Coged las rosas mientras podáis;
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.




Aquí ponemos entradas de CABALLOS - CABALLERÍA o algo de interés excepcional para los POETAS.

AVISO LEGAL

De conformidad con lo establecido en el artículo 5º de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa que la publicación de los datos e imágenes contenidos en este Blog son responsabilidad de sus autores. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, pueden hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: towara88@yahoo.es

http://avisolegaljinetes.blogspot.com.es/


3/4/09

Gran Jefe Zerolo. Fernando Zerolo Davidson












Santi Zerolo dice:
Como me pediste te remito algunas fotos de mi padre (Fernando Zerolo Davidson) junto con el poema dedicado a mi hermana Isabel que nació en el Sáhara y que supongo que a los nostálgicos les traerá buenos recuerdos.
Este poema figuraba en la pared de la escalera principal del Tercio Juan de Austria en Puerto del Rosario cedido por mi padre al General Pallás.
En cuanto a las fotos algunas son de pinitos de mi padre a caballo, actividad que dejo pronto para irse al Sáhara y cambiarlo por el camello y la relación con los indígenas (verdadera alianza de civilizaciones) circunstancia que le produjo las mayores satisfacciones de su vida profesional. Te lo envío todo para que te descartes de lo que quieras y lo cuelgues tu ya que tratándose de mi padre para mi es muy difícil.




















SAHARA

"Olvido, Espacio, Llanura, Sueño.
Olvido de lo estrecho de la vida,
como mar que de agua limpia y pura,
acoges en tu seno corazones
y los curas,
limpiando en ellos de este mundo
la basura.
Espacio, infinito cual concepto de lo eterno,
tus etapas van marcadas de ilusiones,
esperando al final de todas ellas,
como premio,
lo más bello de tu cielo;
tus estrellas.
Llanura, tú te muestras sin recato;
desconoces lo que es nimio, lo pequeño;
tú das al que te siente, y a ti entrega,
conocer de ti el misterio,
tal cual eres,
eres Sueño".

A mi hija Isabel, que nació en Dahala. 1974



Fernando Zerolo Davisón.

























PD: Por cierto esta foto es en una entrega de premios en la AGM y el Galonista que está a caballo estoy casi seguro que es el GRAN JEFE Alfonso Queipo de Llano, pero me gustaría que sus hijos lo confirmaran.


3 comentarios:

Gonzalo R-Colubi dijo...

Que preciosidad de poema, de fotos...de artículo. Yo no es que sea nostálgico. Es que creo que hay que serlo.
Por cierto Santi: vaya toque te da el Chevi (siempre fue muy sarcástico)cuando "invita a hacerlo vosotros mismos". Aunque entiendo no tienes conocimientos básicos de informática, haz un esfuerzo para no cabrearlo que ya no está para muchos trotes. Por menos de eso a mí me llamó "puta cola" honor que, en la XXXV, le corresponde a Manolo Moya.

Rubén dijo...

Santiago… permíteme la siguiente licencia en Honor a tu padre.

Clave de la eficacia de una unidad en el desierto: “LA PRIMERA Y MÁS EFICAZ ORDEN QUE DA UN SUPERIOR ES LA DEL EJEMPLO”

“Hoy aún, son las huellas dejadas por los camellos las que facilitan la orientación y el paso de las dunas, “barcos del desierto” que tienden a seguir el camino más fácil y los expertos camelleros se siguen así orientando en medio de los arenales. Solo el avión puede evitar la travesía terrestre pero…nunca podrá contemplar desde la arena el cielo del desierto, ni oír u silencio absoluto, ni admirar la quietud total, ni caminar pausadamente y recorrer así centenares de kilómetros sin ver más huella que la que deja el propio pie.

Nuestro asombro y respeto a los vencedores de desierto, a quienes enlazaron culturas, hicieron posible el contacto de civilizaciones, a quienes traían la noticia de lejanos países, y la leyenda, la suerte o la desgracia, el contacto, la unión, la fe y la sabiduría, a riesgo muchas veces de su propia vida, marchando paso a paso, en silencio, mirando los luceros antes de amanecer para orientarse, sin combustible y sin humos, al balanceo continuo y tranquilo de su vehículo prodigioso: el paciente camello.”

La Jabar del Nómada. Abril 2008

Anónimo dijo...

Santi menos mal que cuándo nosotros salimos de la Academia ya habían vendido el Sahara...Nuestra foto en pololos no hubiera tenido precio jejejeje