBRA. LA ÚLTIMA CARGA DE LA CABALLERÍA ESPAÑOLA

En Febrero de hace 72 años...

El 15 de Diciembre de 1937 el bando republicano desencadena una ofensiva sobre la ciudad de Teruel. Tras casi dos semanas de intensos combates, cae la ciudad en manos del Ejército rojo. Se había iniciado la "Batalla de Teruel".
Si bien para el bando nacional la pérdida de la ciudad no fue en absoluto significativa en el plano estrategico, Teruel acababa de convertirse en un objetivo simbólico de suma importancia para la moral de las tropas.
Tras la caída de la ciudad, el Alto Mando republicano creyó que con la acción inicial había sido suficiente para disuadir cualquier contraataque, especialmente una vez consolidada la zona y contando con las Unidades republicanas perfectamente atrincheradas.
No obstante, el 17 de enero de 1938 el Ejército nacional inicia una contraofensiva.
La estrategia ideada por los Generales del Ejército nacioanal, era empujar al enemigo fuera de sus posiciones iniciales, y arrinconarlo en las proximidades del río Alfambra. Y efectivamente así fue. Entre el 5 y el 7 de Febrero de 1938 , la 5ª División del Ejército nacional logra una ruptura en el centro del frente de Teruel. Las lineas republicanas quedan rotas, y las Unidades enemigas quedan embolsadas, según lo previsto, en una zona cerca del río.
Para taponar la brecha en las lineas del frente, acuden como refuerzo las Brigadas republicanas 104 de la 27 División y la 22 perteneciente a la 39 División, provistas con todo tipo de armamento ( incluidos tanques soviéticos).
Faltó poco para que lograse contener el vance nacional, pero fué ahí cuando se produce una heróica e impensable acción de guerra que cambia el curso de la batalla.
3.000 jinetes al mando del General Monasterio perteneciente a la 1ª División de Caballería del Ejército Nacional, se lanzan a pecho descubierto contra las posiciones enemigas en una carga épica de Caballería...sin tanques ni blindados.

El impacto psicológico en las filas republicanas debió ser brutal. Sinceramente es díficil ponerse en la piel de un soldado republicano situado en primera de batalla, y observar como 3.000 tíos a galope tendido se lanzan sobre ti, sin que los disparos de la artillería y fusilería puedan pararlos. La confusión y el terror causaron estragos en las lineas repiblicanas, y la desbandada fue total.

Tras la carga de la Caballería, el frente quedaría definitivamente roto y la batalla de Teruel, caería del lado Nacional a los pocos días

3 comentarios:

Óscar dijo...

La más relevante de las últimas cargas a “Caballo” realizadas durante el siglo XX es, sin duda alguna, la realizada por el General Monasterio en la batalla de Alfambra. Me remito a lo expuesto en el blog sobre la forma en que se efectuó y el resultado que tuvo.
A pesar de la importancia de esta gesta, el conocimiento y repercusión histórica que ha tenido ha sido muy limitada y salvo la gente vinculada a la caballería española y algún historiador, poca gente conoce el hecho, especialmente en España.

Los americanos, como no podía ser de otra manera, reivindican haber efectuado la última carga a caballo del siglo XX contra los japoneses en Bataan el 16 de enero de 1942 bajo el mando del teniente Ed Ransey del US 26 th Cavalry Regiment ( Philippine Scouts), sin embargo dicha acción no constituyo realmente una batalla sino una simple escaramuza en la que se vieron involucrados no más de cien monturas y que quedo en tablas.
El citado “teniente Ed Ransey” cuenta con multitud de páginas web y ha sido objeto de multitud de reconocimientos; dentro de poco, seguramente, le harán una película.

Los ingleses, de forma más modesta que los americanos, también proclaman haber efectuado la última carga a caballo en marzo de 1942. El capitán Arthur Sandem en Bormeo junto con 60 jinetes se batió contra los japoneses con resultados no especialmente satisfactorios.

Los italianos del “Saboya” en Chebotarevsky, frente oriental, sí pueden disputar frente a la caballería del General Monasterio el honor de haber efectuado la última carga a caballo. El 24 de agosto de 1942 la caballería del Saboya se enfrento a los soviéticos superando sus posiciones con un enorme sacrificio de vidas. La diferencia entre esta carga y la efectuada por el abuelo de mi amigo Fernando Méndez Monasterio radica en que fue efectuada por un único regimiento, frente a la batalla de Alfambra llevada a cabo por una división (3.000 centauros).
Durante la segunda guerra mundial hubo más actuaciones a caballo de lo que la gente pudiera pensar, entre otros cosacos, alemanes, japoneses, rusos, chinos húngaros, rumanos, finlandeses y especialmente polacos. Señalar respecto a estos últimos, que a pesar de no autoproclamarse titulares de la última carga a caballo, el 1 de marzo de 1945 la primera brigada de caballería de Varsovia efectuó una carga contra las líneas alemanas superando a las mismas y rompiendo el frente. También conviene también destacar, a fin de desterrar mitos, que la afamada carga de la caballería polaca a los panzer alemanes en los primeros días de la guerra no fue tal, sino más bien una medida propagandística del eje cara a su opinión pública.
Hay más acciones bélicas realizadas a caballo no hace demasiado tiempo: dragones portugueses en los años 70 en Angola y Mozambique, Rodhesia también en los 70, Afganistán 80 y 90, etc…
Tras lo expuesto, no cabe más que exigir el reconocimiento histórico de la caballería del General Monasterio y de la acción que llevo a cabo.

19/2/10

Anónimo dijo...

Nació en Palma de Mallorca en 1882. Coronel del Arma de Caballería. Ayudante de José María Gil Robles cuando éste fue ministro de la Guerra en 1935. Al estallar la guerra civil estaba destinado en Zaragoza, al mando del Regimiento de Cazadores de Caballería de Castillejos nº 1. Fue uno de los más destacados colaboradores del general jefe de la V División Orgánica, Miguel Cabanelles. Sus tropas realizaron el enlace del Ejército del Norte con el Ejército del Sur en Arenas de San Pedro (Ávila) el 9 de septiembre de 1936. Ascendido a general, estuvo durante toda la contienda en casi todos los frentes, desde Madrid a Cataluña. En la batalla del río Alfambra efectuó lo que históricamente se considera como la última carga del Arma de Caballería, que tuvo efecto en febrero de 1938, y que facilitó la reconquista de la ciudad de Teruel. Después de la contienda alcanzó el empleo de teniente general. Fue capitán general de la V Región (Zaragoza) y de la III Región (Valencia). Murió en Valencia en el año 1952.

Andrés dijo...

"Vinieron los sarracenos y nos molieron a palos, que Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos"