Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


19/7/09

SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA




Tal día como hoy, hace ciento sesenta y tres años, el 20 de julio de 1846 se designó al Apóstol Santiago patrón del Arma de Caballería, cuya proclamación fue posteriormente ratificada el 20 de julio de 1892.
Siendo Rey de Asturias Ramiro I (842-850), el emir cordobés Abderramán II reclamó el Tributo de las Cien Doncellas, de acuerdo con el compromiso contraído por Mauregato, antecesor en el Trono de Ramiro. Éste último decidió no hacer efectivo tal pago, por lo vergonzoso de semejante humillación y se preparó para la guerra contra los sarracenos, que se desenvolverá en tierras riojanas. Ramiro I se repliega con sus huestes hacia Clavijo, seguido de cerca por los musulmanes de Abderramán.
Una noche a Ramiro I se le apreció en sueños el Apóstol Santiago, animándole a que presentara batalla contra los musulmanes, para lo que le brindaba su apoyo. El Apóstol le manifestó que se aparecería en el combate a lomos de un caballo blanco, con un Estandarte del mismo color en la mano. El Rey reveló el contenido de sus sueños a sus capitanes, y de común a cuerdo decidieron recurrir a las armas. Y sucedió tal como Santiago había dicho en el sueño, de suerte que blandiendo la espada, esparció el pánico, quedando derrotados los musulmanes en Clavijo en el año 844.


Desde ese momento, la imagen de Santiago ecuestre se mantiene en la mente de los españoles cada vez que reanudaban las hostilidades con los musulmanes. El apóstol volvería a mostrarse a favor de los españoles en la batalla de Las Navas de Tolosa (1212), apoyando a las fuerzas del rey Alfonso VIII, que desde entonces acudirían al combate al grito de "¡¡Santiago y cierra!!", que devendría más tarde en el grito de guerra "¡Santiago y cierra, España!". La leyenda se convertiría finalmente en imagen, la del apóstol a caballo dando por tierra con un sarraceno, el "Santiago Matamoros".



Brindemos por Santiago, por la Caballería y sobre todo pidamos al Apóstol por nuestra querida España. Que bien lo necesita.



No hay comentarios: